blog


 

¡¡¡ REGISTRESE !!!

 

 

Somostuiglesia.org es la primera, única y exclusiva red social que pretende unir a todas las personas del universo católico. Podemos hacer amigos de todo el mundo, compartir información, subir vídeos y fotos preferidas, oraciones, eventos, grupos, peregrinaciones, compartir vivencias, disfrutar experiencias… también podemos chatear, crear foros y debates. Aquí encontraras noticias, radio y televisión católica. Únete a la mayor comunidad, donde encontraras personas que verdaderamente aman el mundo católico.

 


Actividades recientes

  • friends Teresa B y José atienza ropero ahora son amigos
  • “Hija mía, todas las cosas tienen su origen en la fe. El que es fuerte en la fe es
    fuerte en el sufrir. La fe hace encontrar a Dios en todo lugar, lo descubre en cada
    acción, hace tocarlo en cada movimiento, y cada nueva ocasión que se presenta es
    una nueva revelación divina que recibe la criatura. Por eso, sé fuerte en la fe, que
    si eres fuerte en ella, en todos los estados y situaciones la fe te suministrará la
    fortaleza y te hará que estés siempre unida a Dios.” (20-03-1904)
    “Hija, la fe te hace conocer a Dios, pero la confianza
    hace que lo encuentres, así que la fe sin la confianza
    es fe esteril. Y a pesar de que la fe posee inmensas
    riquezas para que el alma se pueda enriquecer, si le falta
    la confianza se queda siempre pobre y desprovista de
    todo”. (29-07-1904)
     La Fe es el camino seguro para unirnos a Dios, a su
    Voluntad, y apoyados en su Palabra acoger su Don
    para hacerlo nuestra vida. Esto es tan grande y precioso,
    que cualquier experiencia extraordinaria sensible o
    prodigiosa, para confirmar que se tiene y que es lo que
    dice ser, le haría más bien sombra en vez de luz y le
    quitaría credibilidad en vez de darsela. Escribe Luisa:
    «Después de eso, estaba pensando: en esta santa Voluntad no se ven milagros,
    cosas prodigiosas, de las que las criaturas son tan ávidas que recorrerían medio
    mundo para ver alguno; aquí todo pasa entre Dios y el alma, y si las criaturas
    reciben, no saben de dónde les viene el bien... De verdad que son como el sol, que
    mientras da vida a todo, nadie se fija en él.
    Y mientras eso pensaba, Jesús ha vuelto y ha añadido, pero con aspecto
    imponente: “¿Qué milagros, qué milagros? ¿Acaso el más grande milagro no es
    hacer mi Voluntad? Mi Voluntad es eterna y es milagro eterno; nunca termina. Es
    milagro de cada instante que la voluntad humana tenga una continua conexión con la
    Voluntad Divina. Resucitar a los muertos, dar la vista a los ciegos y demás, no son
    cosas eternas, son cosas que terminan; por eso se puede decir que son sombras de
    milagros, milagros fugitivos, en comparación con el milagro grande y permanente de
    vivir en mi Voluntad. Tú no hagas caso a esos milagros; Yo sé cuándo conviene
    hacerlos y se necesitan”» (12-11-1921).
    Por tanto, la Divina Voluntad se vive en la pura FE.
    Se verá por los frutos, a distancia, que no ha sido una ilusión.
    profile
  • Los principales frutos y beneficios del Santo Sacrificio de la Misa. 6
    Todos estos son efectos muy importantes; son los bienes y beneficios que la Iglesia pide todos los días a Dios para sus hijos en su sacrificio; y que deben impulsar a los fieles que desean alcanzarlos a asistir asiduamente a ella, incluso los días en que no hay obligación; a no estar en ella sino con las disposiciones necesarias para participar en ella; y a ponerse en disposición de alcanzar todos los días algunas de esas gracias, pidiéndoselas a Dios según la necesidad que de ellas tengan.

    San Juan Bautista de la Salle
    Instrucciones y oraciones para la Santa Misa,
    la confesión y la comunión 1,2,5-10
    profile
  • Vivamos en la plenitud de este Amor.
    photos
  • ¡APÁRTATE, SEÑOR!

    Porque, siendo como eres Dios,
    no mereces una compañía como la mía.

    Porque, siendo como eres Eterno,
    mi vida se conforma, demasiadas veces,
    con lo efímero, vacío o caduco.

    ¡APÁRTATE, SEÑOR!

    Porque tu beldad pone al descubierto
    la mentira de mi existencia.

    Porque, siendo como Tú eres,
    insistes, una y otra vez,
    en aquellas puertas en las que hace tiempo
    los nudillos de mi mano dejaron de golpear.

    ¡APÁRTATE, SEÑOR!

    Tú me invitas a intentarlo de nuevo,
    y yo doy marcha atrás allá donde no veo éxito.

    Tú me animas a mirar hacia el horizonte
    y sigo empeñado en instalarme en el pasado.

    Tú te fías, de mis pobres fuerzas,
    cuando yo, frecuentemente,
    dudo de que Tú me apoyes en mis luchas.

    ¡APÁRTATE, SEÑOR!

    Temo tirar la toalla, si el sol no brilla.
    Si la suerte no sale a mi encuentro.
    Si, las dificultades, son más grandes
    que mi capacidad para hacerles frente.

    ¡APÁRTATE, SEÑOR!

    Que, mis pecados, me abruman.
    Que, mis pecados, me paralizan.
    Que, mis pecados, hacen que me sienta.
    como alguien que traiciona
    a Aquel que es Dios bajado del cielo

    Que, mis pecados y mi vida vacía,
    me impiden amarte como mereces
    me condicionan seguirte como Tú exiges
    me imposibilitan servirte
    como, Tú Señor, requieres.

    Amén.
    profile
  • «Jesús, todo bondad, se ha dirigido al Confesor y le ha dicho: “Quiero que la fe te
    rodee por todas partes, como una barca rodeada por las aguas del mar, y al ser Yo
    mismo la fe, estando inundado por Mí que poseo todo y puedo dar y doy libremente
    a quien confía en Mí, sin que te preocupes tú de lo que venga y de cuándo y cómo
    harás, Yo mismo, conforme a tus necesidades, me ocuparé de socorrerte”.
    Luego ha añadido: “Si te entrenas en esta fe, como si nadaras en ella, para
    compensarte infundiré en tu corazón tres gozos espirituales: el primero es que
    comprenderás las cosas de Dios con claridad y al hacer las cosas santas te sentirás
    inundado de tanta alegría, de tanto gozo, que te sentirás como empapado, y esa es
    la unción de mi gracia. El segundo es un tedio de las cosas terrenas, y sentirás en tu
    corazón la alegría de las cosas celestiales. El tercero es un desapego total de todo y
    lo que antes te atraía te dará fastidio, como desde hace algún tiempo estoy
    infundiendo en tu corazón y tú ya lo estás experimentando; y por eso tu corazón se llenará de la alegría que gozan las almas despojadas, que tienen su corazón tan
    inundado de mi amor, que de las cosas que las rodean exteriormente no reciben
    ninguna sensación”» (25-06-1899)
    “Hija mía, quien se alimenta de fe adquiere vida divina, y adquiriendo vida divina
    destruye la humana, es decir, destruye en sí los gérmenes que produjo la culpa
    original y adquiere de nuevo la naturaleza perfecta como salió de mis manos,
    semejante a Mí, y llega a superar en valor a la misma naturaleza angélica”. (02-03-
    1902)
    profile
  • Los principales frutos y beneficios del Santo Sacrificio de la Misa. 5
    12. Es medio muy eficaz para conservar y recobrar la salud del cuerpo y los demás bienes temporales, cuando son provechosos para la gloria de Dios y para nuestra salvación.

    13. Y, en fin, se puede obtener más fácilmente lo que se pide a Dios, y recibir más gracias asistiendo a una sola Santa Misa bien oída, que con todas las más santas acciones que se pudieran realizar.

    San Juan Bautista de la Salle
    Instrucciones y oraciones para la Santa Misa,
    la confesión y la comunión 1,2,5-10
    profile
  • MISERICORDIA Y JUSTICIA. 00:00
    MISERICORDIA Y JUSTICIA. CATEQUESIS DEL PAPA FRANCISCO, Miércoles 3.02.16.
     
    www.youtube.com Ver mapa mas grande
  • Los principales frutos y beneficios del Santo Sacrificio de la Misa. 2
    2. Este sacrificio ofrece el medio de dar gracias a Dios por sus beneficios, de la forma más perfecta que pueda hacerse, al ofrecerle a su propio Hijo en acción de gracias.

    3. Nos permite obtener de la bondad de Dios nuevos beneficios.

    4. Este sacrificio libera a las almas que sufren en el purgatorio, o alivia sus sufrimientos, en la medida en que esas almas son aún deudoras a la justicia de Dios.

    San Juan Bautista de la Salle
    Instrucciones y oraciones para la Santa Misa,
    la confesión y la comunión 1,2,5-10
    profile
  • Digamos a nuestro Dios incesantemente Te amo, te amo, te amo
    photos
  • HABLA, SEÑOR…

    ¡Credo Domine!

    Creo que estás en lo más profundo de mi ser.
    Habla, Señor, que tu siervo escucha.
    Tu siervo escucha… Habla, Señor.

    Habla,
    di la palabra creadora,
    la que hace lo que dice,
    la que creó el mundo,
    la que se encarnó y lo salvó.
    Esa misma palabra que habita
    en el fondo de mi alma
    -tan silenciosa… porque yo no soy digno de oírla-
    pero que quiere hablarme.

    Quiero oírte, Señor,
    Palabra que fuiste desde el principio,
    por quien fueron hechas las cosas.

    Di esa palabra.
    Hazte sentir…, que tu siervo escucha.
    Quiere oírte. ¡Habla!

    Esa palabra llena de Espíritu
    que espira un amor personal,
    un amor que transforma el corazón,
    pues es infinito,
    y de corazones de piedra como el mío
    sabe hacer corazones de carne,
    corazones que arden
    como los de Ignacio, Javier, Teresa…

    El mundo de hoy necesita de esos corazones:
    necesita de amor.
    Habla, Señor.

    Pedro Arrupe Gondra, S.J.

    “Tened empeño en trabajar para gloria de Dios en bien de nuestros prójimos con celo y abnegación. Pero en que el público lo vea y le dé valor no tened ninguno; pues toda la recompensa que viene de los hombres la recibimos de manos de nuestro buen Dios, y ¿qué nos importan los hombres, si no hemos venido a servirlos a ellos sino a nuestro buen Padre celestial?.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • HABLA, SEÑOR…

    ¡Credo Domine!

    Creo que estás en lo más profundo de mi ser.
    Habla, Señor, que tu siervo escucha.
    Tu siervo escucha… Habla, Señor.

    Habla,
    di la palabra creadora,
    la que hace lo que dice,
    la que creó el mundo,
    la que se encarnó y lo salvó.
    Esa misma palabra que habita
    en el fondo de mi alma
    -tan silenciosa… porque yo no soy digno de oírla-
    pero que quiere hablarme.

    Quiero oírte, Señor,
    Palabra que fuiste desde el principio,
    por quien fueron hechas las cosas.

    Di esa palabra.
    Hazte sentir…, que tu siervo escucha.
    Quiere oírte. ¡Habla!

    Esa palabra llena de Espíritu
    que espira un amor personal,
    un amor que transforma el corazón,
    pues es infinito,
    y de corazones de piedra como el mío
    sabe hacer corazones de carne,
    corazones que arden
    como los de Ignacio, Javier, Teresa…

    El mundo de hoy necesita de esos corazones:
    necesita de amor.
    Habla, Señor.

    Pedro Arrupe Gondra, S.J.

    “Tened empeño en trabajar para gloria de Dios en bien de nuestros prójimos con celo y abnegación. Pero en que el público lo vea y le dé valor no tened ninguno; pues toda la recompensa que viene de los hombres la recibimos de manos de nuestro buen Dios, y ¿qué nos importan los hombres, si no hemos venido a servirlos a ellos sino a nuestro buen Padre celestial?.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • HABLA, SEÑOR…

    ¡Credo Domine!

    Creo que estás en lo más profundo de mi ser.
    Habla, Señor, que tu siervo escucha.
    Tu siervo escucha… Habla, Señor.

    Habla,
    di la palabra creadora,
    la que hace lo que dice,
    la que creó el mundo,
    la que se encarnó y lo salvó.
    Esa misma palabra que habita
    en el fondo de mi alma
    -tan silenciosa… porque yo no soy digno de oírla-
    pero que quiere hablarme.

    Quiero oírte, Señor,
    Palabra que fuiste desde el principio,
    por quien fueron hechas las cosas.

    Di esa palabra.
    Hazte sentir…, que tu siervo escucha.
    Quiere oírte. ¡Habla!

    Esa palabra llena de Espíritu
    que espira un amor personal,
    un amor que transforma el corazón,
    pues es infinito,
    y de corazones de piedra como el mío
    sabe hacer corazones de carne,
    corazones que arden
    como los de Ignacio, Javier, Teresa…

    El mundo de hoy necesita de esos corazones:
    necesita de amor.
    Habla, Señor.

    Pedro Arrupe Gondra, S.J.

    “Tened empeño en trabajar para gloria de Dios en bien de nuestros prójimos con celo y abnegación. Pero en que el público lo vea y le dé valor no tened ninguno; pues toda la recompensa que viene de los hombres la recibimos de manos de nuestro buen Dios, y ¿qué nos importan los hombres, si no hemos venido a servirlos a ellos sino a nuestro buen Padre celestial?.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • HABLA, SEÑOR…

    ¡Credo Domine!

    Creo que estás en lo más profundo de mi ser.
    Habla, Señor, que tu siervo escucha.
    Tu siervo escucha… Habla, Señor.

    Habla,
    di la palabra creadora,
    la que hace lo que dice,
    la que creó el mundo,
    la que se encarnó y lo salvó.
    Esa misma palabra que habita
    en el fondo de mi alma
    -tan silenciosa… porque yo no soy digno de oírla-
    pero que quiere hablarme.

    Quiero oírte, Señor,
    Palabra que fuiste desde el principio,
    por quien fueron hechas las cosas.

    Di esa palabra.
    Hazte sentir…, que tu siervo escucha.
    Quiere oírte. ¡Habla!

    Esa palabra llena de Espíritu
    que espira un amor personal,
    un amor que transforma el corazón,
    pues es infinito,
    y de corazones de piedra como el mío
    sabe hacer corazones de carne,
    corazones que arden
    como los de Ignacio, Javier, Teresa…

    El mundo de hoy necesita de esos corazones:
    necesita de amor.
    Habla, Señor.

    Pedro Arrupe Gondra, S.J.

    “Tened empeño en trabajar para gloria de Dios en bien de nuestros prójimos con celo y abnegación. Pero en que el público lo vea y le dé valor no tened ninguno; pues toda la recompensa que viene de los hombres la recibimos de manos de nuestro buen Dios, y ¿qué nos importan los hombres, si no hemos venido a servirlos a ellos sino a nuestro buen Padre celestial?.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • HABLA, SEÑOR…

    ¡Credo Domine!

    Creo que estás en lo más profundo de mi ser.
    Habla, Señor, que tu siervo escucha.
    Tu siervo escucha… Habla, Señor.

    Habla,
    di la palabra creadora,
    la que hace lo que dice,
    la que creó el mundo,
    la que se encarnó y lo salvó.
    Esa misma palabra que habita
    en el fondo de mi alma
    -tan silenciosa… porque yo no soy digno de oírla-
    pero que quiere hablarme.

    Quiero oírte, Señor,
    Palabra que fuiste desde el principio,
    por quien fueron hechas las cosas.

    Di esa palabra.
    Hazte sentir…, que tu siervo escucha.
    Quiere oírte. ¡Habla!

    Esa palabra llena de Espíritu
    que espira un amor personal,
    un amor que transforma el corazón,
    pues es infinito,
    y de corazones de piedra como el mío
    sabe hacer corazones de carne,
    corazones que arden
    como los de Ignacio, Javier, Teresa…

    El mundo de hoy necesita de esos corazones:
    necesita de amor.
    Habla, Señor.

    Pedro Arrupe Gondra, S.J.

    “Tened empeño en trabajar para gloria de Dios en bien de nuestros prójimos con celo y abnegación. Pero en que el público lo vea y le dé valor no tened ninguno; pues toda la recompensa que viene de los hombres la recibimos de manos de nuestro buen Dios, y ¿qué nos importan los hombres, si no hemos venido a servirlos a ellos sino a nuestro buen Padre celestial?.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • HABLA, SEÑOR…

    ¡Credo Domine!

    Creo que estás en lo más profundo de mi ser.
    Habla, Señor, que tu siervo escucha.
    Tu siervo escucha… Habla, Señor.

    Habla,
    di la palabra creadora,
    la que hace lo que dice,
    la que creó el mundo,
    la que se encarnó y lo salvó.
    Esa misma palabra que habita
    en el fondo de mi alma
    -tan silenciosa… porque yo no soy digno de oírla-
    pero que quiere hablarme.

    Quiero oírte, Señor,
    Palabra que fuiste desde el principio,
    por quien fueron hechas las cosas.

    Di esa palabra.
    Hazte sentir…, que tu siervo escucha.
    Quiere oírte. ¡Habla!

    Esa palabra llena de Espíritu
    que espira un amor personal,
    un amor que transforma el corazón,
    pues es infinito,
    y de corazones de piedra como el mío
    sabe hacer corazones de carne,
    corazones que arden
    como los de Ignacio, Javier, Teresa…

    El mundo de hoy necesita de esos corazones:
    necesita de amor.
    Habla, Señor.

    Pedro Arrupe Gondra, S.J.

    “Tened empeño en trabajar para gloria de Dios en bien de nuestros prójimos con celo y abnegación. Pero en que el público lo vea y le dé valor no tened ninguno; pues toda la recompensa que viene de los hombres la recibimos de manos de nuestro buen Dios, y ¿qué nos importan los hombres, si no hemos venido a servirlos a ellos sino a nuestro buen Padre celestial?.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • HABLA, SEÑOR…

    ¡Credo Domine!

    Creo que estás en lo más profundo de mi ser.
    Habla, Señor, que tu siervo escucha.
    Tu siervo escucha… Habla, Señor.

    Habla,
    di la palabra creadora,
    la que hace lo que dice,
    la que creó el mundo,
    la que se encarnó y lo salvó.
    Esa misma palabra que habita
    en el fondo de mi alma
    -tan silenciosa… porque yo no soy digno de oírla-
    pero que quiere hablarme.

    Quiero oírte, Señor,
    Palabra que fuiste desde el principio,
    por quien fueron hechas las cosas.

    Di esa palabra.
    Hazte sentir…, que tu siervo escucha.
    Quiere oírte. ¡Habla!

    Esa palabra llena de Espíritu
    que espira un amor personal,
    un amor que transforma el corazón,
    pues es infinito,
    y de corazones de piedra como el mío
    sabe hacer corazones de carne,
    corazones que arden
    como los de Ignacio, Javier, Teresa…

    El mundo de hoy necesita de esos corazones:
    necesita de amor.
    Habla, Señor.

    Pedro Arrupe Gondra, S.J.

    “Tened empeño en trabajar para gloria de Dios en bien de nuestros prójimos con celo y abnegación. Pero en que el público lo vea y le dé valor no tened ninguno; pues toda la recompensa que viene de los hombres la recibimos de manos de nuestro buen Dios, y ¿qué nos importan los hombres, si no hemos venido a servirlos a ellos sino a nuestro buen Padre celestial?.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • HABLA, SEÑOR…

    ¡Credo Domine!

    Creo que estás en lo más profundo de mi ser.
    Habla, Señor, que tu siervo escucha.
    Tu siervo escucha… Habla, Señor.

    Habla,
    di la palabra creadora,
    la que hace lo que dice,
    la que creó el mundo,
    la que se encarnó y lo salvó.
    Esa misma palabra que habita
    en el fondo de mi alma
    -tan silenciosa… porque yo no soy digno de oírla-
    pero que quiere hablarme.

    Quiero oírte, Señor,
    Palabra que fuiste desde el principio,
    por quien fueron hechas las cosas.

    Di esa palabra.
    Hazte sentir…, que tu siervo escucha.
    Quiere oírte. ¡Habla!

    Esa palabra llena de Espíritu
    que espira un amor personal,
    un amor que transforma el corazón,
    pues es infinito,
    y de corazones de piedra como el mío
    sabe hacer corazones de carne,
    corazones que arden
    como los de Ignacio, Javier, Teresa…

    El mundo de hoy necesita de esos corazones:
    necesita de amor.
    Habla, Señor.

    Pedro Arrupe Gondra, S.J.

    “Tened empeño en trabajar para gloria de Dios en bien de nuestros prójimos con celo y abnegación. Pero en que el público lo vea y le dé valor no tened ninguno; pues toda la recompensa que viene de los hombres la recibimos de manos de nuestro buen Dios, y ¿qué nos importan los hombres, si no hemos venido a servirlos a ellos sino a nuestro buen Padre celestial?.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • HABLA, SEÑOR…

    ¡Credo Domine!

    Creo que estás en lo más profundo de mi ser.
    Habla, Señor, que tu siervo escucha.
    Tu siervo escucha… Habla, Señor.

    Habla,
    di la palabra creadora,
    la que hace lo que dice,
    la que creó el mundo,
    la que se encarnó y lo salvó.
    Esa misma palabra que habita
    en el fondo de mi alma
    -tan silenciosa… porque yo no soy digno de oírla-
    pero que quiere hablarme.

    Quiero oírte, Señor,
    Palabra que fuiste desde el principio,
    por quien fueron hechas las cosas.

    Di esa palabra.
    Hazte sentir…, que tu siervo escucha.
    Quiere oírte. ¡Habla!

    Esa palabra llena de Espíritu
    que espira un amor personal,
    un amor que transforma el corazón,
    pues es infinito,
    y de corazones de piedra como el mío
    sabe hacer corazones de carne,
    corazones que arden
    como los de Ignacio, Javier, Teresa…

    El mundo de hoy necesita de esos corazones:
    necesita de amor.
    Habla, Señor.

    Pedro Arrupe Gondra, S.J.

    “Tened empeño en trabajar para gloria de Dios en bien de nuestros prójimos con celo y abnegación. Pero en que el público lo vea y le dé valor no tened ninguno; pues toda la recompensa que viene de los hombres la recibimos de manos de nuestro buen Dios, y ¿qué nos importan los hombres, si no hemos venido a servirlos a ellos sino a nuestro buen Padre celestial?.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • HABLA, SEÑOR…

    ¡Credo Domine!

    Creo que estás en lo más profundo de mi ser.
    Habla, Señor, que tu siervo escucha.
    Tu siervo escucha… Habla, Señor.

    Habla,
    di la palabra creadora,
    la que hace lo que dice,
    la que creó el mundo,
    la que se encarnó y lo salvó.
    Esa misma palabra que habita
    en el fondo de mi alma
    -tan silenciosa… porque yo no soy digno de oírla-
    pero que quiere hablarme.

    Quiero oírte, Señor,
    Palabra que fuiste desde el principio,
    por quien fueron hechas las cosas.

    Di esa palabra.
    Hazte sentir…, que tu siervo escucha.
    Quiere oírte. ¡Habla!

    Esa palabra llena de Espíritu
    que espira un amor personal,
    un amor que transforma el corazón,
    pues es infinito,
    y de corazones de piedra como el mío
    sabe hacer corazones de carne,
    corazones que arden
    como los de Ignacio, Javier, Teresa…

    El mundo de hoy necesita de esos corazones:
    necesita de amor.
    Habla, Señor.

    Pedro Arrupe Gondra, S.J.

    “Tened empeño en trabajar para gloria de Dios en bien de nuestros prójimos con celo y abnegación. Pero en que el público lo vea y le dé valor no tened ninguno; pues toda la recompensa que viene de los hombres la recibimos de manos de nuestro buen Dios, y ¿qué nos importan los hombres, si no hemos venido a servirlos a ellos sino a nuestro buen Padre celestial?.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • HABLA, SEÑOR…

    ¡Credo Domine!

    Creo que estás en lo más profundo de mi ser.
    Habla, Señor, que tu siervo escucha.
    Tu siervo escucha… Habla, Señor.

    Habla,
    di la palabra creadora,
    la que hace lo que dice,
    la que creó el mundo,
    la que se encarnó y lo salvó.
    Esa misma palabra que habita
    en el fondo de mi alma
    -tan silenciosa… porque yo no soy digno de oírla-
    pero que quiere hablarme.

    Quiero oírte, Señor,
    Palabra que fuiste desde el principio,
    por quien fueron hechas las cosas.

    Di esa palabra.
    Hazte sentir…, que tu siervo escucha.
    Quiere oírte. ¡Habla!

    Esa palabra llena de Espíritu
    que espira un amor personal,
    un amor que transforma el corazón,
    pues es infinito,
    y de corazones de piedra como el mío
    sabe hacer corazones de carne,
    corazones que arden
    como los de Ignacio, Javier, Teresa…

    El mundo de hoy necesita de esos corazones:
    necesita de amor.
    Habla, Señor.

    Pedro Arrupe Gondra, S.J.

    “Tened empeño en trabajar para gloria de Dios en bien de nuestros prójimos con celo y abnegación. Pero en que el público lo vea y le dé valor no tened ninguno; pues toda la recompensa que viene de los hombres la recibimos de manos de nuestro buen Dios, y ¿qué nos importan los hombres, si no hemos venido a servirlos a ellos sino a nuestro buen Padre celestial?.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • HABLA, SEÑOR…

    ¡Credo Domine!

    Creo que estás en lo más profundo de mi ser.
    Habla, Señor, que tu siervo escucha.
    Tu siervo escucha… Habla, Señor.

    Habla,
    di la palabra creadora,
    la que hace lo que dice,
    la que creó el mundo,
    la que se encarnó y lo salvó.
    Esa misma palabra que habita
    en el fondo de mi alma
    -tan silenciosa… porque yo no soy digno de oírla-
    pero que quiere hablarme.

    Quiero oírte, Señor,
    Palabra que fuiste desde el principio,
    por quien fueron hechas las cosas.

    Di esa palabra.
    Hazte sentir…, que tu siervo escucha.
    Quiere oírte. ¡Habla!

    Esa palabra llena de Espíritu
    que espira un amor personal,
    un amor que transforma el corazón,
    pues es infinito,
    y de corazones de piedra como el mío
    sabe hacer corazones de carne,
    corazones que arden
    como los de Ignacio, Javier, Teresa…

    El mundo de hoy necesita de esos corazones:
    necesita de amor.
    Habla, Señor.

    Pedro Arrupe Gondra, S.J.

    “Tened empeño en trabajar para gloria de Dios en bien de nuestros prójimos con celo y abnegación. Pero en que el público lo vea y le dé valor no tened ninguno; pues toda la recompensa que viene de los hombres la recibimos de manos de nuestro buen Dios, y ¿qué nos importan los hombres, si no hemos venido a servirlos a ellos sino a nuestro buen Padre celestial?.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • HABLA, SEÑOR…

    ¡Credo Domine!

    Creo que estás en lo más profundo de mi ser.
    Habla, Señor, que tu siervo escucha.
    Tu siervo escucha… Habla, Señor.

    Habla,
    di la palabra creadora,
    la que hace lo que dice,
    la que creó el mundo,
    la que se encarnó y lo salvó.
    Esa misma palabra que habita
    en el fondo de mi alma
    -tan silenciosa… porque yo no soy digno de oírla-
    pero que quiere hablarme.

    Quiero oírte, Señor,
    Palabra que fuiste desde el principio,
    por quien fueron hechas las cosas.

    Di esa palabra.
    Hazte sentir…, que tu siervo escucha.
    Quiere oírte. ¡Habla!

    Esa palabra llena de Espíritu
    que espira un amor personal,
    un amor que transforma el corazón,
    pues es infinito,
    y de corazones de piedra como el mío
    sabe hacer corazones de carne,
    corazones que arden
    como los de Ignacio, Javier, Teresa…

    El mundo de hoy necesita de esos corazones:
    necesita de amor.
    Habla, Señor.

    Pedro Arrupe Gondra, S.J.

    “Tened empeño en trabajar para gloria de Dios en bien de nuestros prójimos con celo y abnegación. Pero en que el público lo vea y le dé valor no tened ninguno; pues toda la recompensa que viene de los hombres la recibimos de manos de nuestro buen Dios, y ¿qué nos importan los hombres, si no hemos venido a servirlos a ellos sino a nuestro buen Padre celestial?.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • HABLA, SEÑOR…

    ¡Credo Domine!

    Creo que estás en lo más profundo de mi ser.
    Habla, Señor, que tu siervo escucha.
    Tu siervo escucha… Habla, Señor.

    Habla,
    di la palabra creadora,
    la que hace lo que dice,
    la que creó el mundo,
    la que se encarnó y lo salvó.
    Esa misma palabra que habita
    en el fondo de mi alma
    -tan silenciosa… porque yo no soy digno de oírla-
    pero que quiere hablarme.

    Quiero oírte, Señor,
    Palabra que fuiste desde el principio,
    por quien fueron hechas las cosas.

    Di esa palabra.
    Hazte sentir…, que tu siervo escucha.
    Quiere oírte. ¡Habla!

    Esa palabra llena de Espíritu
    que espira un amor personal,
    un amor que transforma el corazón,
    pues es infinito,
    y de corazones de piedra como el mío
    sabe hacer corazones de carne,
    corazones que arden
    como los de Ignacio, Javier, Teresa…

    El mundo de hoy necesita de esos corazones:
    necesita de amor.
    Habla, Señor.

    Pedro Arrupe Gondra, S.J.

    “Tened empeño en trabajar para gloria de Dios en bien de nuestros prójimos con celo y abnegación. Pero en que el público lo vea y le dé valor no tened ninguno; pues toda la recompensa que viene de los hombres la recibimos de manos de nuestro buen Dios, y ¿qué nos importan los hombres, si no hemos venido a servirlos a ellos sino a nuestro buen Padre celestial?.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • HABLA, SEÑOR…

    ¡Credo Domine!

    Creo que estás en lo más profundo de mi ser.
    Habla, Señor, que tu siervo escucha.
    Tu siervo escucha… Habla, Señor.

    Habla,
    di la palabra creadora,
    la que hace lo que dice,
    la que creó el mundo,
    la que se encarnó y lo salvó.
    Esa misma palabra que habita
    en el fondo de mi alma
    -tan silenciosa… porque yo no soy digno de oírla-
    pero que quiere hablarme.

    Quiero oírte, Señor,
    Palabra que fuiste desde el principio,
    por quien fueron hechas las cosas.

    Di esa palabra.
    Hazte sentir…, que tu siervo escucha.
    Quiere oírte. ¡Habla!

    Esa palabra llena de Espíritu
    que espira un amor personal,
    un amor que transforma el corazón,
    pues es infinito,
    y de corazones de piedra como el mío
    sabe hacer corazones de carne,
    corazones que arden
    como los de Ignacio, Javier, Teresa…

    El mundo de hoy necesita de esos corazones:
    necesita de amor.
    Habla, Señor.

    Pedro Arrupe Gondra, S.J.

    “Tened empeño en trabajar para gloria de Dios en bien de nuestros prójimos con celo y abnegación. Pero en que el público lo vea y le dé valor no tened ninguno; pues toda la recompensa que viene de los hombres la recibimos de manos de nuestro buen Dios, y ¿qué nos importan los hombres, si no hemos venido a servirlos a ellos sino a nuestro buen Padre celestial?.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • HABLA, SEÑOR…

    ¡Credo Domine!

    Creo que estás en lo más profundo de mi ser.
    Habla, Señor, que tu siervo escucha.
    Tu siervo escucha… Habla, Señor.

    Habla,
    di la palabra creadora,
    la que hace lo que dice,
    la que creó el mundo,
    la que se encarnó y lo salvó.
    Esa misma palabra que habita
    en el fondo de mi alma
    -tan silenciosa… porque yo no soy digno de oírla-
    pero que quiere hablarme.

    Quiero oírte, Señor,
    Palabra que fuiste desde el principio,
    por quien fueron hechas las cosas.

    Di esa palabra.
    Hazte sentir…, que tu siervo escucha.
    Quiere oírte. ¡Habla!

    Esa palabra llena de Espíritu
    que espira un amor personal,
    un amor que transforma el corazón,
    pues es infinito,
    y de corazones de piedra como el mío
    sabe hacer corazones de carne,
    corazones que arden
    como los de Ignacio, Javier, Teresa…

    El mundo de hoy necesita de esos corazones:
    necesita de amor.
    Habla, Señor.

    Pedro Arrupe Gondra, S.J.

    “Tened empeño en trabajar para gloria de Dios en bien de nuestros prójimos con celo y abnegación. Pero en que el público lo vea y le dé valor no tened ninguno; pues toda la recompensa que viene de los hombres la recibimos de manos de nuestro buen Dios, y ¿qué nos importan los hombres, si no hemos venido a servirlos a ellos sino a nuestro buen Padre celestial?.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • HABLA, SEÑOR…

    ¡Credo Domine!

    Creo que estás en lo más profundo de mi ser.
    Habla, Señor, que tu siervo escucha.
    Tu siervo escucha… Habla, Señor.

    Habla,
    di la palabra creadora,
    la que hace lo que dice,
    la que creó el mundo,
    la que se encarnó y lo salvó.
    Esa misma palabra que habita
    en el fondo de mi alma
    -tan silenciosa… porque yo no soy digno de oírla-
    pero que quiere hablarme.

    Quiero oírte, Señor,
    Palabra que fuiste desde el principio,
    por quien fueron hechas las cosas.

    Di esa palabra.
    Hazte sentir…, que tu siervo escucha.
    Quiere oírte. ¡Habla!

    Esa palabra llena de Espíritu
    que espira un amor personal,
    un amor que transforma el corazón,
    pues es infinito,
    y de corazones de piedra como el mío
    sabe hacer corazones de carne,
    corazones que arden
    como los de Ignacio, Javier, Teresa…

    El mundo de hoy necesita de esos corazones:
    necesita de amor.
    Habla, Señor.

    Pedro Arrupe Gondra, S.J.

    “Tened empeño en trabajar para gloria de Dios en bien de nuestros prójimos con celo y abnegación. Pero en que el público lo vea y le dé valor no tened ninguno; pues toda la recompensa que viene de los hombres la recibimos de manos de nuestro buen Dios, y ¿qué nos importan los hombres, si no hemos venido a servirlos a ellos sino a nuestro buen Padre celestial?.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • HABLA, SEÑOR…

    ¡Credo Domine!

    Creo que estás en lo más profundo de mi ser.
    Habla, Señor, que tu siervo escucha.
    Tu siervo escucha… Habla, Señor.

    Habla,
    di la palabra creadora,
    la que hace lo que dice,
    la que creó el mundo,
    la que se encarnó y lo salvó.
    Esa misma palabra que habita
    en el fondo de mi alma
    -tan silenciosa… porque yo no soy digno de oírla-
    pero que quiere hablarme.

    Quiero oírte, Señor,
    Palabra que fuiste desde el principio,
    por quien fueron hechas las cosas.

    Di esa palabra.
    Hazte sentir…, que tu siervo escucha.
    Quiere oírte. ¡Habla!

    Esa palabra llena de Espíritu
    que espira un amor personal,
    un amor que transforma el corazón,
    pues es infinito,
    y de corazones de piedra como el mío
    sabe hacer corazones de carne,
    corazones que arden
    como los de Ignacio, Javier, Teresa…

    El mundo de hoy necesita de esos corazones:
    necesita de amor.
    Habla, Señor.

    Pedro Arrupe Gondra, S.J.

    “Tened empeño en trabajar para gloria de Dios en bien de nuestros prójimos con celo y abnegación. Pero en que el público lo vea y le dé valor no tened ninguno; pues toda la recompensa que viene de los hombres la recibimos de manos de nuestro buen Dios, y ¿qué nos importan los hombres, si no hemos venido a servirlos a ellos sino a nuestro buen Padre celestial?.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • HABLA, SEÑOR…

    ¡Credo Domine!

    Creo que estás en lo más profundo de mi ser.
    Habla, Señor, que tu siervo escucha.
    Tu siervo escucha… Habla, Señor.

    Habla,
    di la palabra creadora,
    la que hace lo que dice,
    la que creó el mundo,
    la que se encarnó y lo salvó.
    Esa misma palabra que habita
    en el fondo de mi alma
    -tan silenciosa… porque yo no soy digno de oírla-
    pero que quiere hablarme.

    Quiero oírte, Señor,
    Palabra que fuiste desde el principio,
    por quien fueron hechas las cosas.

    Di esa palabra.
    Hazte sentir…, que tu siervo escucha.
    Quiere oírte. ¡Habla!

    Esa palabra llena de Espíritu
    que espira un amor personal,
    un amor que transforma el corazón,
    pues es infinito,
    y de corazones de piedra como el mío
    sabe hacer corazones de carne,
    corazones que arden
    como los de Ignacio, Javier, Teresa…

    El mundo de hoy necesita de esos corazones:
    necesita de amor.
    Habla, Señor.

    Pedro Arrupe Gondra, S.J.

    “Tened empeño en trabajar para gloria de Dios en bien de nuestros prójimos con celo y abnegación. Pero en que el público lo vea y le dé valor no tened ninguno; pues toda la recompensa que viene de los hombres la recibimos de manos de nuestro buen Dios, y ¿qué nos importan los hombres, si no hemos venido a servirlos a ellos sino a nuestro buen Padre celestial?.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • HABLA, SEÑOR…

    ¡Credo Domine!

    Creo que estás en lo más profundo de mi ser.
    Habla, Señor, que tu siervo escucha.
    Tu siervo escucha… Habla, Señor.

    Habla,
    di la palabra creadora,
    la que hace lo que dice,
    la que creó el mundo,
    la que se encarnó y lo salvó.
    Esa misma palabra que habita
    en el fondo de mi alma
    -tan silenciosa… porque yo no soy digno de oírla-
    pero que quiere hablarme.

    Quiero oírte, Señor,
    Palabra que fuiste desde el principio,
    por quien fueron hechas las cosas.

    Di esa palabra.
    Hazte sentir…, que tu siervo escucha.
    Quiere oírte. ¡Habla!

    Esa palabra llena de Espíritu
    que espira un amor personal,
    un amor que transforma el corazón,
    pues es infinito,
    y de corazones de piedra como el mío
    sabe hacer corazones de carne,
    corazones que arden
    como los de Ignacio, Javier, Teresa…

    El mundo de hoy necesita de esos corazones:
    necesita de amor.
    Habla, Señor.

    Pedro Arrupe Gondra, S.J.

    “Tened empeño en trabajar para gloria de Dios en bien de nuestros prójimos con celo y abnegación. Pero en que el público lo vea y le dé valor no tened ninguno; pues toda la recompensa que viene de los hombres la recibimos de manos de nuestro buen Dios, y ¿qué nos importan los hombres, si no hemos venido a servirlos a ellos sino a nuestro buen Padre celestial?.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • HABLA, SEÑOR…

    ¡Credo Domine!

    Creo que estás en lo más profundo de mi ser.
    Habla, Señor, que tu siervo escucha.
    Tu siervo escucha… Habla, Señor.

    Habla,
    di la palabra creadora,
    la que hace lo que dice,
    la que creó el mundo,
    la que se encarnó y lo salvó.
    Esa misma palabra que habita
    en el fondo de mi alma
    -tan silenciosa… porque yo no soy digno de oírla-
    pero que quiere hablarme.

    Quiero oírte, Señor,
    Palabra que fuiste desde el principio,
    por quien fueron hechas las cosas.

    Di esa palabra.
    Hazte sentir…, que tu siervo escucha.
    Quiere oírte. ¡Habla!

    Esa palabra llena de Espíritu
    que espira un amor personal,
    un amor que transforma el corazón,
    pues es infinito,
    y de corazones de piedra como el mío
    sabe hacer corazones de carne,
    corazones que arden
    como los de Ignacio, Javier, Teresa…

    El mundo de hoy necesita de esos corazones:
    necesita de amor.
    Habla, Señor.

    Pedro Arrupe Gondra, S.J.

    “Tened empeño en trabajar para gloria de Dios en bien de nuestros prójimos con celo y abnegación. Pero en que el público lo vea y le dé valor no tened ninguno; pues toda la recompensa que viene de los hombres la recibimos de manos de nuestro buen Dios, y ¿qué nos importan los hombres, si no hemos venido a servirlos a ellos sino a nuestro buen Padre celestial?.

    Santa Ángela de la Cruz.
    groups.wall
  • HABLA, SEÑOR…

    ¡Credo Domine!

    Creo que estás en lo más profundo de mi ser.
    Habla, Señor, que tu siervo escucha.
    Tu siervo escucha… Habla, Señor.

    Habla,
    di la palabra creadora,
    la que hace lo que dice,
    la que creó el mundo,
    la que se encarnó y lo salvó.
    Esa misma palabra que habita
    en el fondo de mi alma
    -tan silenciosa… porque yo no soy digno de oírla-
    pero que quiere hablarme.

    Quiero oírte, Señor,
    Palabra que fuiste desde el principio,
    por quien fueron hechas las cosas.

    Di esa palabra.
    Hazte sentir…, que tu siervo escucha.
    Quiere oírte. ¡Habla!

    Esa palabra llena de Espíritu
    que espira un amor personal,
    un amor que transforma el corazón,
    pues es infinito,
    y de corazones de piedra como el mío
    sabe hacer corazones de carne,
    corazones que arden
    como los de Ignacio, Javier, Teresa…

    El mundo de hoy necesita de esos corazones:
    necesita de amor.
    Habla, Señor.

    Pedro Arrupe Gondra, S.J.

    “Tened empeño en trabajar para gloria de Dios en bien de nuestros prójimos con celo y abnegación. Pero en que el público lo vea y le dé valor no tened ninguno; pues toda la recompensa que viene de los hombres la recibimos de manos de nuestro buen Dios, y ¿qué nos importan los hombres, si no hemos venido a servirlos a ellos sino a nuestro buen Padre celestial?.

    Santa Ángela de la Cruz.
    profile
  •  La Fe, según enseña el Señor en los Escritos de Luisa Piccarreta
    «…Jesús me ha dicho estas precisas palabras: “La Fe es Dios”. Estas dos
    palabras contenían una luz inmensa, que es imposible explicar; pero como pueda las
    digo. En la palabra “fe” comprendía que la fe es Dios mismo. Como el alimento
    material da vida al cuerpo para que no muera, así la fe da la vida al alma; sin la fe
    el alma está muerta. La fe vivifica, la fe santifica, la fe espiritualiza al hombre y le
    hace que tenga la mirada dirigida a un Ser Supremo, de tal modo que nada conoce
    de las cosas de acá abajo, y si las conoce, las conoce en Dios» (28-02-1899).
    «Jesús, todo bondad, se ha dirigido al Confesor y le ha dicho: “Quiero que la fe te
    rodee por todas partes, como una barca rodeada por las aguas del mar, y al ser Yo
    mismo la fe, estando inundado por Mí que poseo todo y puedo dar y doy libremente
    a quien confía en Mí, sin que te preocupes tú de lo que venga y de cuándo y cómo
    harás, Yo mismo, conforme a tus necesidades, me ocuparé de socorrerte”.
    Luego ha añadido: “Si te entrenas en esta fe, como si nadaras en ella, para
    compensarte infundiré en tu corazón tres gozos espirituales: el primero es que
    comprenderás las cosas de Dios con claridad y al hacer las cosas santas te sentirás
    inundado de tanta alegría, de tanto gozo, que te sentirás como empapado, y esa es
    la unción de mi gracia. El segundo es un tedio de las cosas terrenas, y sentirás en tu
    corazón la alegría de las cosas celestiales. El tercero es un desapego total de todo y
    lo que antes te atraía te dará fastidio, como desde hace algún tiempo estoy
    infundiendo en tu corazón y tú ya lo estás experimentando; y por eso tu corazón sellenará de la alegría que gozan las almas despojadas, que tienen su corazón tan
    inundado de mi amor, que de las cosas que las rodean exteriormente no reciben
    ninguna sensación”» (25-06-1899)
    “Hija mía, quien se alimenta de fe adquiere vida divina, y adquiriendo vida divina
    destruye la humana, es decir, destruye en sí los gérmenes que produjo la culpa
    original y adquiere de nuevo la naturaleza perfecta como salió de mis manos,
    semejante a Mí, y llega a superar en valor a la misma naturaleza angélica”. (02-03-
    1902)
    “Hija mía, todas las cosas tienen su origen en la fe. El que es fuerte en la fe es
    fuerte en el sufrir. La fe hace encontrar a Dios en todo lugar, lo descubre en cada
    acción, hace tocarlo en cada movimiento, y cada nueva ocasión que se presenta es
    una nueva revelación divina que recibe la criatura. Por eso, sé fuerte en la fe, que
    si eres fuerte en ella, en todos los estados y situaciones la fe te suministrará la
    fortaleza y te hará que estés siempre unida a Dios.” (20-03-1904)
    “Hija, la fe te hace conocer a Dios, pero la confianza
    hace que lo encuentres, así que la fe sin la confianza
    es fe esteril. Y a pesar de que la fe posee inmensas
    riquezas para que el alma se pueda enriquecer, si le falta
    la confianza se queda siempre pobre y desprovista de
    todo”. (29-07-1904)
    profile
  • La Carne de Dios es manjar para mí y la Sangre de Dios es bebida para mí.
    Soy recibido al honor de la mesa celestial; para mis manjares no hace falta la lluvia, no se rotura la tierra, no dan fruto los árboles; para mi bebida no hay que buscar ríos ni fuentes. Cristo es para mí comida, Cristo para mí bebida: la Carne de Dios es manjar para mí y la Sangre de Dios es bebida para mí...

    San Ambrosio, Doctor de la Iglesia
    Sermón 18 n.26

    La Carne de Dios es manjar para mí y la Sangre de Dios es bebida para mí.
    Soy recibido al honor de la mesa celestial; para mis manjares no hace falta la lluvia, no se rotura la tierra, no dan fruto los árboles; para mi bebida no hay que buscar ríos ni fuentes. Cristo es para mí comida, Cristo para mí bebida: la Carne de Dios es manjar para mí y la Sangre de Dios es bebida para mí...

    San Ambrosio, Doctor de la Iglesia
    Sermón 18 n.26
    profile
  • Los principales frutos y beneficios del Santo Sacrificio de la Misa. 1
    Los principales frutos y beneficios de este sacrificio están expresados en varios pasajes del canon de la Santa Misa, y son los siguientes:

    1. El sacrificio de la Santa Misa honra a Dios con el máximo honor que Él pueda recibir, porque es su propio Hijo quien le tributa este honor al aniquilarse y al destruirse, en la medida que puede, para gloria de Dios. Y quienes asisten a la Santa Misa y tienen la dicha de participar en ella, también honran a Dios del modo más sublime que puedan hacerlo, mediante la unión que en ella tienen con Jesucristo.

    San Juan Bautista de la Salle
    Instrucciones y oraciones para la Santa Misa,
    la confesión y la comunión 1,2,5-10
    profile
  • Orar con el Evangelio 31 01 2016 https://www.youtube.com/watch?v=IKuVEQznlyk
    profile
  • plan para trasladar reliquias del Padre Pío a Roma https://www.youtube.com/watch?v=-ytRI0YQ13E #NOTICIASCATOLICAS
    profile
  • Papa a Doctrina de la Fe https://www.youtube.com/watch?v=dPVknDQCZjo #NOTICIASCATOLICAS
    profile
  • #NOTICIASCATOLICAS Jesucristo Superstar triunfa en Roma https://www.youtube.com/watch?v=sJdzJc24r6U
    profile
  • Dios no es indiferente al sufrimiento SSFrancisco https://www.youtube.com/watch?v=UyMZzbEX10I #NOTICIASCATOLICAS
    profile
  • Papa cruza la puerta santa de San Pablo Extramuros con un ortodoxo y un anglicano https://www.youtube.com/watch?v=f1-R7vEgF0c #NOTICIASCATOLICAS
    profile
  • https://www.youtube.com/watch?v=f1-R7vEgF0c Papa cruza la puerta santa de San Pablo Extramuros con un ortodoxo y un anglicano #NOTICIASCATOLICAS
    profile
  • Breve historia del Papamóvil https://www.youtube.com/watch?v=FReP_bah_iU #NOTICIASCATOLICAS
    profile
  • universidad pública y católica en Inglaterra que triunfa desde 1850 https://www.youtube.com/watch?v=14FFrZLjdKE #NOTICIASCATOLICAS
    profile
  • nueva película trata la vida de Jesús desde que tenía 7 años https://www.youtube.com/watch?v=pcxg6p4uRs4 #NOTICIASCATOLICAS
    profile
  • Papa firma el decreto que reconoce la santidad del Cura Brochero https://www.youtube.com/watch?v=whsqWVMsgLs #NOTICIASCATOLICAS
    profile
  • SSFrancisco bendice 2 corderos por la fiesta de Santa Inés #NOTICIASCATOLICAS https://www.youtube.com/watch?v=q7oiVueINdU
    profile
  • Fiat 500L que usó el Papa en Estados Unidos sale a subasta https://www.youtube.com/watch?v=C4aHSxPzLpw #NOTICIASCATOLICAS
    profile