blog


 

¡¡¡ REGISTRESE !!!

 

 

Somostuiglesia.org es la primera, única y exclusiva red social que pretende unir a todas las personas del universo católico. Podemos hacer amigos de todo el mundo, compartir información, subir vídeos y fotos preferidas, oraciones, eventos, grupos, peregrinaciones, compartir vivencias, disfrutar experiencias… también podemos chatear, crear foros y debates. Aquí encontraras noticias, radio y televisión católica. Únete a la mayor comunidad, donde encontraras personas que verdaderamente aman el mundo católico.

 


Actividades recientes

  • El Papa debe perdonar los pecados a miles de personas, para que el pecado sea débil y asi no hayan guerras ni terremotos en el mundo, porque tantos pecados en exceso como ahora da lugar a guerras y terremotos.
    Hay que rezar 3 avemarías a las 6:30 de la noche para que haya paz en todo el mundo, asi lo ha pedido la Virgen María en sus apariciones.
    Hagamos el rosario a la virgen y de la Divina Misericordia a las 3:00 am/pm. Cada una de las cuentas nos llevan a alcanzar paz.
    profile
  • Recen las oraciones urgentes y breves que le debemos decir a Dios para que haya paz y tranquilidad en todo Medio Oriente y en todo el mundo que son (con sustento bíblico):
    Recemos: A tí Dios Padre te pido por los méritos de la pasión de Jesús y en el nombre de Jesús y a la Virgen María para que no hayan guerras, ni bombardeos, ni terremotos, ni temblores, ni desastres naturales en todo el mundo Y HAYA PLENA Y TOTAL PAZ EN TODO MEDIO ORIENTE Y HAYA PLENA PAZ EN TODO COREA DEL NORTE, Y HAYA PLENA PAZ EN TODA SIRIA Y HAYA PAZ ENTRE PERU Y CHILE Y HAYA PAZ EN TODA UCRANIA, y haya paz en toda África y haya paz en todo Irak, y haya paz en toda Venezuela TODO ELLO HASTA EL FIN DE LOS TIEMPOS, y que haya paz entre los Estados Unidos y Corea del Norte, Y HAYA PAZ PARA LOS CRISTIANOS EN IRAK, y que la Iglesia Católica solucione sus problemas. Amén.
    A tí Dios Padre en el nombre de Jesús, invocando el nombre de Jesús y por los méritos de la pasión de Jesús y por el amor que nos tienes te pedimos para que haya paz en todo el mundo y no hayan guerras en todo el mundo y no hayan consecuencias de los pecados ni más pecados en todo el mundo y para que todos y el todo se salve ahora y siempre. Amén.
    Y pedimos así: A tí Dios Padre en el nombre de Jesús te pedimos para que todo lo malo que puede suceder antes de la segunda venida de Jesús no llegue a suceder y no haya más calentamiento global, ni abortos, ni eutanasia, ni parejas homosexuales en todo el mundo. Amén. (Dios espera que le digas todo esto una vez todos los días, como mínimo y propaga estas oraciones)*.
    +Sustento bíblico: En el Evangelio de San Juan capítulo 14 versículo 13 y 14 dice: Todo lo que pidan a Dios Padre en el nombre de Jesús será concedido, y todo lo que pidan invocando el nombre de Jesús también será concedido. Además pedir “por los méritos de la pasión de Jesús” se nombra en el diario de Sor Faustina y en el Vía Crucis de San Alfonso Ligorio como algo importante para que lo que pidamos a Dios sea concedido.
    profile
  • Hermanos: Parece ser que se va a suspender la reforma de la Ley del aborto. ¿Porqué? Las vidas de millones de no nacidos corren peligro. ¿No será porque estorban ¿Verdad? Esto sería como envenenar a los ancianos con demencia senil porque molestan a la gente joven de esta generación. Nadie tiene derecho a quitar la vida a nadie. 1 no nacido es un ser vivo desde el principio. Asesino quién legalice el aborto libre.
    groups.wall
  • friends Marcela veronica y Miriam Parra ahora son amigos
  • groups Miriam Parra se unió al grupo Arte Para Jesus
  • Evangelio del 19 de setiembre del 2014
    Evangelio según San Lucas 8,1-3.
    Jesús recorría las ciudades y los pueblos, predicando y anunciando la Buena Noticia del Reino de Dios. Lo acompañaban los Doce y también algunas mujeres que habían sido curadas de malos espíritus y enfermedades:

    María, llamada Magdalena, de la que habían salido siete demonios; Juana, esposa de Cusa, intendente de Herodes, Susana y muchas otras, que los ayudaban con sus bienes
    profile
  • friends Julio Aldana y Martha Leiva ahora son amigos
  • BENDICIONES PARA TODOS ¡¡¡

    EL SANTO DE HOY 18 DE SETIEMBRE ES :

    San José Cupertino
    Año 1663

    José nació en 1603 en el pequeño pueblo italiano llamado Cupertino. Sus padres eran sumamente pobres. El niño vino al mundo en un pobre cobertizo pegado a la casa, porque el papá, un humilde carpintero, no había podido pagar las cuotas que debía de su casa y se la habían embargado.

    Murió el papá, y entonces la mamá, ante la situación de extrema pobreza en que se hallaba, trataba muy ásperamente al pobre niño y este creció debilucho y distraído. Se le olvidaba hasta comer. A veces pasaba por las calles con la boca abierta mirando tristemente a la gente, y los vecinos le pusieron por sobrenombre el "boquiabierta". Las gentes lo despreciaban y lo creían un poca cosa. Pero lo que no sabían era que en sus deberes de piedad era extraordinariamente agradable a Dios, el cual le iba a responder luego de maneras maravillosas.

    A los 17 años pidió ser admitido de franciscano pero no fue admitido. Pidió que lo recibieran en los capuchinos y fue aceptado como hermano lego, pero después de ocho meses fue expulsado porque era en extremo distraído. Dejaba caer los platos cuando los llevaba para el comedor. Se le olvidaban los oficios que le habían puesto. Parecía que estaba siempre pensando en otras cosas. Por inútil lo mandaron para afuera.

    Al verse desechado, José buscó refugio en casa de un familiar suyo que era rico, pero él declaró que este joven "no era bueno para nada", y lo echó a la calle. Se vio entonces obligado a volver a la miseria y al desprecio de su casa. La mamá no sintió ni el menor placer al ver regresar a semejante "inútil", y para deshacerse de él le rogó insistentemente a un pariente que era franciscano, para que lo recibieran al muchacho como mandadero en el convento de los padres franciscanos.

    Sucedió entonces que en José se obró un cambio que nadie había imaginado. Lo recibieron los padres como obrero y lo pusieron a trabajar en el establo y empezó a desempeñarse con notable destreza en todos los oficios que le encomendaban. Pronto con su humildad y su amabilidad, con su espíritu de penitencia y su amor por la oración, se fue ganando la estimación y el aprecio de los religiosos, y en 1625, por votación unánime de todos los frailes de esa comunidad, fue admitido como religioso franciscano.

    Lo pusieron a estudiar para presentarse al sacerdocio, pero le sucedía que cuando iba a presentar exámenes se trababa todo y no era capaz de responder. Llegó uno de los exámenes finales y el pobre Fray José la única frase del evangelio que era capaz de explicar completamente bien era aquella que dice: "Bendito el fruto de tu vientre Jesús". Estaba asustadísimo pero al empezar el examen, el jefe de los examinadores dijo: "Voy a abrir el evangelio, y la primera frase que salga, será la que tiene que explicar". Y salió precisamente la única frase que el Cupertino se sabía perfectamente: "Bendito sea el fruto de tu vientre".

    Llegó al fin el examen definitivo en el cual se decidía quiénes sí serían ordenados. Y los primeros diez que examinó el obispo respondieron tan maravillosamente bien todas las preguntas, que el obispo suspendió el examen diciendo: ¿Para qué seguir examinando a los demás si todos se encuentran tan formidablemente preparados?" y por ahí estaba haciendo turno para que lo examinaran, el José de Cupertino, temblando de miedo por si lo iban a descalificar. Y se libró de semejante catástrofe por casualidad.

    Ordenado sacerdote en 1628, se dedicó a tratar de ganar almas por medio de la oración y de la penitencia. Sabía que no tenía cualidades especiales para predicar ni para enseñar, pero entonces suplía estas deficiencias ofreciendo grandes penitencias y muchas oraciones por los pecadores. Jamás comía carne ni bebía ninguna clase de licor. Ayunaba a pan y agua muchos días. Se dedicaba con gran esfuerzo y consagración a los trabajos manuales del convento (que era para lo único que se sentía capacitado).

    Desde el día de su ordenación sacerdotal su vida fue una serie no interrumpida de éxtasis, curaciones milagrosas y sucesos sobrenaturales en un grado tal que no se conocen en cantidad semejante con ningún otro santo. Bastaba que le hablaran de Dios o del cielo para que se volviera insensible a lo que sucedía a su alrededor. Ahora se explicaban por que de niño andaba tan distraído y con la boca abierta. Un domingo, fiesta del Buen Pastor, se encontró un corderito, se lo echó al hombro y al pensar en Jesús, Buen Pastor, se fue elevando por los aires con cordero y todo.

    Los animales sentían por él un especial cariño. Pasando por el campo, se ponía a rezar y las ovejas se iban reuniendo a su alrededor y escuchaban muy atentas sus oraciones. Las golondrinas en grandes bandadas volaban alrededor de su cabeza y lo acompañaban por cuadras y cuadras.

    Sabemos que la Iglesia Católica llama éxtasis a un estado de elevación del alma hacia lo sobrenatural, durante lo cual la persona se libra momentáneamente del influjo de los sentidos, para contemplar lo que pertenece a la divinidad. San José de Cupertino quedaba en éxtasis con mucha frecuencia durante la Santa Misa, cuando estaba rezando los salmos de la S. Biblia. Durante los 17 años que estuvo en el convento de Grotella sus compañeros de comunidad presenciaron 70 éxtasis de este santo. El más famoso sucedió cuando 10 obreros deseaban llevar una pesada cruz a una montaña y no lo lograban. Entonces Fray José se elevó por los aires con cruz y todo y la llevó hasta la cima del monte.

    Como estos sucesos tan raros podían producir movimientos de exagerado fervor entre el pueblo, los superiores le prohibieron celebrar misa en público, ir a rezar en comunidad con los demás religiosos, asistir al comedor cuando estaban los otros ahí, y concurrir a otras sesiones públicas de devoción.

    Cuando estaba en éxtasis lo pinchaban con agujas, le daban golpes con palos y hasta le acercaban a sus dedos velas encendidas y no sentía nada. Lo único que lo hacía volver en sí era oír la voz de su superior que lo llamaba a que fuera a cumplir con sus deberes. Cuando regresaba de sus éxtasis pedía perdón a sus compañeros diciéndoles: "Excúsenme por estos ‘ataques de mareo’ que me dan".

    En la Iglesia han sucedido levitaciones a más de 200 santos. Consisten en elevar el cuerpo humano desde el suelo, sin ninguna fuerza física que lo esté levantando. Se ha considerado como un regalo que Dios hace a ciertas almas muy espirituales. San José de Cupertino tuvo numerosísimas levitaciones.

    Un día llegó el embajador de España con su esposa y mandaron llamar a Fray José para hacerle una consulta espiritual. Este llegó corriendo. Pero cuando ya iba a empezar a hablar con ellos, vio un cuadro de la Virgen que estaba en lo más alto del edificio, y dando su típico pequeño grito se fue elevando por el aire hasta quedar frente al rostro de la sagrada imagen. El embajador y su esposa contemplaban emocionados semejante suceso que jamás habían visto. El santo rezó unos momentos, y luego descendió suavemente al suelo, y como avergonzado, subió corriendo a su habitación y ya no bajó más ese día.

    En Osimo, donde el santo pasó sus últimos seis años, un día los demás religiosos lo vieron elevarse hasta una estatua de la Virgen María que estaba a tres metros y medio de altura, y darle un beso al Niño Jesús, y ahí junto a la Madre y al Niño se quedó un rato rezando con intensa emoción, suspendido por los aires.

    El día de la Asunción de la Virgen en el año 1663, un mes antes de su muerte, celebró su última misa. Y estando celebrando quedó suspendido por los aires como si estuviera con el mismo Dios en el cielo. Muchos testigos presenciaron este suceso.

    Muchos enemigos empezaron a decir que todo eso eran meros inventos y lo acusaban de engañador. Fue enviado al Superior General de los Franciscanos en Roma y este al darse cuenta que era tan piadoso y tan humilde, reconoció que no estaba fingiendo nada. Lo llevaron luego donde el Sumo Pontífice Urbano VIII, el cual deseaba saber si era cierto o no lo que le contaban de los éxtasis y las levitaciones del frailecito. Y estando hablando con el Papa, quedó José en éxtasis y se fue elevando por el aire. El Duque de Hannover, que era protestante, al ver a José en éxtasis se convirtió al catolicismo.

    El Papa Benedicto XIV que era rigurosísimo en no aceptar como milagro nada que no fuera en verdad milagro, estudió cuidadosamente la vida de José de Cupertino y declaró: "Todos estos hechos no se puede explicar sin una intervención muy especial de Dios".

    Los últimos años de su vida, José fue enviado por sus superiores a conventos muy alejados donde nadie pudiera hablar con él. La gente descubría donde estaba y corrían hacia allá. Entonces lo enviaban a otro convento más apartado aún. El sufrió meses de aridez y sequedad espiritual (como Jesús en Getsemaní) pero después a base de mucha oración y de continua meditación, retornaba otra vez a la paz de su alma. A los que le consultaban problemas espirituales les daba siempre un remedio: "Rezar, no cansarse nunca de rezar. Que Dios no es sordo ni el cielo es de bronce. Todo el que pide, recibe".

    Murió el 18 de septiembre de 1663 a la edad de 60 años.

    Que Dios nos enseñe con estos hechos tan maravillosos, que Él siempre enaltece a los que son humildes y los llena de gracias y bendiciones.

    PAZ Y BIEN ¡¡
    profile
  • BENDICIONES PARA TODOS ¡¡¡¡ EL SANTO DE HOY ES :


    San Roberto Belarmino
    Cardenal
    Año 1621

    San Roberto Belarmino: Pídele a Dios que nos envíe sabios defensores
    de la Iglesia, que nos ayuden a librarnos de los ataques y errores
    de los protestantes.



    San Roberto BelarminoRoberto significa: "el que brilla por su buena fama". (Ro: buena fama. Bert: brillar).

    Belarmino quiere decir: "guerrero bien armado". (Bel: guerrero. Armin: armado).

    Este santo ha sido uno de los más valientes defensores de la Iglesia Católica contra los errores de los protestantes. Sus libros son tan sabios y llenos de argumentos convencedores, que uno de los más famosos jefes protestantes exclamó al leer uno de ellos: "Con escritores como éste, estamos perdidos. No hay cómo responderle".

    San Roberto nació en Monteluciano, Toscana (Italia), en 1542. Su madre era hermana del Papa Marcelo II. Desde niño dio muestras de poseer una inteligencia superior a la de sus compañeros y una memoria prodigiosa. Recitaba de memoria muchas páginas en latín, del poeta Virgilio, como si las estuviera leyendo. En las academias y discusiones públicas dejaba admirados a todos los que lo escuchaban. El rector del colegio de los jesuitas en Montepulciano dejó escrito: "Es el más inteligente de todos nuestros alumnos. Da esperanza de grandes éxitos para el futuro".

    Por ser sobrino de un Pontífice podía esperar obtener muy altos puestos y a ello aspiraba, pero su santa madre lo fue convenciendo de que el orgullo y la vanidad son defectos sumamente peligrosos y cuenta él en sus memorias: "De pronto, cuando más deseoso estaba de conseguir cargos honoríficos, me vino de repente a la memoria lo muy rápidamente que se pasan los honores de este mundo y la cuenta que todos vamos a tener que darle a Dios, y me propuse entrar de religioso, pero en una comunidad donde no fuera posible ser elegido obispo ni cardenal. Y esa comunidad era la de los padres jesuitas". Y así lo hizo. Fue recibido de jesuita en Roma en 1560, y detalles de los misterios de Dios: él entraba a esa comunidad para no ser elegido ni obispo ni cardenal (porque los reglamentos de los jesuitas les prohibían aceptar esos cargos) y fue el único obispo y cardenal de los Jesuitas en ese tiempo.

    Uno de los peores sufrimientos de San Roberto durante toda la vida fue su mala salud. En él se cumplía lo que deseaba San Bernardo cuando decía: "Ojalá que los superiores tengan una salud muy deficiente, para que logren comprender a los débiles y enfermos". Cada par de meses tenían que enviar a Roberto a las montañas a descansar, porque sus condiciones de salud eran muy defectuosas. Pero no por eso dejaba de estudiar y de prepararse.

    Ya de joven seminarista y profesor, y luego como sacerdote, Roberto Belarmino atraía multitudes con sus conferencias, por su pasmosa sabiduría y por la facilidad de palabra que tenía y sus cualidades para convencer a los oyentes. Sus sermones fueron extraordinariamente populares desde el primer día. Los oyentes decían que su rostro brillaba mientras predicaba y que sus palabras parecían inspiradas desde lo alto.

    Belarmino era un verdadero ídolo para sus numerosos oyentes. Un superior enviado desde Roma para que le oyera los sermones que predicaba en Lovaina, escribía luego: "Nunca en mi vida había oído hablar a un hombre tan extraordinariamente bien, como habla el padre Roberto".

    San Roberto BelarminoEra el predicador preferido por los universitarios en Lovaina, París y Roma. Profesores y estudiantes se apretujaban con horas de anticipación junto al sitio donde él iba a predicar. Los templos se llenaban totalmente cuando se anunciaba que era el Padre Belarmino el que iba a predicar. Hasta se subían a las columnas para lograr verlo y escucharlo.

    Al principio los sermones de Roberto estaban llenos de frases de autores famosos, y de adornos literarios, para aparecer como muy sabio y literato. Pero de pronto un día lo enviaron a hacer un sermón, sin haberle anunciado con anticipación, y él sin tiempo para prepararse ni leer, se propuso hacer esa predicación únicamente con frases de la S. Biblia (la cual prácticamente se sabía de memoria) y el éxito fue fulminante. Aquel día consiguió más conversiones con su sencillo sermoncito bíblico, que las que había obtenido antes con todos sus sermones literarios. Desde ese día cambió totalmente su modo de predicar: de ahora en adelante solamente predicará con argumentos tomados de la S. Biblia, no buscando aparecer como sabio, sino transformar a los oyentes. Y su éxito fue asombroso.

    Después de haber sido profesor de la Universidad de Lovaina y en varias ciudades más, fue llamado a Roma, para enseñar allá y para ser rector del colegio mayor que los Padres Jesuitas tenían en esa capital. Y el Sumo Pontífice le pidió que escribiera un pequeño catecismo, para hacerlo aprender a la gente sencilla. Escribió entonces el Catecismo Resumido, el cual ha sido traducido a 55 idiomas, y ha tenido 300 ediciones en 300 años (una por año) éxito únicamente superado por la S. Biblia y por la Imitación de Cristo. Luego redactó el Catecismo Explicado, y pronto este su nuevo catecismo estuvo en las manos de sacerdotes y catequistas en todos los países del mundo. Durante su vida logró ver veinte ediciones seguidas de sus preciosos catecismos.

    Se llama controversia a una discusión larga y repetida, en la cual cada contendor va presentando los argumentos que tiene contra el otro y los argumentos que defienden lo que él dice.

    Los protestantes (evangélicos, luteranos, anglicanos, etc.) habían sacado una serie de libros contra los católicos y estos no hallaban cómo defenderse. Entonces el Sumo Pontífice encomendó a San Roberto que se encargara en Roma de preparar a los sacerdotes para saber enfrentarse a los enemigos de la religión. El fundó una clase que se llamaba "Las controversias", para enseñar a sus alumnos a discutir con los adversarios. Y pronto publicó su primer tomo titulado así: "Controversias". En ese libro con admirable sabiduría, pulverizaba lo que decían los evangélicos y calvinistas. El éxito fue rotundo. Enseguida aparecieron el segundo y tercer tomo, hasta el octavo, y los sacerdotes y catequistas de todas las naciones encontraban en ellos los argumentos que necesitaban para convencer a los protestantes de lo equivocados que están los que atacan nuestra religión. San Francisco de Sales cuando iba a discutir con un protestante llevaba siempre dos libros: La S. Biblia y un tomo de las Controversias de Belarmino. En 30 años tuvieron 20 ediciones estos sus famosos libros. Un librero de Londres exclamaba: "Este libro me sacó de pobre. Son tantos los que he vendido, que ya se me arregló mi situación económica".

    Los protestantes, admirados de encontrar tanta sabiduría en esas publicaciones, decían que eso no lo había escrito Belarmino solo, sino que era obra de un equipo de muchos sabios que le ayudaban. Pero cada libro lo redactaba él únicamente, de su propio cerebro.

    El Santo Padre, el Papa, lo nombró obispo y cardenal y puso como razón para ello lo siguiente: "Este es el sacerdote más sabio de la actualidad".

    Belarmino se negaba a aceptar tan alto cargo, diciendo que los reglamentos de la Compañía de Jesús prohiben aceptar títulos elevados en la Iglesia. El Papa le respondió que él tenía poder para dispensarlo de ese reglamento, y al fin le mandó, bajo pena de pecado mortal, aceptar el cardenalato. Tuvo que aceptarlo, pero siguió viviendo tan sencillamente y sin ostentación como lo había venido haciendo cuando era un simple sacerdote.

    Al llegar a las habitaciones de Cardenal en el Vaticano, quitó las cortinas lujosas que había en las paredes y las mandó repartir entre las gentes pobres, diciendo: "Las paredes no sufren de frío".

    Los superiores Jesuitas le encomendaron que se encargara de la dirección espiritual de los jóvenes seminaristas, y San Roberto tuvo la suerte de contar entre sus dirigidos, a San Luis Gonzaga. Después cuando Belarmino se muera dejará como petición que lo entierren junto a la tumba de San Luis, diciendo: "Es que fue mi discípulo".

    En los últimos años pedía permiso al Sumo Pontífice y se iba a pasar semanas y semanas al noviciado de los Jesuitas, y allá se dedicaba a rezar y a obedecer tan humildemente como si fuera un sencillo novicio.

    En la elección del nuevo Sumo Pontífice, el cardenal Belarmino tuvo 14 votos, la mitad de los votantes. Quizá no le eligieron por ser Jesuita (pues estos padres tenían muchos enemigos). El rezaba y fervorosamente a Dios para que lo librara de semejante cargo tan difícil, y fue escuchado.

    Poco antes de morir escribió en su testamento que lo poco que tenía se repartiera entre los pobres (lo que dejó no alcanzó sino para costear los gastos de su entierro). Que sus funerales fueran de noche (para que no hubiera tanta gente) y se hicieran sin solemnidad. Pero a pesar de que se le obedeció haciéndole los funerales de noche, el gentío fue inmenso y todos estaban convencidos de que estaban asistiendo al entierro de un santo.

    Murió el 17 de septiembre de 1621. Su canonización se demoró mucho porque había una escuela teológica contraria a él, que no lo dejaba canonizar. Pero el Sumo Pontífice Pío XI lo declaró santo en 1930, y Doctor de la Iglesia en 1931.

    PAZ Y BIEN ¡¡¡
    profile
  • Hola, Hermanos. Hoy voy a comentaros lo siguiente: Como todos sabeis nuestro Ministro de Justicia Don Alberto Ruiz Gallardón había reformado la Ley del Aborto para mal menor. Solo ponerlo legal en caso de mal formación del nonato. Pero ahora parece que lo cambiará bajo la presión de los partidos políticos de izquierdas y él se ha planteado dimitir si se cambia esa ley. Yo os digo que en efecto debe cambiarse pero para mejor. El aborto en ningún caso, ní en caso de violación, ní en caso de mala formación. Todo ser vivo tiene derecho a nacer y 1 ser vivo está vivo desde el primer momento.
    Otra cosa os comento: Yo tengo en facebook 1 grupo político llamado EL PARTIDO POPULAR DE IGNACIO y en ese grupo tengo a 1 agregada que me ha dado 1 respuesta triste, muy triste. Recemos por ella: Se llama Sonia. Y esa Sonia me ha respondido que está a favor del aborto si no se desea tener al niño, si la mujer está embarazada por medio de 1 violación o engaño. Y también si el ser vivo está mal formado.Yo la he respondido de que está equivocada. Si no se desea tener hijos que los ponga en adopción a matrimonios sin hijos que deseen tenerlos y los hay infinidad. Nunca, nunca recurrir al asesinato de 1 ser indefenso. Repito: Recemos por esa mujer que piensa así.
    Yo he sido anticlerical pero nunca he justificado el aborto. Esto es todo, Hermanos.
    groups.wall
  • Familia, no estás sola.
    Ante el próximo Sínodo de los Obispos, recogemos propuestas para que las familias se sientan más acompañadas en el seno de la Iglesia y consigan vivir en plenitud su vocación al amor.
    profile
  • BENDICIONES :)
    profile
  • ORACION DEL PADRE PIO POR LOS ENFERMOS #testimonioscatolicos https://www.youtube.com/watch?v=zSV7rV-SdeQ
    profile
  • Padre pio y los pobres #testimonioscatolicos https://www.youtube.com/watch?v=HNnA1L7BB7I
    profile
  • El Papa reza ante los restos del Padre Pío https://www.youtube.com/watch?v=ril0FyX5Rl0 #testimonioscatolicos
    profile
  • El sufrimiento pensamiento Santo Padre Pio #testimonioscatolicos https://www.youtube.com/watch?v=J1cgXzMWEPg
    profile
  • #testimoniioscatolicos CONMOVEDORA !!! MISA ÚLTIMA DEL PADRE PÍO - HERMOSAMENTE NARRADA! https://www.youtube.com/watch?v=tYgxPQyNd-Q
    profile
  • Padre Pío Exorcismo #testimonioscatolicos https://www.youtube.com/watch?v=xtUetCCyJbo
    profile
  • La Santa Misa explicada por Padre Pio #testimonioscatolicos https://www.youtube.com/watch?v=O_6p2-nPDEw
    profile
  • Palabras de San Pío sobre la ORACIÓN https://www.youtube.com/watch?v=X_0IkFnKQxg #testimonioscatolicos
    profile
  • Exhumacion del Padre Pio 4 de 5 #testimonioscatolicos https://www.youtube.com/watch?v=VC5edkxDjNM
    profile
  • #testimonioscatolicos Exhumacion del Padre Pio 3 de 5 https://www.youtube.com/watch?v=AZNLHi6jsaM
    profile
  • #testimonioscatolicos Exhumacion del Padre Pio 2 de 5 https://www.youtube.com/watch?v=SLifJy8dEPI
    profile
  • Exhumacion del Padre Pio 1 de 5 #testimonioscatolicos https://www.youtube.com/watch?v=34n1V70vn6c
    profile
  • que podamos seguir su ejemplo ante los conflictos de nuestros países
    groups.discussion.reply
  • Que nuestras amistades nos edifiquen y nos lleven a la santidad.
    groups.discussion.reply
  • Siempre, siempre, siempre valdrá la pena seguir a Cristo.
    profile
  • EVANGELIO DEL 16 DE SETIEMBRE DEL 2014

    Evangelio según San Lucas 7,11-17.
    Jesús se dirigió a una ciudad llamada Naím, acompañado de sus discípulos y de una gran multitud.
    Justamente cuando se acercaba a la puerta de la ciudad, llevaban a enterrar al hijo único de una mujer viuda, y mucha gente del lugar la acompañaba.
    Al verla, el Señor se conmovió y le dijo: "No llores".
    Después se acercó y tocó el féretro. Los que lo llevaban se detuvieron y Jesús dijo: "Joven, yo te lo ordeno, levántate".
    El muerto se incorporó y empezó a hablar. Y Jesús se lo entregó a su madre.
    Todos quedaron sobrecogidos de temor y alababan a Dios, diciendo: "Un gran profeta ha aparecido en medio de nosotros y Dios ha visitado a su Pueblo".
    El rumor de lo que Jesús acababa de hacer se difundió por toda la Judea y en toda la región vecina.
    profile
  • BENDICIONES PARA TODOS ¡¡

    HOY ES EL DIA DE DOS MARTIRES DE LA IGLESIA EN SUS PRIMEROS TIEMPOS ¡¡

    16 de Septiembre San Cornelio y San Cipriano
    Mártires

    A San Cipriano le rogamos que ruegue a Dios para que Los que somos seguidores de Cristo, no sintamos nunca vergüenza de ser cristianos,
    y proclamemos siempre y en todas partes con palabras y buenas obras
    nuestra santa religión.



    San Cornelio. Papa. Año 253.

    Cornelio significa: "fuerte como un cuerno".

    Este Pontífice fue martirizado en la persecución del emperador Decio en el año 253.

    Su Pontificado se vió amargado por la rebelión de un hereje llamado Novaciano que proclamaba que la Iglesia Católica no tenía poder para perdonar pecados y que por lo tanto el que alguna vez hubiera renegado de su fe, nunca más podía ser admitido en la Santa Iglesia.

    El hereje afirmaba también que ciertos pecados como la fornicación e impureza y el adulterio, no podían ser perdonados jamás. El Papa Cornelio se le opuso y declaró que si un pecador se arrepiente en verdad y quiere empezar una vida nueva de conversión, la Santa Iglesia puede y debe perdonarle sus antiguas faltas y admitirlo otra vez entre los fieles. A San Cornelio lo apoyaron San Cipriano desde Africa y todos los demás obispos de occidente.

    El gobierno del perseguidor Decio lo desterró de Roma y a causa de los sufrimientos y malos tratos que recibió, murió en el destierro, como un mártir.

    San Cipriano. Obispo de Cartago y mártir. Año 258.

    San CiprianoEste fue el Santo más importante del Africa y el más brillante de los obispos de este continente, antes de que apareciera San Agustín.

    Había nacido en el año 200 en Cartago (norte de Africa) y se dedicó a la labor de educador, conferencista y orador público. Tenía una inteligencia privilegiada, una gran habilidad para hablar en público, y una personalidad brillante y simpática que le conseguía un impresionante ascendiente sobre los demás.

    Llegado a la mayoría de edad se convirtió al cristianismo por el ejemplo y las palabras de un santo sacerdote llamado Cecilio. Se hizo bautizar y una vez bautizado hizo el juramento de permanecer siempre casto, y de no contraer matrimonio (celibato se llama a este modo de vivir). A las gentes les llenó de admiración el tal voto o juramento, porque esto no se acostumbraba en aquellos tiempos.

    Desde su conversión, descubrió Cipriano que la S. Biblia contiene tesoros maravillosos de buenas enseñanzas y se dedicó con toda su brillante inteligencia a estudiar este Libro Santo y a leer los comentarios que los antiguos santos habían escrito, respecto de la Sagrada Escritura. Hizo el sacrificio de renunciar a sus literatos mundanos que tanto le agradaban antes, y en adelante ya nunca citará ni siquiera una frase de un autor que no sea cristiano católico. Escribió un comentario acerca del Padrenuestro, tan bello, que hasta ahora no ha sido superado por otro autor.

    Fue ordenado sacerdote, y en el año 248 al morir el obispo de Cartago, el pueblo y los sacerdotes aclamaron a Cipriano como el más digno para ser el nuevo obispo de la ciudad.

    El se resistía y quería huir o esconderse, pero al fin se dio cuenta de que era inútil oponerse al querer popular y aceptó tan importante cargo, diciendo: "Me parece que Dios ha expresado su voluntad por medio del clamor del pueblo y de la aclamación de los sacerdotes". Y llegó a ser el más importante de todos los obispos que tuvo Cartago.

    Un escritor de ese tiempo dejó este retrato de la bondad y venerabilidad de Cipriano: "Era majestuoso y venerable, inspiraba confianza a primera vista y nadie podía mirarle sin sentir veneración hacia él. Tenía una agradable mezcla de alegría y venerabilidad, de manera que los que lo trataban no sabían qué hacer más: si quererlo o venerarlo, porque merecía el más grande respeto y el mayor amor".

    En el año 251 el emperador Decio decreta una terrible persecución contra los cristianos. Le interesaba sobre todo acabar con los obispos y destruir los libros sagrados. Y para que el mal a la religión sea mayor invita a todos los que quieren renegar de la religión cristiana a que quemen incienso ante los dioses y ya con eso quedan perdonados. Muchísimos caen en esta trampa, y con tal de no perder sus bienes, su libertad y su vida misma, queman incienso ante las imágenes de los ídolos paganos, y reniegan de la santa religión. El mal es inmenso.

    Cipriano, con gran prudencia, viendo que lo que primero buscan es acabar con todos los jefes de la Iglesia, huye y se esconde, pero desde su escondite envía continuas cartas a los creyentes invitándolos a no abandonar la religión por nada en la vida. Los paganos recorren las calles de Cartago gritando: "Pedimos que Cipriano sea echado a los leones". Pero no lo lograron encontrar para echarlo a las fieras.

    Hubo un corto período de paz y Cipriano volvió a su cargo de obispo. Pero encontró que algunos aceptaban sin más en la Iglesia a los que habían apostatado de la religión, sin exigirles hacer penitencia de ninguna clase. Se opuso a esta relajación y en adelante a todo renegado que quiso volver a la Iglesia le exigió que hiciera antes cierto tiempo de penitencia. Así preparaba a los creyentes para que en las próximas persecuciones no se dejaran dominar por el miedo y no renegaran tan fácilmente de sus creencias. Muchos se oponían a esta severidad, pero era necesaria para prevenir el peligro de apostatías en la próxima persecución que ya se avecinaba. Y sucedió que cuando vinieron después las más espantables persecuciones, los cristianos prefirieron morir antes que quemar incienso a los dioses de los paganos. Y fueron mártires gloriosos.

    El año 252, llega la peste de tifo negro a Cartago y empiezan a morir cristianos por centanares y quedan miles de huérfanos. El obispo Cipriano se dedica a repartir ayudas a los que han quedado en la miseria. Vende todo lo más valioso que hay en su casa episcopal, y pronuncia unos de los sermones más bellos que se han compuesto en la Iglesia Católica acerca de la limosna. Todavía hoy al leer tan emocionantes sermones, siente uno un deseo inmenso de dedicarse a ayudar a los necesitados. Sus oyentes se conmovieron al escucharle tan impresionantes enseñanzas y fueron generosísimos en auxiliar a las víctimas de la epidemia.

    El año 257 el emperador Valeriano decretó una violentísima persecución contra los cristianos. Pena de destierro para todo creyente que asistiera a un acto de culto cristiano, y pena de muerte para cualquier obispo o sacerdote que se atreviera a celebrar una ceremonia religiosa. A Cipriano le decretan en el año 157 pena de destierro, pero como donde quiera que vaya sigue celebrando ceremonias religiosas, en el año 258 le decretan pena de muerte. Se conservan las actas de la última audiencia que los jueces le hicieron para condenarlo al martirio. Son muy interesantes. Dicen así:

    El juez: El emperador Valeriano ha dado órdenes de que no se permite celebrar ningún otro culto, sino el de nuestros dioses. ¿Ud. Qué responde?

    Cipriano: Yo soy cristiano y soy obispo. No reconozco a ningún otro Dios, sino al único y verdadero Dios que hizo el cielo y la tierra. A El rezamos cada día los cristianos.

    El 14 de septiembre una gran multitud de cristianos se reunió frente a la casa del juez. Este le preguntó al mártir: "¿Es usted el responsable de toda esta gente?

    Cipriano: Si, lo soy.

    El juez: El emperador le ordena que ofrezca sacrificios a los dioses.

    Cipriano: No lo haré nunca.

    El juez: Píenselo bien.

    Cipriano: Lo que le han ordenado hacer, hágalo pronto. Que en estas cosas tan importantes mi decisión es irrevocable, y no va a cambiar.

    El juez Valerio consultó a sus consejeros y luego de mala gana dictó esta sentencia: "Ya que se niega a obedecer las órdenes del emperador Valeriano y no quiere adorar a nuestros dioses, y es responsable de que todo este gentío siga sus creencias religiosas, Cipriano: queda condenado a muerte. Le cortarán la cabeza con una espada".

    Al oír la sentencia, Cipriano exclamó: ¡Gracias sean dadas a Dios!

    Toda la inmensa multitud gritaba: "Que nos maten también a nosotros, junto con él", y lo siguieron en gran tumulto hacia el sitio del martirio.

    Al llegar al lugar donde lo iban a matar Cipriano mandó regalarle 25 monedas de oro al verdugo que le iba a cortar la cabeza. Los fieles colocaron sábanas blancas en el suelo para recoger su sangre y llevarla como reliquias.

    El santo obispo se vendó él mismo los ojos y se arrodilló. El verdugo le cortó la cabeza con un golpe de espada. Esa noche los fieles llevaron en solemne procesión, con antorchas y cantos, el cuerpo del glorioso mártir para darle honrosa sepultura.

    A los pocos días murió de repente el juez Valerio. Pocas semanas después, el emperador Valeriano fue hecho prisionero por sus enemigos en una guerra en Persia y esclavo prisionero estuvo hasta su muerte.

    PAZ Y BIEN ¡¡¡
    profile
  • FRAGMENTOS DE VIDA EVANGÉLICA

    Creer de corazón y de palabra.
    Creer con la cabeza y con las manos.
    Negar que el dolor tenga la última palabra.
    Arriesgarme a pensar
    que no estamos definitivamente solos.
    Saltar al vacío
    en vida, de por vida,
    y afrontar cada jornada
    como si tú estuvieras.
    Avanzar a través de la duda.
    Atesorar, sin mérito ni garantía,
    alguna certidumbre frágil.
    Sonreír en la hora sombría
    con la risa más lúcida que imaginar pueda.

    Porque el Amor habla a su modo,
    bendiciendo a los malditos,
    acariciando intocables
    y desclavando de la cruces
    a los bienaventurados.

    José Mª Rodríguez Olaizola, SJ.

    “Dios mío, enséñame a comportarme como creyente en la gran dignidad, la gran santidad, de este cuerpo material en que me has hecho vivir.
    Que me acerque, pues Salvador mío, a participar de tu Cuerpo y Sangre tan a menudo y tan bien dispuesto, que tu santidad inefable me santifique cada vez más. Crucifica mi alma y mi cuerpo en todo lo que tienen de pecado, y purifícame tal como eres puro”.

    Beato Cardenal Newman.
    groups.wall
  • FRAGMENTOS DE VIDA EVANGÉLICA

    Creer de corazón y de palabra.
    Creer con la cabeza y con las manos.
    Negar que el dolor tenga la última palabra.
    Arriesgarme a pensar
    que no estamos definitivamente solos.
    Saltar al vacío
    en vida, de por vida,
    y afrontar cada jornada
    como si tú estuvieras.
    Avanzar a través de la duda.
    Atesorar, sin mérito ni garantía,
    alguna certidumbre frágil.
    Sonreír en la hora sombría
    con la risa más lúcida que imaginar pueda.

    Porque el Amor habla a su modo,
    bendiciendo a los malditos,
    acariciando intocables
    y desclavando de la cruces
    a los bienaventurados.

    José Mª Rodríguez Olaizola, SJ.

    “Dios mío, enséñame a comportarme como creyente en la gran dignidad, la gran santidad, de este cuerpo material en que me has hecho vivir.
    Que me acerque, pues Salvador mío, a participar de tu Cuerpo y Sangre tan a menudo y tan bien dispuesto, que tu santidad inefable me santifique cada vez más. Crucifica mi alma y mi cuerpo en todo lo que tienen de pecado, y purifícame tal como eres puro”.

    Beato Cardenal Newman.
    groups.wall
  • FRAGMENTOS DE VIDA EVANGÉLICA

    Creer de corazón y de palabra.
    Creer con la cabeza y con las manos.
    Negar que el dolor tenga la última palabra.
    Arriesgarme a pensar
    que no estamos definitivamente solos.
    Saltar al vacío
    en vida, de por vida,
    y afrontar cada jornada
    como si tú estuvieras.
    Avanzar a través de la duda.
    Atesorar, sin mérito ni garantía,
    alguna certidumbre frágil.
    Sonreír en la hora sombría
    con la risa más lúcida que imaginar pueda.

    Porque el Amor habla a su modo,
    bendiciendo a los malditos,
    acariciando intocables
    y desclavando de la cruces
    a los bienaventurados.

    José Mª Rodríguez Olaizola, SJ.

    “Dios mío, enséñame a comportarme como creyente en la gran dignidad, la gran santidad, de este cuerpo material en que me has hecho vivir.
    Que me acerque, pues Salvador mío, a participar de tu Cuerpo y Sangre tan a menudo y tan bien dispuesto, que tu santidad inefable me santifique cada vez más. Crucifica mi alma y mi cuerpo en todo lo que tienen de pecado, y purifícame tal como eres puro”.

    Beato Cardenal Newman.
    groups.wall
  • FRAGMENTOS DE VIDA EVANGÉLICA

    Creer de corazón y de palabra.
    Creer con la cabeza y con las manos.
    Negar que el dolor tenga la última palabra.
    Arriesgarme a pensar
    que no estamos definitivamente solos.
    Saltar al vacío
    en vida, de por vida,
    y afrontar cada jornada
    como si tú estuvieras.
    Avanzar a través de la duda.
    Atesorar, sin mérito ni garantía,
    alguna certidumbre frágil.
    Sonreír en la hora sombría
    con la risa más lúcida que imaginar pueda.

    Porque el Amor habla a su modo,
    bendiciendo a los malditos,
    acariciando intocables
    y desclavando de la cruces
    a los bienaventurados.

    José Mª Rodríguez Olaizola, SJ.

    “Dios mío, enséñame a comportarme como creyente en la gran dignidad, la gran santidad, de este cuerpo material en que me has hecho vivir.
    Que me acerque, pues Salvador mío, a participar de tu Cuerpo y Sangre tan a menudo y tan bien dispuesto, que tu santidad inefable me santifique cada vez más. Crucifica mi alma y mi cuerpo en todo lo que tienen de pecado, y purifícame tal como eres puro”.

    Beato Cardenal Newman.
    groups.wall
  • FRAGMENTOS DE VIDA EVANGÉLICA

    Creer de corazón y de palabra.
    Creer con la cabeza y con las manos.
    Negar que el dolor tenga la última palabra.
    Arriesgarme a pensar
    que no estamos definitivamente solos.
    Saltar al vacío
    en vida, de por vida,
    y afrontar cada jornada
    como si tú estuvieras.
    Avanzar a través de la duda.
    Atesorar, sin mérito ni garantía,
    alguna certidumbre frágil.
    Sonreír en la hora sombría
    con la risa más lúcida que imaginar pueda.

    Porque el Amor habla a su modo,
    bendiciendo a los malditos,
    acariciando intocables
    y desclavando de la cruces
    a los bienaventurados.

    José Mª Rodríguez Olaizola, SJ.

    “Dios mío, enséñame a comportarme como creyente en la gran dignidad, la gran santidad, de este cuerpo material en que me has hecho vivir.
    Que me acerque, pues Salvador mío, a participar de tu Cuerpo y Sangre tan a menudo y tan bien dispuesto, que tu santidad inefable me santifique cada vez más. Crucifica mi alma y mi cuerpo en todo lo que tienen de pecado, y purifícame tal como eres puro”.

    Beato Cardenal Newman.
    groups.wall
  • FRAGMENTOS DE VIDA EVANGÉLICA

    Creer de corazón y de palabra.
    Creer con la cabeza y con las manos.
    Negar que el dolor tenga la última palabra.
    Arriesgarme a pensar
    que no estamos definitivamente solos.
    Saltar al vacío
    en vida, de por vida,
    y afrontar cada jornada
    como si tú estuvieras.
    Avanzar a través de la duda.
    Atesorar, sin mérito ni garantía,
    alguna certidumbre frágil.
    Sonreír en la hora sombría
    con la risa más lúcida que imaginar pueda.

    Porque el Amor habla a su modo,
    bendiciendo a los malditos,
    acariciando intocables
    y desclavando de la cruces
    a los bienaventurados.

    José Mª Rodríguez Olaizola, SJ.

    “Dios mío, enséñame a comportarme como creyente en la gran dignidad, la gran santidad, de este cuerpo material en que me has hecho vivir.
    Que me acerque, pues Salvador mío, a participar de tu Cuerpo y Sangre tan a menudo y tan bien dispuesto, que tu santidad inefable me santifique cada vez más. Crucifica mi alma y mi cuerpo en todo lo que tienen de pecado, y purifícame tal como eres puro”.

    Beato Cardenal Newman.
    groups.wall
  • FRAGMENTOS DE VIDA EVANGÉLICA

    Creer de corazón y de palabra.
    Creer con la cabeza y con las manos.
    Negar que el dolor tenga la última palabra.
    Arriesgarme a pensar
    que no estamos definitivamente solos.
    Saltar al vacío
    en vida, de por vida,
    y afrontar cada jornada
    como si tú estuvieras.
    Avanzar a través de la duda.
    Atesorar, sin mérito ni garantía,
    alguna certidumbre frágil.
    Sonreír en la hora sombría
    con la risa más lúcida que imaginar pueda.

    Porque el Amor habla a su modo,
    bendiciendo a los malditos,
    acariciando intocables
    y desclavando de la cruces
    a los bienaventurados.

    José Mª Rodríguez Olaizola, SJ.

    “Dios mío, enséñame a comportarme como creyente en la gran dignidad, la gran santidad, de este cuerpo material en que me has hecho vivir.
    Que me acerque, pues Salvador mío, a participar de tu Cuerpo y Sangre tan a menudo y tan bien dispuesto, que tu santidad inefable me santifique cada vez más. Crucifica mi alma y mi cuerpo en todo lo que tienen de pecado, y purifícame tal como eres puro”.

    Beato Cardenal Newman.
    groups.wall
  • FRAGMENTOS DE VIDA EVANGÉLICA

    Creer de corazón y de palabra.
    Creer con la cabeza y con las manos.
    Negar que el dolor tenga la última palabra.
    Arriesgarme a pensar
    que no estamos definitivamente solos.
    Saltar al vacío
    en vida, de por vida,
    y afrontar cada jornada
    como si tú estuvieras.
    Avanzar a través de la duda.
    Atesorar, sin mérito ni garantía,
    alguna certidumbre frágil.
    Sonreír en la hora sombría
    con la risa más lúcida que imaginar pueda.

    Porque el Amor habla a su modo,
    bendiciendo a los malditos,
    acariciando intocables
    y desclavando de la cruces
    a los bienaventurados.

    José Mª Rodríguez Olaizola, SJ.

    “Dios mío, enséñame a comportarme como creyente en la gran dignidad, la gran santidad, de este cuerpo material en que me has hecho vivir.
    Que me acerque, pues Salvador mío, a participar de tu Cuerpo y Sangre tan a menudo y tan bien dispuesto, que tu santidad inefable me santifique cada vez más. Crucifica mi alma y mi cuerpo en todo lo que tienen de pecado, y purifícame tal como eres puro”.

    Beato Cardenal Newman.
    groups.wall