blog


 

¡¡¡ REGISTRESE !!!

 

 

Somostuiglesia.org es la primera, única y exclusiva red social que pretende unir a todas las personas del universo católico. Podemos hacer amigos de todo el mundo, compartir información, subir vídeos y fotos preferidas, oraciones, eventos, grupos, peregrinaciones, compartir vivencias, disfrutar experiencias… también podemos chatear, crear foros y debates. Aquí encontraras noticias, radio y televisión católica. Únete a la mayor comunidad, donde encontraras personas que verdaderamente aman el mundo católico.

 


Actividades recientes

  • ALIMENTAR LA ESPERANZA CON LA PALABRA DE DIOS. 00:00
    ALIMENTAR LA ESPERANZA CON LA PALABRA DE DIOS. Catequesis del Papa, Miércoles, 29.03.07.-
     
    www.youtube.com Ver mapa mas grande
  • PRESENCIA

    Hay gentes que habitan mi existencia
    y ponen en mis días esperanza,
    encuentro o fiesta.
    Hay rostros que hablan de ti,
    del reino, de lazos que nos unen
    y soledades que se disipan.
    Hay instantes de risa,
    y momentos de quietud y de calma.
    Hay ocasiones para aprender,
    incluso con lágrimas,
    a crecer, a entregarse;
    a vivir, en una palabra.
    Hay heridas que me recuerdan
    todo lo que está por hacer
    y voces que me llaman con tu grito
    o tu susurro.
    Hay silencios que tu pueblas;
    Presencia discreta,
    Palabra profunda,
    Propuesta infinita,
    Vida verdadera.
    Dios mi historia pequeña… Gracias.

    José María Rodríguez Olaizola, SJ.

    “La esperanza en la vida sobrenatural no cansa, ayuda mucho a la perseverancia”.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • PRESENCIA

    Hay gentes que habitan mi existencia
    y ponen en mis días esperanza,
    encuentro o fiesta.
    Hay rostros que hablan de ti,
    del reino, de lazos que nos unen
    y soledades que se disipan.
    Hay instantes de risa,
    y momentos de quietud y de calma.
    Hay ocasiones para aprender,
    incluso con lágrimas,
    a crecer, a entregarse;
    a vivir, en una palabra.
    Hay heridas que me recuerdan
    todo lo que está por hacer
    y voces que me llaman con tu grito
    o tu susurro.
    Hay silencios que tu pueblas;
    Presencia discreta,
    Palabra profunda,
    Propuesta infinita,
    Vida verdadera.
    Dios mi historia pequeña… Gracias.

    José María Rodríguez Olaizola, SJ.

    “La esperanza en la vida sobrenatural no cansa, ayuda mucho a la perseverancia”.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • PRESENCIA

    Hay gentes que habitan mi existencia
    y ponen en mis días esperanza,
    encuentro o fiesta.
    Hay rostros que hablan de ti,
    del reino, de lazos que nos unen
    y soledades que se disipan.
    Hay instantes de risa,
    y momentos de quietud y de calma.
    Hay ocasiones para aprender,
    incluso con lágrimas,
    a crecer, a entregarse;
    a vivir, en una palabra.
    Hay heridas que me recuerdan
    todo lo que está por hacer
    y voces que me llaman con tu grito
    o tu susurro.
    Hay silencios que tu pueblas;
    Presencia discreta,
    Palabra profunda,
    Propuesta infinita,
    Vida verdadera.
    Dios mi historia pequeña… Gracias.

    José María Rodríguez Olaizola, SJ.

    “La esperanza en la vida sobrenatural no cansa, ayuda mucho a la perseverancia”.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • PRESENCIA

    Hay gentes que habitan mi existencia
    y ponen en mis días esperanza,
    encuentro o fiesta.
    Hay rostros que hablan de ti,
    del reino, de lazos que nos unen
    y soledades que se disipan.
    Hay instantes de risa,
    y momentos de quietud y de calma.
    Hay ocasiones para aprender,
    incluso con lágrimas,
    a crecer, a entregarse;
    a vivir, en una palabra.
    Hay heridas que me recuerdan
    todo lo que está por hacer
    y voces que me llaman con tu grito
    o tu susurro.
    Hay silencios que tu pueblas;
    Presencia discreta,
    Palabra profunda,
    Propuesta infinita,
    Vida verdadera.
    Dios mi historia pequeña… Gracias.

    José María Rodríguez Olaizola, SJ.

    “La esperanza en la vida sobrenatural no cansa, ayuda mucho a la perseverancia”.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • PRESENCIA

    Hay gentes que habitan mi existencia
    y ponen en mis días esperanza,
    encuentro o fiesta.
    Hay rostros que hablan de ti,
    del reino, de lazos que nos unen
    y soledades que se disipan.
    Hay instantes de risa,
    y momentos de quietud y de calma.
    Hay ocasiones para aprender,
    incluso con lágrimas,
    a crecer, a entregarse;
    a vivir, en una palabra.
    Hay heridas que me recuerdan
    todo lo que está por hacer
    y voces que me llaman con tu grito
    o tu susurro.
    Hay silencios que tu pueblas;
    Presencia discreta,
    Palabra profunda,
    Propuesta infinita,
    Vida verdadera.
    Dios mi historia pequeña… Gracias.

    José María Rodríguez Olaizola, SJ.

    “La esperanza en la vida sobrenatural no cansa, ayuda mucho a la perseverancia”.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • PRESENCIA

    Hay gentes que habitan mi existencia
    y ponen en mis días esperanza,
    encuentro o fiesta.
    Hay rostros que hablan de ti,
    del reino, de lazos que nos unen
    y soledades que se disipan.
    Hay instantes de risa,
    y momentos de quietud y de calma.
    Hay ocasiones para aprender,
    incluso con lágrimas,
    a crecer, a entregarse;
    a vivir, en una palabra.
    Hay heridas que me recuerdan
    todo lo que está por hacer
    y voces que me llaman con tu grito
    o tu susurro.
    Hay silencios que tu pueblas;
    Presencia discreta,
    Palabra profunda,
    Propuesta infinita,
    Vida verdadera.
    Dios mi historia pequeña… Gracias.

    José María Rodríguez Olaizola, SJ.

    “La esperanza en la vida sobrenatural no cansa, ayuda mucho a la perseverancia”.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • PRESENCIA

    Hay gentes que habitan mi existencia
    y ponen en mis días esperanza,
    encuentro o fiesta.
    Hay rostros que hablan de ti,
    del reino, de lazos que nos unen
    y soledades que se disipan.
    Hay instantes de risa,
    y momentos de quietud y de calma.
    Hay ocasiones para aprender,
    incluso con lágrimas,
    a crecer, a entregarse;
    a vivir, en una palabra.
    Hay heridas que me recuerdan
    todo lo que está por hacer
    y voces que me llaman con tu grito
    o tu susurro.
    Hay silencios que tu pueblas;
    Presencia discreta,
    Palabra profunda,
    Propuesta infinita,
    Vida verdadera.
    Dios mi historia pequeña… Gracias.

    José María Rodríguez Olaizola, SJ.

    “La esperanza en la vida sobrenatural no cansa, ayuda mucho a la perseverancia”.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • PRESENCIA

    Hay gentes que habitan mi existencia
    y ponen en mis días esperanza,
    encuentro o fiesta.
    Hay rostros que hablan de ti,
    del reino, de lazos que nos unen
    y soledades que se disipan.
    Hay instantes de risa,
    y momentos de quietud y de calma.
    Hay ocasiones para aprender,
    incluso con lágrimas,
    a crecer, a entregarse;
    a vivir, en una palabra.
    Hay heridas que me recuerdan
    todo lo que está por hacer
    y voces que me llaman con tu grito
    o tu susurro.
    Hay silencios que tu pueblas;
    Presencia discreta,
    Palabra profunda,
    Propuesta infinita,
    Vida verdadera.
    Dios mi historia pequeña… Gracias.

    José María Rodríguez Olaizola, SJ.

    “La esperanza en la vida sobrenatural no cansa, ayuda mucho a la perseverancia”.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • PRESENCIA

    Hay gentes que habitan mi existencia
    y ponen en mis días esperanza,
    encuentro o fiesta.
    Hay rostros que hablan de ti,
    del reino, de lazos que nos unen
    y soledades que se disipan.
    Hay instantes de risa,
    y momentos de quietud y de calma.
    Hay ocasiones para aprender,
    incluso con lágrimas,
    a crecer, a entregarse;
    a vivir, en una palabra.
    Hay heridas que me recuerdan
    todo lo que está por hacer
    y voces que me llaman con tu grito
    o tu susurro.
    Hay silencios que tu pueblas;
    Presencia discreta,
    Palabra profunda,
    Propuesta infinita,
    Vida verdadera.
    Dios mi historia pequeña… Gracias.

    José María Rodríguez Olaizola, SJ.

    “La esperanza en la vida sobrenatural no cansa, ayuda mucho a la perseverancia”.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • PRESENCIA

    Hay gentes que habitan mi existencia
    y ponen en mis días esperanza,
    encuentro o fiesta.
    Hay rostros que hablan de ti,
    del reino, de lazos que nos unen
    y soledades que se disipan.
    Hay instantes de risa,
    y momentos de quietud y de calma.
    Hay ocasiones para aprender,
    incluso con lágrimas,
    a crecer, a entregarse;
    a vivir, en una palabra.
    Hay heridas que me recuerdan
    todo lo que está por hacer
    y voces que me llaman con tu grito
    o tu susurro.
    Hay silencios que tu pueblas;
    Presencia discreta,
    Palabra profunda,
    Propuesta infinita,
    Vida verdadera.
    Dios mi historia pequeña… Gracias.

    José María Rodríguez Olaizola, SJ.

    “La esperanza en la vida sobrenatural no cansa, ayuda mucho a la perseverancia”.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • PRESENCIA

    Hay gentes que habitan mi existencia
    y ponen en mis días esperanza,
    encuentro o fiesta.
    Hay rostros que hablan de ti,
    del reino, de lazos que nos unen
    y soledades que se disipan.
    Hay instantes de risa,
    y momentos de quietud y de calma.
    Hay ocasiones para aprender,
    incluso con lágrimas,
    a crecer, a entregarse;
    a vivir, en una palabra.
    Hay heridas que me recuerdan
    todo lo que está por hacer
    y voces que me llaman con tu grito
    o tu susurro.
    Hay silencios que tu pueblas;
    Presencia discreta,
    Palabra profunda,
    Propuesta infinita,
    Vida verdadera.
    Dios mi historia pequeña… Gracias.

    José María Rodríguez Olaizola, SJ.

    “La esperanza en la vida sobrenatural no cansa, ayuda mucho a la perseverancia”.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • PRESENCIA

    Hay gentes que habitan mi existencia
    y ponen en mis días esperanza,
    encuentro o fiesta.
    Hay rostros que hablan de ti,
    del reino, de lazos que nos unen
    y soledades que se disipan.
    Hay instantes de risa,
    y momentos de quietud y de calma.
    Hay ocasiones para aprender,
    incluso con lágrimas,
    a crecer, a entregarse;
    a vivir, en una palabra.
    Hay heridas que me recuerdan
    todo lo que está por hacer
    y voces que me llaman con tu grito
    o tu susurro.
    Hay silencios que tu pueblas;
    Presencia discreta,
    Palabra profunda,
    Propuesta infinita,
    Vida verdadera.
    Dios mi historia pequeña… Gracias.

    José María Rodríguez Olaizola, SJ.

    “La esperanza en la vida sobrenatural no cansa, ayuda mucho a la perseverancia”.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • PRESENCIA

    Hay gentes que habitan mi existencia
    y ponen en mis días esperanza,
    encuentro o fiesta.
    Hay rostros que hablan de ti,
    del reino, de lazos que nos unen
    y soledades que se disipan.
    Hay instantes de risa,
    y momentos de quietud y de calma.
    Hay ocasiones para aprender,
    incluso con lágrimas,
    a crecer, a entregarse;
    a vivir, en una palabra.
    Hay heridas que me recuerdan
    todo lo que está por hacer
    y voces que me llaman con tu grito
    o tu susurro.
    Hay silencios que tu pueblas;
    Presencia discreta,
    Palabra profunda,
    Propuesta infinita,
    Vida verdadera.
    Dios mi historia pequeña… Gracias.

    José María Rodríguez Olaizola, SJ.

    “La esperanza en la vida sobrenatural no cansa, ayuda mucho a la perseverancia”.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • PRESENCIA

    Hay gentes que habitan mi existencia
    y ponen en mis días esperanza,
    encuentro o fiesta.
    Hay rostros que hablan de ti,
    del reino, de lazos que nos unen
    y soledades que se disipan.
    Hay instantes de risa,
    y momentos de quietud y de calma.
    Hay ocasiones para aprender,
    incluso con lágrimas,
    a crecer, a entregarse;
    a vivir, en una palabra.
    Hay heridas que me recuerdan
    todo lo que está por hacer
    y voces que me llaman con tu grito
    o tu susurro.
    Hay silencios que tu pueblas;
    Presencia discreta,
    Palabra profunda,
    Propuesta infinita,
    Vida verdadera.
    Dios mi historia pequeña… Gracias.

    José María Rodríguez Olaizola, SJ.

    “La esperanza en la vida sobrenatural no cansa, ayuda mucho a la perseverancia”.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • PRESENCIA

    Hay gentes que habitan mi existencia
    y ponen en mis días esperanza,
    encuentro o fiesta.
    Hay rostros que hablan de ti,
    del reino, de lazos que nos unen
    y soledades que se disipan.
    Hay instantes de risa,
    y momentos de quietud y de calma.
    Hay ocasiones para aprender,
    incluso con lágrimas,
    a crecer, a entregarse;
    a vivir, en una palabra.
    Hay heridas que me recuerdan
    todo lo que está por hacer
    y voces que me llaman con tu grito
    o tu susurro.
    Hay silencios que tu pueblas;
    Presencia discreta,
    Palabra profunda,
    Propuesta infinita,
    Vida verdadera.
    Dios mi historia pequeña… Gracias.

    José María Rodríguez Olaizola, SJ.

    “La esperanza en la vida sobrenatural no cansa, ayuda mucho a la perseverancia”.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • PRESENCIA

    Hay gentes que habitan mi existencia
    y ponen en mis días esperanza,
    encuentro o fiesta.
    Hay rostros que hablan de ti,
    del reino, de lazos que nos unen
    y soledades que se disipan.
    Hay instantes de risa,
    y momentos de quietud y de calma.
    Hay ocasiones para aprender,
    incluso con lágrimas,
    a crecer, a entregarse;
    a vivir, en una palabra.
    Hay heridas que me recuerdan
    todo lo que está por hacer
    y voces que me llaman con tu grito
    o tu susurro.
    Hay silencios que tu pueblas;
    Presencia discreta,
    Palabra profunda,
    Propuesta infinita,
    Vida verdadera.
    Dios mi historia pequeña… Gracias.

    José María Rodríguez Olaizola, SJ.

    “La esperanza en la vida sobrenatural no cansa, ayuda mucho a la perseverancia”.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • PRESENCIA

    Hay gentes que habitan mi existencia
    y ponen en mis días esperanza,
    encuentro o fiesta.
    Hay rostros que hablan de ti,
    del reino, de lazos que nos unen
    y soledades que se disipan.
    Hay instantes de risa,
    y momentos de quietud y de calma.
    Hay ocasiones para aprender,
    incluso con lágrimas,
    a crecer, a entregarse;
    a vivir, en una palabra.
    Hay heridas que me recuerdan
    todo lo que está por hacer
    y voces que me llaman con tu grito
    o tu susurro.
    Hay silencios que tu pueblas;
    Presencia discreta,
    Palabra profunda,
    Propuesta infinita,
    Vida verdadera.
    Dios mi historia pequeña… Gracias.

    José María Rodríguez Olaizola, SJ.

    “La esperanza en la vida sobrenatural no cansa, ayuda mucho a la perseverancia”.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • PRESENCIA

    Hay gentes que habitan mi existencia
    y ponen en mis días esperanza,
    encuentro o fiesta.
    Hay rostros que hablan de ti,
    del reino, de lazos que nos unen
    y soledades que se disipan.
    Hay instantes de risa,
    y momentos de quietud y de calma.
    Hay ocasiones para aprender,
    incluso con lágrimas,
    a crecer, a entregarse;
    a vivir, en una palabra.
    Hay heridas que me recuerdan
    todo lo que está por hacer
    y voces que me llaman con tu grito
    o tu susurro.
    Hay silencios que tu pueblas;
    Presencia discreta,
    Palabra profunda,
    Propuesta infinita,
    Vida verdadera.
    Dios mi historia pequeña… Gracias.

    José María Rodríguez Olaizola, SJ.

    “La esperanza en la vida sobrenatural no cansa, ayuda mucho a la perseverancia”.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • PRESENCIA

    Hay gentes que habitan mi existencia
    y ponen en mis días esperanza,
    encuentro o fiesta.
    Hay rostros que hablan de ti,
    del reino, de lazos que nos unen
    y soledades que se disipan.
    Hay instantes de risa,
    y momentos de quietud y de calma.
    Hay ocasiones para aprender,
    incluso con lágrimas,
    a crecer, a entregarse;
    a vivir, en una palabra.
    Hay heridas que me recuerdan
    todo lo que está por hacer
    y voces que me llaman con tu grito
    o tu susurro.
    Hay silencios que tu pueblas;
    Presencia discreta,
    Palabra profunda,
    Propuesta infinita,
    Vida verdadera.
    Dios mi historia pequeña… Gracias.

    José María Rodríguez Olaizola, SJ.

    “La esperanza en la vida sobrenatural no cansa, ayuda mucho a la perseverancia”.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • PRESENCIA

    Hay gentes que habitan mi existencia
    y ponen en mis días esperanza,
    encuentro o fiesta.
    Hay rostros que hablan de ti,
    del reino, de lazos que nos unen
    y soledades que se disipan.
    Hay instantes de risa,
    y momentos de quietud y de calma.
    Hay ocasiones para aprender,
    incluso con lágrimas,
    a crecer, a entregarse;
    a vivir, en una palabra.
    Hay heridas que me recuerdan
    todo lo que está por hacer
    y voces que me llaman con tu grito
    o tu susurro.
    Hay silencios que tu pueblas;
    Presencia discreta,
    Palabra profunda,
    Propuesta infinita,
    Vida verdadera.
    Dios mi historia pequeña… Gracias.

    José María Rodríguez Olaizola, SJ.

    “La esperanza en la vida sobrenatural no cansa, ayuda mucho a la perseverancia”.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • PRESENCIA

    Hay gentes que habitan mi existencia
    y ponen en mis días esperanza,
    encuentro o fiesta.
    Hay rostros que hablan de ti,
    del reino, de lazos que nos unen
    y soledades que se disipan.
    Hay instantes de risa,
    y momentos de quietud y de calma.
    Hay ocasiones para aprender,
    incluso con lágrimas,
    a crecer, a entregarse;
    a vivir, en una palabra.
    Hay heridas que me recuerdan
    todo lo que está por hacer
    y voces que me llaman con tu grito
    o tu susurro.
    Hay silencios que tu pueblas;
    Presencia discreta,
    Palabra profunda,
    Propuesta infinita,
    Vida verdadera.
    Dios mi historia pequeña… Gracias.

    José María Rodríguez Olaizola, SJ.

    “La esperanza en la vida sobrenatural no cansa, ayuda mucho a la perseverancia”.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • PRESENCIA

    Hay gentes que habitan mi existencia
    y ponen en mis días esperanza,
    encuentro o fiesta.
    Hay rostros que hablan de ti,
    del reino, de lazos que nos unen
    y soledades que se disipan.
    Hay instantes de risa,
    y momentos de quietud y de calma.
    Hay ocasiones para aprender,
    incluso con lágrimas,
    a crecer, a entregarse;
    a vivir, en una palabra.
    Hay heridas que me recuerdan
    todo lo que está por hacer
    y voces que me llaman con tu grito
    o tu susurro.
    Hay silencios que tu pueblas;
    Presencia discreta,
    Palabra profunda,
    Propuesta infinita,
    Vida verdadera.
    Dios mi historia pequeña… Gracias.

    José María Rodríguez Olaizola, SJ.

    “La esperanza en la vida sobrenatural no cansa, ayuda mucho a la perseverancia”.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • PRESENCIA

    Hay gentes que habitan mi existencia
    y ponen en mis días esperanza,
    encuentro o fiesta.
    Hay rostros que hablan de ti,
    del reino, de lazos que nos unen
    y soledades que se disipan.
    Hay instantes de risa,
    y momentos de quietud y de calma.
    Hay ocasiones para aprender,
    incluso con lágrimas,
    a crecer, a entregarse;
    a vivir, en una palabra.
    Hay heridas que me recuerdan
    todo lo que está por hacer
    y voces que me llaman con tu grito
    o tu susurro.
    Hay silencios que tu pueblas;
    Presencia discreta,
    Palabra profunda,
    Propuesta infinita,
    Vida verdadera.
    Dios mi historia pequeña… Gracias.

    José María Rodríguez Olaizola, SJ.

    “La esperanza en la vida sobrenatural no cansa, ayuda mucho a la perseverancia”.

    Santa Ángela de la Cruz.
    profile
  • SER SEMBRADORES DE ESPERANZA. 00:00
    SER SEMBRADORES DE ESPERANZA. Catequesis del Papa, Miércoles 22/03/17.
     
    www.youtube.com Ver mapa mas grande
  • ALIENTO DE DIOS

    Aliento de Dios, divino Viento
    que te cernías sobre el agua,
    Tú que enjoyaste el firmamento
    de estrellas con alma de fragua.

    Escucha la voz de mi lamento,
    mi canto que a ti sólo te llama.
    Ven a mi llanto, ven a mi encuentro,
    ven a mi corazón e inflama

    con tu sola presencia su lento
    latir de barro sin esperanza.
    Viento de Dios, divino Aliento,

    no te demores, ven sin tardanza.
    Se Tú mi fuerza, se mi sustento,
    se Tú mi paz, mi confianza.

    Ven a mi lucha, a mi tormento,
    coge mi mano que no alcanza
    el amor que necesito y siento…

    Siento,
    Señor mío,
    siento con el grito silencioso de las lágrimas,

    con el fuego solitario de los astros,
    y el gemido enamorado de las águilas.

    Siento,
    Dios mío,
    siento con la vida, con la muerte y con el alma,
    y tengo vacías las manos,
    y roto el corazón
    que a ti clama,
    que te busca
    llorando
    como un niño perdido,
    como un niño
    entre multitud
    de rostros, de voces, de palabras…

    Aliento de Dios, divino Viento,
    ven a mi llanto, ven a mi encuentro,
    Tú que enjoyaste el firmamento,
    escucha la voz de mi lamento,
    mi canto que a ti sólo te llama.

    Ángel García-Rayo Luengo.

    “Rescatar esclavos del poder del Enemigo implica un conflicto. Nuestro Señor fue un guerrero, porque era un Salvador”.

    Beato John Henry Newman.
    groups.wall
  • ALIENTO DE DIOS

    Aliento de Dios, divino Viento
    que te cernías sobre el agua,
    Tú que enjoyaste el firmamento
    de estrellas con alma de fragua.

    Escucha la voz de mi lamento,
    mi canto que a ti sólo te llama.
    Ven a mi llanto, ven a mi encuentro,
    ven a mi corazón e inflama

    con tu sola presencia su lento
    latir de barro sin esperanza.
    Viento de Dios, divino Aliento,

    no te demores, ven sin tardanza.
    Se Tú mi fuerza, se mi sustento,
    se Tú mi paz, mi confianza.

    Ven a mi lucha, a mi tormento,
    coge mi mano que no alcanza
    el amor que necesito y siento…

    Siento,
    Señor mío,
    siento con el grito silencioso de las lágrimas,

    con el fuego solitario de los astros,
    y el gemido enamorado de las águilas.

    Siento,
    Dios mío,
    siento con la vida, con la muerte y con el alma,
    y tengo vacías las manos,
    y roto el corazón
    que a ti clama,
    que te busca
    llorando
    como un niño perdido,
    como un niño
    entre multitud
    de rostros, de voces, de palabras…

    Aliento de Dios, divino Viento,
    ven a mi llanto, ven a mi encuentro,
    Tú que enjoyaste el firmamento,
    escucha la voz de mi lamento,
    mi canto que a ti sólo te llama.

    Ángel García-Rayo Luengo.

    “Rescatar esclavos del poder del Enemigo implica un conflicto. Nuestro Señor fue un guerrero, porque era un Salvador”.

    Beato John Henry Newman.
    groups.wall
  • ALIENTO DE DIOS

    Aliento de Dios, divino Viento
    que te cernías sobre el agua,
    Tú que enjoyaste el firmamento
    de estrellas con alma de fragua.

    Escucha la voz de mi lamento,
    mi canto que a ti sólo te llama.
    Ven a mi llanto, ven a mi encuentro,
    ven a mi corazón e inflama

    con tu sola presencia su lento
    latir de barro sin esperanza.
    Viento de Dios, divino Aliento,

    no te demores, ven sin tardanza.
    Se Tú mi fuerza, se mi sustento,
    se Tú mi paz, mi confianza.

    Ven a mi lucha, a mi tormento,
    coge mi mano que no alcanza
    el amor que necesito y siento…

    Siento,
    Señor mío,
    siento con el grito silencioso de las lágrimas,

    con el fuego solitario de los astros,
    y el gemido enamorado de las águilas.

    Siento,
    Dios mío,
    siento con la vida, con la muerte y con el alma,
    y tengo vacías las manos,
    y roto el corazón
    que a ti clama,
    que te busca
    llorando
    como un niño perdido,
    como un niño
    entre multitud
    de rostros, de voces, de palabras…

    Aliento de Dios, divino Viento,
    ven a mi llanto, ven a mi encuentro,
    Tú que enjoyaste el firmamento,
    escucha la voz de mi lamento,
    mi canto que a ti sólo te llama.

    Ángel García-Rayo Luengo.

    “Rescatar esclavos del poder del Enemigo implica un conflicto. Nuestro Señor fue un guerrero, porque era un Salvador”.

    Beato John Henry Newman.
    groups.wall
  • ALIENTO DE DIOS

    Aliento de Dios, divino Viento
    que te cernías sobre el agua,
    Tú que enjoyaste el firmamento
    de estrellas con alma de fragua.

    Escucha la voz de mi lamento,
    mi canto que a ti sólo te llama.
    Ven a mi llanto, ven a mi encuentro,
    ven a mi corazón e inflama

    con tu sola presencia su lento
    latir de barro sin esperanza.
    Viento de Dios, divino Aliento,

    no te demores, ven sin tardanza.
    Se Tú mi fuerza, se mi sustento,
    se Tú mi paz, mi confianza.

    Ven a mi lucha, a mi tormento,
    coge mi mano que no alcanza
    el amor que necesito y siento…

    Siento,
    Señor mío,
    siento con el grito silencioso de las lágrimas,

    con el fuego solitario de los astros,
    y el gemido enamorado de las águilas.

    Siento,
    Dios mío,
    siento con la vida, con la muerte y con el alma,
    y tengo vacías las manos,
    y roto el corazón
    que a ti clama,
    que te busca
    llorando
    como un niño perdido,
    como un niño
    entre multitud
    de rostros, de voces, de palabras…

    Aliento de Dios, divino Viento,
    ven a mi llanto, ven a mi encuentro,
    Tú que enjoyaste el firmamento,
    escucha la voz de mi lamento,
    mi canto que a ti sólo te llama.

    Ángel García-Rayo Luengo.

    “Rescatar esclavos del poder del Enemigo implica un conflicto. Nuestro Señor fue un guerrero, porque era un Salvador”.

    Beato John Henry Newman.
    groups.wall
  • ALIENTO DE DIOS

    Aliento de Dios, divino Viento
    que te cernías sobre el agua,
    Tú que enjoyaste el firmamento
    de estrellas con alma de fragua.

    Escucha la voz de mi lamento,
    mi canto que a ti sólo te llama.
    Ven a mi llanto, ven a mi encuentro,
    ven a mi corazón e inflama

    con tu sola presencia su lento
    latir de barro sin esperanza.
    Viento de Dios, divino Aliento,

    no te demores, ven sin tardanza.
    Se Tú mi fuerza, se mi sustento,
    se Tú mi paz, mi confianza.

    Ven a mi lucha, a mi tormento,
    coge mi mano que no alcanza
    el amor que necesito y siento…

    Siento,
    Señor mío,
    siento con el grito silencioso de las lágrimas,

    con el fuego solitario de los astros,
    y el gemido enamorado de las águilas.

    Siento,
    Dios mío,
    siento con la vida, con la muerte y con el alma,
    y tengo vacías las manos,
    y roto el corazón
    que a ti clama,
    que te busca
    llorando
    como un niño perdido,
    como un niño
    entre multitud
    de rostros, de voces, de palabras…

    Aliento de Dios, divino Viento,
    ven a mi llanto, ven a mi encuentro,
    Tú que enjoyaste el firmamento,
    escucha la voz de mi lamento,
    mi canto que a ti sólo te llama.

    Ángel García-Rayo Luengo.

    “Rescatar esclavos del poder del Enemigo implica un conflicto. Nuestro Señor fue un guerrero, porque era un Salvador”.

    Beato John Henry Newman.
    groups.wall
  • ALIENTO DE DIOS

    Aliento de Dios, divino Viento
    que te cernías sobre el agua,
    Tú que enjoyaste el firmamento
    de estrellas con alma de fragua.

    Escucha la voz de mi lamento,
    mi canto que a ti sólo te llama.
    Ven a mi llanto, ven a mi encuentro,
    ven a mi corazón e inflama

    con tu sola presencia su lento
    latir de barro sin esperanza.
    Viento de Dios, divino Aliento,

    no te demores, ven sin tardanza.
    Se Tú mi fuerza, se mi sustento,
    se Tú mi paz, mi confianza.

    Ven a mi lucha, a mi tormento,
    coge mi mano que no alcanza
    el amor que necesito y siento…

    Siento,
    Señor mío,
    siento con el grito silencioso de las lágrimas,

    con el fuego solitario de los astros,
    y el gemido enamorado de las águilas.

    Siento,
    Dios mío,
    siento con la vida, con la muerte y con el alma,
    y tengo vacías las manos,
    y roto el corazón
    que a ti clama,
    que te busca
    llorando
    como un niño perdido,
    como un niño
    entre multitud
    de rostros, de voces, de palabras…

    Aliento de Dios, divino Viento,
    ven a mi llanto, ven a mi encuentro,
    Tú que enjoyaste el firmamento,
    escucha la voz de mi lamento,
    mi canto que a ti sólo te llama.

    Ángel García-Rayo Luengo.

    “Rescatar esclavos del poder del Enemigo implica un conflicto. Nuestro Señor fue un guerrero, porque era un Salvador”.

    Beato John Henry Newman.
    groups.wall
  • ALIENTO DE DIOS

    Aliento de Dios, divino Viento
    que te cernías sobre el agua,
    Tú que enjoyaste el firmamento
    de estrellas con alma de fragua.

    Escucha la voz de mi lamento,
    mi canto que a ti sólo te llama.
    Ven a mi llanto, ven a mi encuentro,
    ven a mi corazón e inflama

    con tu sola presencia su lento
    latir de barro sin esperanza.
    Viento de Dios, divino Aliento,

    no te demores, ven sin tardanza.
    Se Tú mi fuerza, se mi sustento,
    se Tú mi paz, mi confianza.

    Ven a mi lucha, a mi tormento,
    coge mi mano que no alcanza
    el amor que necesito y siento…

    Siento,
    Señor mío,
    siento con el grito silencioso de las lágrimas,

    con el fuego solitario de los astros,
    y el gemido enamorado de las águilas.

    Siento,
    Dios mío,
    siento con la vida, con la muerte y con el alma,
    y tengo vacías las manos,
    y roto el corazón
    que a ti clama,
    que te busca
    llorando
    como un niño perdido,
    como un niño
    entre multitud
    de rostros, de voces, de palabras…

    Aliento de Dios, divino Viento,
    ven a mi llanto, ven a mi encuentro,
    Tú que enjoyaste el firmamento,
    escucha la voz de mi lamento,
    mi canto que a ti sólo te llama.

    Ángel García-Rayo Luengo.

    “Rescatar esclavos del poder del Enemigo implica un conflicto. Nuestro Señor fue un guerrero, porque era un Salvador”.

    Beato John Henry Newman.
    groups.wall
  • ALIENTO DE DIOS

    Aliento de Dios, divino Viento
    que te cernías sobre el agua,
    Tú que enjoyaste el firmamento
    de estrellas con alma de fragua.

    Escucha la voz de mi lamento,
    mi canto que a ti sólo te llama.
    Ven a mi llanto, ven a mi encuentro,
    ven a mi corazón e inflama

    con tu sola presencia su lento
    latir de barro sin esperanza.
    Viento de Dios, divino Aliento,

    no te demores, ven sin tardanza.
    Se Tú mi fuerza, se mi sustento,
    se Tú mi paz, mi confianza.

    Ven a mi lucha, a mi tormento,
    coge mi mano que no alcanza
    el amor que necesito y siento…

    Siento,
    Señor mío,
    siento con el grito silencioso de las lágrimas,

    con el fuego solitario de los astros,
    y el gemido enamorado de las águilas.

    Siento,
    Dios mío,
    siento con la vida, con la muerte y con el alma,
    y tengo vacías las manos,
    y roto el corazón
    que a ti clama,
    que te busca
    llorando
    como un niño perdido,
    como un niño
    entre multitud
    de rostros, de voces, de palabras…

    Aliento de Dios, divino Viento,
    ven a mi llanto, ven a mi encuentro,
    Tú que enjoyaste el firmamento,
    escucha la voz de mi lamento,
    mi canto que a ti sólo te llama.

    Ángel García-Rayo Luengo.

    “Rescatar esclavos del poder del Enemigo implica un conflicto. Nuestro Señor fue un guerrero, porque era un Salvador”.

    Beato John Henry Newman.
    groups.wall
  • ALIENTO DE DIOS

    Aliento de Dios, divino Viento
    que te cernías sobre el agua,
    Tú que enjoyaste el firmamento
    de estrellas con alma de fragua.

    Escucha la voz de mi lamento,
    mi canto que a ti sólo te llama.
    Ven a mi llanto, ven a mi encuentro,
    ven a mi corazón e inflama

    con tu sola presencia su lento
    latir de barro sin esperanza.
    Viento de Dios, divino Aliento,

    no te demores, ven sin tardanza.
    Se Tú mi fuerza, se mi sustento,
    se Tú mi paz, mi confianza.

    Ven a mi lucha, a mi tormento,
    coge mi mano que no alcanza
    el amor que necesito y siento…

    Siento,
    Señor mío,
    siento con el grito silencioso de las lágrimas,

    con el fuego solitario de los astros,
    y el gemido enamorado de las águilas.

    Siento,
    Dios mío,
    siento con la vida, con la muerte y con el alma,
    y tengo vacías las manos,
    y roto el corazón
    que a ti clama,
    que te busca
    llorando
    como un niño perdido,
    como un niño
    entre multitud
    de rostros, de voces, de palabras…

    Aliento de Dios, divino Viento,
    ven a mi llanto, ven a mi encuentro,
    Tú que enjoyaste el firmamento,
    escucha la voz de mi lamento,
    mi canto que a ti sólo te llama.

    Ángel García-Rayo Luengo.

    “Rescatar esclavos del poder del Enemigo implica un conflicto. Nuestro Señor fue un guerrero, porque era un Salvador”.

    Beato John Henry Newman.
    groups.wall
  • ALIENTO DE DIOS

    Aliento de Dios, divino Viento
    que te cernías sobre el agua,
    Tú que enjoyaste el firmamento
    de estrellas con alma de fragua.

    Escucha la voz de mi lamento,
    mi canto que a ti sólo te llama.
    Ven a mi llanto, ven a mi encuentro,
    ven a mi corazón e inflama

    con tu sola presencia su lento
    latir de barro sin esperanza.
    Viento de Dios, divino Aliento,

    no te demores, ven sin tardanza.
    Se Tú mi fuerza, se mi sustento,
    se Tú mi paz, mi confianza.

    Ven a mi lucha, a mi tormento,
    coge mi mano que no alcanza
    el amor que necesito y siento…

    Siento,
    Señor mío,
    siento con el grito silencioso de las lágrimas,

    con el fuego solitario de los astros,
    y el gemido enamorado de las águilas.

    Siento,
    Dios mío,
    siento con la vida, con la muerte y con el alma,
    y tengo vacías las manos,
    y roto el corazón
    que a ti clama,
    que te busca
    llorando
    como un niño perdido,
    como un niño
    entre multitud
    de rostros, de voces, de palabras…

    Aliento de Dios, divino Viento,
    ven a mi llanto, ven a mi encuentro,
    Tú que enjoyaste el firmamento,
    escucha la voz de mi lamento,
    mi canto que a ti sólo te llama.

    Ángel García-Rayo Luengo.

    “Rescatar esclavos del poder del Enemigo implica un conflicto. Nuestro Señor fue un guerrero, porque era un Salvador”.

    Beato John Henry Newman.
    groups.wall
  • ALIENTO DE DIOS

    Aliento de Dios, divino Viento
    que te cernías sobre el agua,
    Tú que enjoyaste el firmamento
    de estrellas con alma de fragua.

    Escucha la voz de mi lamento,
    mi canto que a ti sólo te llama.
    Ven a mi llanto, ven a mi encuentro,
    ven a mi corazón e inflama

    con tu sola presencia su lento
    latir de barro sin esperanza.
    Viento de Dios, divino Aliento,

    no te demores, ven sin tardanza.
    Se Tú mi fuerza, se mi sustento,
    se Tú mi paz, mi confianza.

    Ven a mi lucha, a mi tormento,
    coge mi mano que no alcanza
    el amor que necesito y siento…

    Siento,
    Señor mío,
    siento con el grito silencioso de las lágrimas,

    con el fuego solitario de los astros,
    y el gemido enamorado de las águilas.

    Siento,
    Dios mío,
    siento con la vida, con la muerte y con el alma,
    y tengo vacías las manos,
    y roto el corazón
    que a ti clama,
    que te busca
    llorando
    como un niño perdido,
    como un niño
    entre multitud
    de rostros, de voces, de palabras…

    Aliento de Dios, divino Viento,
    ven a mi llanto, ven a mi encuentro,
    Tú que enjoyaste el firmamento,
    escucha la voz de mi lamento,
    mi canto que a ti sólo te llama.

    Ángel García-Rayo Luengo.

    “Rescatar esclavos del poder del Enemigo implica un conflicto. Nuestro Señor fue un guerrero, porque era un Salvador”.

    Beato John Henry Newman.
    groups.wall
  • ALIENTO DE DIOS

    Aliento de Dios, divino Viento
    que te cernías sobre el agua,
    Tú que enjoyaste el firmamento
    de estrellas con alma de fragua.

    Escucha la voz de mi lamento,
    mi canto que a ti sólo te llama.
    Ven a mi llanto, ven a mi encuentro,
    ven a mi corazón e inflama

    con tu sola presencia su lento
    latir de barro sin esperanza.
    Viento de Dios, divino Aliento,

    no te demores, ven sin tardanza.
    Se Tú mi fuerza, se mi sustento,
    se Tú mi paz, mi confianza.

    Ven a mi lucha, a mi tormento,
    coge mi mano que no alcanza
    el amor que necesito y siento…

    Siento,
    Señor mío,
    siento con el grito silencioso de las lágrimas,

    con el fuego solitario de los astros,
    y el gemido enamorado de las águilas.

    Siento,
    Dios mío,
    siento con la vida, con la muerte y con el alma,
    y tengo vacías las manos,
    y roto el corazón
    que a ti clama,
    que te busca
    llorando
    como un niño perdido,
    como un niño
    entre multitud
    de rostros, de voces, de palabras…

    Aliento de Dios, divino Viento,
    ven a mi llanto, ven a mi encuentro,
    Tú que enjoyaste el firmamento,
    escucha la voz de mi lamento,
    mi canto que a ti sólo te llama.

    Ángel García-Rayo Luengo.

    “Rescatar esclavos del poder del Enemigo implica un conflicto. Nuestro Señor fue un guerrero, porque era un Salvador”.

    Beato John Henry Newman.
    groups.wall
  • ALIENTO DE DIOS

    Aliento de Dios, divino Viento
    que te cernías sobre el agua,
    Tú que enjoyaste el firmamento
    de estrellas con alma de fragua.

    Escucha la voz de mi lamento,
    mi canto que a ti sólo te llama.
    Ven a mi llanto, ven a mi encuentro,
    ven a mi corazón e inflama

    con tu sola presencia su lento
    latir de barro sin esperanza.
    Viento de Dios, divino Aliento,

    no te demores, ven sin tardanza.
    Se Tú mi fuerza, se mi sustento,
    se Tú mi paz, mi confianza.

    Ven a mi lucha, a mi tormento,
    coge mi mano que no alcanza
    el amor que necesito y siento…

    Siento,
    Señor mío,
    siento con el grito silencioso de las lágrimas,

    con el fuego solitario de los astros,
    y el gemido enamorado de las águilas.

    Siento,
    Dios mío,
    siento con la vida, con la muerte y con el alma,
    y tengo vacías las manos,
    y roto el corazón
    que a ti clama,
    que te busca
    llorando
    como un niño perdido,
    como un niño
    entre multitud
    de rostros, de voces, de palabras…

    Aliento de Dios, divino Viento,
    ven a mi llanto, ven a mi encuentro,
    Tú que enjoyaste el firmamento,
    escucha la voz de mi lamento,
    mi canto que a ti sólo te llama.

    Ángel García-Rayo Luengo.

    “Rescatar esclavos del poder del Enemigo implica un conflicto. Nuestro Señor fue un guerrero, porque era un Salvador”.

    Beato John Henry Newman.
    groups.wall
  • ALIENTO DE DIOS

    Aliento de Dios, divino Viento
    que te cernías sobre el agua,
    Tú que enjoyaste el firmamento
    de estrellas con alma de fragua.

    Escucha la voz de mi lamento,
    mi canto que a ti sólo te llama.
    Ven a mi llanto, ven a mi encuentro,
    ven a mi corazón e inflama

    con tu sola presencia su lento
    latir de barro sin esperanza.
    Viento de Dios, divino Aliento,

    no te demores, ven sin tardanza.
    Se Tú mi fuerza, se mi sustento,
    se Tú mi paz, mi confianza.

    Ven a mi lucha, a mi tormento,
    coge mi mano que no alcanza
    el amor que necesito y siento…

    Siento,
    Señor mío,
    siento con el grito silencioso de las lágrimas,

    con el fuego solitario de los astros,
    y el gemido enamorado de las águilas.

    Siento,
    Dios mío,
    siento con la vida, con la muerte y con el alma,
    y tengo vacías las manos,
    y roto el corazón
    que a ti clama,
    que te busca
    llorando
    como un niño perdido,
    como un niño
    entre multitud
    de rostros, de voces, de palabras…

    Aliento de Dios, divino Viento,
    ven a mi llanto, ven a mi encuentro,
    Tú que enjoyaste el firmamento,
    escucha la voz de mi lamento,
    mi canto que a ti sólo te llama.

    Ángel García-Rayo Luengo.

    “Rescatar esclavos del poder del Enemigo implica un conflicto. Nuestro Señor fue un guerrero, porque era un Salvador”.

    Beato John Henry Newman.
    groups.wall
  • ALIENTO DE DIOS

    Aliento de Dios, divino Viento
    que te cernías sobre el agua,
    Tú que enjoyaste el firmamento
    de estrellas con alma de fragua.

    Escucha la voz de mi lamento,
    mi canto que a ti sólo te llama.
    Ven a mi llanto, ven a mi encuentro,
    ven a mi corazón e inflama

    con tu sola presencia su lento
    latir de barro sin esperanza.
    Viento de Dios, divino Aliento,

    no te demores, ven sin tardanza.
    Se Tú mi fuerza, se mi sustento,
    se Tú mi paz, mi confianza.

    Ven a mi lucha, a mi tormento,
    coge mi mano que no alcanza
    el amor que necesito y siento…

    Siento,
    Señor mío,
    siento con el grito silencioso de las lágrimas,

    con el fuego solitario de los astros,
    y el gemido enamorado de las águilas.

    Siento,
    Dios mío,
    siento con la vida, con la muerte y con el alma,
    y tengo vacías las manos,
    y roto el corazón
    que a ti clama,
    que te busca
    llorando
    como un niño perdido,
    como un niño
    entre multitud
    de rostros, de voces, de palabras…

    Aliento de Dios, divino Viento,
    ven a mi llanto, ven a mi encuentro,
    Tú que enjoyaste el firmamento,
    escucha la voz de mi lamento,
    mi canto que a ti sólo te llama.

    Ángel García-Rayo Luengo.

    “Rescatar esclavos del poder del Enemigo implica un conflicto. Nuestro Señor fue un guerrero, porque era un Salvador”.

    Beato John Henry Newman.
    groups.wall
  • ALIENTO DE DIOS

    Aliento de Dios, divino Viento
    que te cernías sobre el agua,
    Tú que enjoyaste el firmamento
    de estrellas con alma de fragua.

    Escucha la voz de mi lamento,
    mi canto que a ti sólo te llama.
    Ven a mi llanto, ven a mi encuentro,
    ven a mi corazón e inflama

    con tu sola presencia su lento
    latir de barro sin esperanza.
    Viento de Dios, divino Aliento,

    no te demores, ven sin tardanza.
    Se Tú mi fuerza, se mi sustento,
    se Tú mi paz, mi confianza.

    Ven a mi lucha, a mi tormento,
    coge mi mano que no alcanza
    el amor que necesito y siento…

    Siento,
    Señor mío,
    siento con el grito silencioso de las lágrimas,

    con el fuego solitario de los astros,
    y el gemido enamorado de las águilas.

    Siento,
    Dios mío,
    siento con la vida, con la muerte y con el alma,
    y tengo vacías las manos,
    y roto el corazón
    que a ti clama,
    que te busca
    llorando
    como un niño perdido,
    como un niño
    entre multitud
    de rostros, de voces, de palabras…

    Aliento de Dios, divino Viento,
    ven a mi llanto, ven a mi encuentro,
    Tú que enjoyaste el firmamento,
    escucha la voz de mi lamento,
    mi canto que a ti sólo te llama.

    Ángel García-Rayo Luengo.

    “Rescatar esclavos del poder del Enemigo implica un conflicto. Nuestro Señor fue un guerrero, porque era un Salvador”.

    Beato John Henry Newman.
    groups.wall
  • ALIENTO DE DIOS

    Aliento de Dios, divino Viento
    que te cernías sobre el agua,
    Tú que enjoyaste el firmamento
    de estrellas con alma de fragua.

    Escucha la voz de mi lamento,
    mi canto que a ti sólo te llama.
    Ven a mi llanto, ven a mi encuentro,
    ven a mi corazón e inflama

    con tu sola presencia su lento
    latir de barro sin esperanza.
    Viento de Dios, divino Aliento,

    no te demores, ven sin tardanza.
    Se Tú mi fuerza, se mi sustento,
    se Tú mi paz, mi confianza.

    Ven a mi lucha, a mi tormento,
    coge mi mano que no alcanza
    el amor que necesito y siento…

    Siento,
    Señor mío,
    siento con el grito silencioso de las lágrimas,

    con el fuego solitario de los astros,
    y el gemido enamorado de las águilas.

    Siento,
    Dios mío,
    siento con la vida, con la muerte y con el alma,
    y tengo vacías las manos,
    y roto el corazón
    que a ti clama,
    que te busca
    llorando
    como un niño perdido,
    como un niño
    entre multitud
    de rostros, de voces, de palabras…

    Aliento de Dios, divino Viento,
    ven a mi llanto, ven a mi encuentro,
    Tú que enjoyaste el firmamento,
    escucha la voz de mi lamento,
    mi canto que a ti sólo te llama.

    Ángel García-Rayo Luengo.

    “Rescatar esclavos del poder del Enemigo implica un conflicto. Nuestro Señor fue un guerrero, porque era un Salvador”.

    Beato John Henry Newman.
    groups.wall
  • ALIENTO DE DIOS

    Aliento de Dios, divino Viento
    que te cernías sobre el agua,
    Tú que enjoyaste el firmamento
    de estrellas con alma de fragua.

    Escucha la voz de mi lamento,
    mi canto que a ti sólo te llama.
    Ven a mi llanto, ven a mi encuentro,
    ven a mi corazón e inflama

    con tu sola presencia su lento
    latir de barro sin esperanza.
    Viento de Dios, divino Aliento,

    no te demores, ven sin tardanza.
    Se Tú mi fuerza, se mi sustento,
    se Tú mi paz, mi confianza.

    Ven a mi lucha, a mi tormento,
    coge mi mano que no alcanza
    el amor que necesito y siento…

    Siento,
    Señor mío,
    siento con el grito silencioso de las lágrimas,

    con el fuego solitario de los astros,
    y el gemido enamorado de las águilas.

    Siento,
    Dios mío,
    siento con la vida, con la muerte y con el alma,
    y tengo vacías las manos,
    y roto el corazón
    que a ti clama,
    que te busca
    llorando
    como un niño perdido,
    como un niño
    entre multitud
    de rostros, de voces, de palabras…

    Aliento de Dios, divino Viento,
    ven a mi llanto, ven a mi encuentro,
    Tú que enjoyaste el firmamento,
    escucha la voz de mi lamento,
    mi canto que a ti sólo te llama.

    Ángel García-Rayo Luengo.

    “Rescatar esclavos del poder del Enemigo implica un conflicto. Nuestro Señor fue un guerrero, porque era un Salvador”.

    Beato John Henry Newman.
    groups.wall
  • ALIENTO DE DIOS

    Aliento de Dios, divino Viento
    que te cernías sobre el agua,
    Tú que enjoyaste el firmamento
    de estrellas con alma de fragua.

    Escucha la voz de mi lamento,
    mi canto que a ti sólo te llama.
    Ven a mi llanto, ven a mi encuentro,
    ven a mi corazón e inflama

    con tu sola presencia su lento
    latir de barro sin esperanza.
    Viento de Dios, divino Aliento,

    no te demores, ven sin tardanza.
    Se Tú mi fuerza, se mi sustento,
    se Tú mi paz, mi confianza.

    Ven a mi lucha, a mi tormento,
    coge mi mano que no alcanza
    el amor que necesito y siento…

    Siento,
    Señor mío,
    siento con el grito silencioso de las lágrimas,

    con el fuego solitario de los astros,
    y el gemido enamorado de las águilas.

    Siento,
    Dios mío,
    siento con la vida, con la muerte y con el alma,
    y tengo vacías las manos,
    y roto el corazón
    que a ti clama,
    que te busca
    llorando
    como un niño perdido,
    como un niño
    entre multitud
    de rostros, de voces, de palabras…

    Aliento de Dios, divino Viento,
    ven a mi llanto, ven a mi encuentro,
    Tú que enjoyaste el firmamento,
    escucha la voz de mi lamento,
    mi canto que a ti sólo te llama.

    Ángel García-Rayo Luengo.

    “Rescatar esclavos del poder del Enemigo implica un conflicto. Nuestro Señor fue un guerrero, porque era un Salvador”.

    Beato John Henry Newman.
    groups.wall
  • ALIENTO DE DIOS

    Aliento de Dios, divino Viento
    que te cernías sobre el agua,
    Tú que enjoyaste el firmamento
    de estrellas con alma de fragua.

    Escucha la voz de mi lamento,
    mi canto que a ti sólo te llama.
    Ven a mi llanto, ven a mi encuentro,
    ven a mi corazón e inflama

    con tu sola presencia su lento
    latir de barro sin esperanza.
    Viento de Dios, divino Aliento,

    no te demores, ven sin tardanza.
    Se Tú mi fuerza, se mi sustento,
    se Tú mi paz, mi confianza.

    Ven a mi lucha, a mi tormento,
    coge mi mano que no alcanza
    el amor que necesito y siento…

    Siento,
    Señor mío,
    siento con el grito silencioso de las lágrimas,

    con el fuego solitario de los astros,
    y el gemido enamorado de las águilas.

    Siento,
    Dios mío,
    siento con la vida, con la muerte y con el alma,
    y tengo vacías las manos,
    y roto el corazón
    que a ti clama,
    que te busca
    llorando
    como un niño perdido,
    como un niño
    entre multitud
    de rostros, de voces, de palabras…

    Aliento de Dios, divino Viento,
    ven a mi llanto, ven a mi encuentro,
    Tú que enjoyaste el firmamento,
    escucha la voz de mi lamento,
    mi canto que a ti sólo te llama.

    Ángel García-Rayo Luengo.

    “Rescatar esclavos del poder del Enemigo implica un conflicto. Nuestro Señor fue un guerrero, porque era un Salvador”.

    Beato John Henry Newman.
    groups.wall
  • ALIENTO DE DIOS

    Aliento de Dios, divino Viento
    que te cernías sobre el agua,
    Tú que enjoyaste el firmamento
    de estrellas con alma de fragua.

    Escucha la voz de mi lamento,
    mi canto que a ti sólo te llama.
    Ven a mi llanto, ven a mi encuentro,
    ven a mi corazón e inflama

    con tu sola presencia su lento
    latir de barro sin esperanza.
    Viento de Dios, divino Aliento,

    no te demores, ven sin tardanza.
    Se Tú mi fuerza, se mi sustento,
    se Tú mi paz, mi confianza.

    Ven a mi lucha, a mi tormento,
    coge mi mano que no alcanza
    el amor que necesito y siento…

    Siento,
    Señor mío,
    siento con el grito silencioso de las lágrimas,

    con el fuego solitario de los astros,
    y el gemido enamorado de las águilas.

    Siento,
    Dios mío,
    siento con la vida, con la muerte y con el alma,
    y tengo vacías las manos,
    y roto el corazón
    que a ti clama,
    que te busca
    llorando
    como un niño perdido,
    como un niño
    entre multitud
    de rostros, de voces, de palabras…

    Aliento de Dios, divino Viento,
    ven a mi llanto, ven a mi encuentro,
    Tú que enjoyaste el firmamento,
    escucha la voz de mi lamento,
    mi canto que a ti sólo te llama.

    Ángel García-Rayo Luengo.

    “Rescatar esclavos del poder del Enemigo implica un conflicto. Nuestro Señor fue un guerrero, porque era un Salvador”.

    Beato John Henry Newman.
    groups.wall
  • ALIENTO DE DIOS

    Aliento de Dios, divino Viento
    que te cernías sobre el agua,
    Tú que enjoyaste el firmamento
    de estrellas con alma de fragua.

    Escucha la voz de mi lamento,
    mi canto que a ti sólo te llama.
    Ven a mi llanto, ven a mi encuentro,
    ven a mi corazón e inflama

    con tu sola presencia su lento
    latir de barro sin esperanza.
    Viento de Dios, divino Aliento,

    no te demores, ven sin tardanza.
    Se Tú mi fuerza, se mi sustento,
    se Tú mi paz, mi confianza.

    Ven a mi lucha, a mi tormento,
    coge mi mano que no alcanza
    el amor que necesito y siento…

    Siento,
    Señor mío,
    siento con el grito silencioso de las lágrimas,

    con el fuego solitario de los astros,
    y el gemido enamorado de las águilas.

    Siento,
    Dios mío,
    siento con la vida, con la muerte y con el alma,
    y tengo vacías las manos,
    y roto el corazón
    que a ti clama,
    que te busca
    llorando
    como un niño perdido,
    como un niño
    entre multitud
    de rostros, de voces, de palabras…

    Aliento de Dios, divino Viento,
    ven a mi llanto, ven a mi encuentro,
    Tú que enjoyaste el firmamento,
    escucha la voz de mi lamento,
    mi canto que a ti sólo te llama.

    Ángel García-Rayo Luengo.

    “Rescatar esclavos del poder del Enemigo implica un conflicto. Nuestro Señor fue un guerrero, porque era un Salvador”.

    Beato John Henry Newman.
    groups.wall
  • ALIENTO DE DIOS

    Aliento de Dios, divino Viento
    que te cernías sobre el agua,
    Tú que enjoyaste el firmamento
    de estrellas con alma de fragua.

    Escucha la voz de mi lamento,
    mi canto que a ti sólo te llama.
    Ven a mi llanto, ven a mi encuentro,
    ven a mi corazón e inflama

    con tu sola presencia su lento
    latir de barro sin esperanza.
    Viento de Dios, divino Aliento,

    no te demores, ven sin tardanza.
    Se Tú mi fuerza, se mi sustento,
    se Tú mi paz, mi confianza.

    Ven a mi lucha, a mi tormento,
    coge mi mano que no alcanza
    el amor que necesito y siento…

    Siento,
    Señor mío,
    siento con el grito silencioso de las lágrimas,

    con el fuego solitario de los astros,
    y el gemido enamorado de las águilas.

    Siento,
    Dios mío,
    siento con la vida, con la muerte y con el alma,
    y tengo vacías las manos,
    y roto el corazón
    que a ti clama,
    que te busca
    llorando
    como un niño perdido,
    como un niño
    entre multitud
    de rostros, de voces, de palabras…

    Aliento de Dios, divino Viento,
    ven a mi llanto, ven a mi encuentro,
    Tú que enjoyaste el firmamento,
    escucha la voz de mi lamento,
    mi canto que a ti sólo te llama.

    Ángel García-Rayo Luengo.

    “Rescatar esclavos del poder del Enemigo implica un conflicto. Nuestro Señor fue un guerrero, porque era un Salvador”.

    Beato John Henry Newman.
    profile
  • PIDAMOS A DIOS AMOR SINCERO. 00:00
    PIDAMOS A DIOS AMOR SINCERO. Catequesis del Papa, Miércoles, 15/03/17.
     
    www.youtube.com Ver mapa mas grande
  • ADAN ANTE EL AGUA

    Y luego, abandonando
    aquel gesto de estatua
    con que las cosas mudo contemplaba,
    Adán empezó a andar grave y pausado.

    Y fue al agua y al comprenderla
    sintió alargarse sus labios hacia ella,
    y al mirar su blancura
    sintió su cuerpo ansioso de frescura,
    quiso sumirse en ella,
    verse envuelto entre sus telas
    como los guijarros que sus ojos
    veían en el fondo.

    Y con mirar atónito
    vio que en ella algo tomaba movimiento
    algo más pleno de alma,
    más sublime e inefable
    que todos los poemas
    sobre el amor escritos en la Tierra.

    Amor, sonrisa y sollozo prolongado
    a través de los mundos y los años.

    Vicente Huidobro.

    “Yo sigo pensando que el mayor de los sufrimientos es el de sentirse solos, indeseados, no amados, no tener a nadie, haber olvidado qué es el contacto humano, el amor humano, qué es ser queridos, amados, pertenecer a algún grupo humano”.

    Santa Teresa de Calcuta.
    groups.wall
  • ADAN ANTE EL AGUA

    Y luego, abandonando
    aquel gesto de estatua
    con que las cosas mudo contemplaba,
    Adán empezó a andar grave y pausado.

    Y fue al agua y al comprenderla
    sintió alargarse sus labios hacia ella,
    y al mirar su blancura
    sintió su cuerpo ansioso de frescura,
    quiso sumirse en ella,
    verse envuelto entre sus telas
    como los guijarros que sus ojos
    veían en el fondo.

    Y con mirar atónito
    vio que en ella algo tomaba movimiento
    algo más pleno de alma,
    más sublime e inefable
    que todos los poemas
    sobre el amor escritos en la Tierra.

    Amor, sonrisa y sollozo prolongado
    a través de los mundos y los años.

    Vicente Huidobro.

    “Yo sigo pensando que el mayor de los sufrimientos es el de sentirse solos, indeseados, no amados, no tener a nadie, haber olvidado qué es el contacto humano, el amor humano, qué es ser queridos, amados, pertenecer a algún grupo humano”.

    Santa Teresa de Calcuta.
    groups.wall
  • ADAN ANTE EL AGUA

    Y luego, abandonando
    aquel gesto de estatua
    con que las cosas mudo contemplaba,
    Adán empezó a andar grave y pausado.

    Y fue al agua y al comprenderla
    sintió alargarse sus labios hacia ella,
    y al mirar su blancura
    sintió su cuerpo ansioso de frescura,
    quiso sumirse en ella,
    verse envuelto entre sus telas
    como los guijarros que sus ojos
    veían en el fondo.

    Y con mirar atónito
    vio que en ella algo tomaba movimiento
    algo más pleno de alma,
    más sublime e inefable
    que todos los poemas
    sobre el amor escritos en la Tierra.

    Amor, sonrisa y sollozo prolongado
    a través de los mundos y los años.

    Vicente Huidobro.

    “Yo sigo pensando que el mayor de los sufrimientos es el de sentirse solos, indeseados, no amados, no tener a nadie, haber olvidado qué es el contacto humano, el amor humano, qué es ser queridos, amados, pertenecer a algún grupo humano”.

    Santa Teresa de Calcuta.
    groups.wall
  • ADAN ANTE EL AGUA

    Y luego, abandonando
    aquel gesto de estatua
    con que las cosas mudo contemplaba,
    Adán empezó a andar grave y pausado.

    Y fue al agua y al comprenderla
    sintió alargarse sus labios hacia ella,
    y al mirar su blancura
    sintió su cuerpo ansioso de frescura,
    quiso sumirse en ella,
    verse envuelto entre sus telas
    como los guijarros que sus ojos
    veían en el fondo.

    Y con mirar atónito
    vio que en ella algo tomaba movimiento
    algo más pleno de alma,
    más sublime e inefable
    que todos los poemas
    sobre el amor escritos en la Tierra.

    Amor, sonrisa y sollozo prolongado
    a través de los mundos y los años.

    Vicente Huidobro.

    “Yo sigo pensando que el mayor de los sufrimientos es el de sentirse solos, indeseados, no amados, no tener a nadie, haber olvidado qué es el contacto humano, el amor humano, qué es ser queridos, amados, pertenecer a algún grupo humano”.

    Santa Teresa de Calcuta.
    groups.wall
  • ADAN ANTE EL AGUA

    Y luego, abandonando
    aquel gesto de estatua
    con que las cosas mudo contemplaba,
    Adán empezó a andar grave y pausado.

    Y fue al agua y al comprenderla
    sintió alargarse sus labios hacia ella,
    y al mirar su blancura
    sintió su cuerpo ansioso de frescura,
    quiso sumirse en ella,
    verse envuelto entre sus telas
    como los guijarros que sus ojos
    veían en el fondo.

    Y con mirar atónito
    vio que en ella algo tomaba movimiento
    algo más pleno de alma,
    más sublime e inefable
    que todos los poemas
    sobre el amor escritos en la Tierra.

    Amor, sonrisa y sollozo prolongado
    a través de los mundos y los años.

    Vicente Huidobro.

    “Yo sigo pensando que el mayor de los sufrimientos es el de sentirse solos, indeseados, no amados, no tener a nadie, haber olvidado qué es el contacto humano, el amor humano, qué es ser queridos, amados, pertenecer a algún grupo humano”.

    Santa Teresa de Calcuta.
    groups.wall