blog


 

¡¡¡ REGISTRESE !!!

 

 

Somostuiglesia.org es la primera, única y exclusiva red social que pretende unir a todas las personas del universo católico. Podemos hacer amigos de todo el mundo, compartir información, subir vídeos y fotos preferidas, oraciones, eventos, grupos, peregrinaciones, compartir vivencias, disfrutar experiencias… también podemos chatear, crear foros y debates. Aquí encontraras noticias, radio y televisión católica. Únete a la mayor comunidad, donde encontraras personas que verdaderamente aman el mundo católico.

 


Actividades recientes

  • friends GABRIELA GALANTTI y Marcelo López ahora son amigos
  • friends marta guillen y Marcelo López ahora son amigos
  • friends José Cuadros y Marcelo López ahora son amigos
  • friends Maritza Manrique y Marcelo López ahora son amigos
  • Vol.2. Octubre 14, 1899. Libro de cielo
    "En el momento en el que el alma peca se sale del reino de la Esperanza, ya que pecado y Esperanza no pueden estar juntos. Cualquier razón acepta que cada uno está obligado a respetar, conservar y cultivar lo que es suyo; ¿quién es aquel hombre que va a sus terrenos y quema lo que posee? ¿Quién es quien no tiene celosamente custodiadas sus pertenencias? Creo que ninguno. Ahora, el alma que vive en la Esperanza, con el pecado ofende a la misma Esperanza y si estuviese en su poder quemaría todos los bienes que posee La Esperanza, y entonces se encontraría en la desventura de aquella tal que, abandonando sus bienes va a vivir a tierras extrañas. Así el alma, con el pecado, alejándose de esta madre pacífica, de la Esperanza tan tierna y piadosa que llega a alimentarla con sus mismas carnes, como es Jesús en el sacramento, objeto primario de nuestra esperanza, se va a vivir en medio de gente Bárbara como son los demonios, que negándole hasta el más mínimo consuelo no la alimentarán de otra cosa más que de veneno, que es el pecado. No obstante, ¿esta madre piadosa qué hace? ¿Mientras el alma se aleja de ella se quedará indiferente? ¡Ah no! llora, reza, la llama con las voces más tiernas, más conmovedoras, va junto a ella y sólo se contenta cuando la regresa a su reino."
    Mi dulce Jesús continua diciéndome: "La naturaleza de la Esperanza es paz, y lo que ella es por naturaleza, el alma que vive en el seno de esta madre pacífica lo consigue por gracia."
    Y en el momento mismo en que Jesús bendito dice estas palabras, con una luz intelectual me hace ver bajo la semejanza de una madre lo que ha hecho esta Esperanza por el hombre. ¡Oh, qué escena tan conmovedora y ternísima, que si todos la pudiesen ver llorarían de pena hasta los corazones más duros y todos se aficionarían, la querrían tanto, que resultaría imposible separarse por un solo momento de sus rodillas maternas. Y ahora trataré de decir lo que comprendo y puedo:
    El hombre vivía encadenado, esclavo del demonio, condenado a la muerte eterna, sin esperanza de poder resurgir a la vida eterna; todo estaba perdido y su suerte estaba en ruinas. Esta madre vivía en el empíreo, unida con el Padre y El Espíritu Santo, bienaventurada, feliz con Ellos; pero parecía que no estuviera contenta, quería a sus hijos, a sus amadas imágenes en torno a ella, la obra más bella salida de sus manos.
    profile
  • ¡Oh maravilla de la Eucaristía!
    ¡Oh maravilla de la Eucaristía! Jesús por su estado sacramental rinde homenaje a su Padre de manera tan nueva y sublime que nunca jamás recibió otro igual de criatura alguna, ni aun pudo hasta cierto punto recibirlo tan grande del mismo redentor aquí en la tierra.

    San Pedro Julián Eymard
    La Eucaristía y la gloria de Dios
    profile
  • friends Miguel Aedo y Ana Maria Urrutia ahora son amigos
  • Vol. 2. Octubre 14, 1899. Libro de cielo
    "Hija mía, no te turbes, la Esperanza es paz, y así como Yo en el momento mismo de hacer justicia estoy en la más perfecta paz, así tú, sumergiéndote en la Esperanza estate en paz. El alma que está en La Esperanza, al quererse afligir, turbar, desconfiar, incurriría en la desventura de aquella que, mientras posee millones y millones de monedas y es reina de varios reinos, va imaginando y dando lamentos diciendo: "¿De qué voy a vivir? ¿Cómo me vestiré? ¡Ay, me muero por el hambre! ¡Soy muy infeliz! ¡Me reduciré a la más estrecha miseria y terminaré con perecer!" Y al decir esto llora, suspira y pasa sus días triste,escuálida, inmersa en la más grande tristeza. Y esto no es todo, lo que es peor es que si ve sus tesoros, si camina por sus propiedades, en vez de alegrarse se aflige más, pensando en su fin próximo y viendo el alimento no lo quiere tocar para sostenerse, y si alguno quiere persuadirla haciéndole tocar con la mano sus riquezas, mostrándoselas y diciéndole que no puede ser que se reduzca a la más estrecha miseria, ella no se convence, queda aturdida y llora todavía más su triste suerte. Ahora, ¿qué diría la gente de ella? Que está loca, que se ve que no tiene razón, que ha perdido el cerebro; la razón está clara, no puede ser de otra manera. No obstante puede darse el que esta tal pueda caer en la desventura que se imagina, ¿pero de qué modo? Saliendo de sus reinos, abandonando todas sus riquezas y yendo a tierras extranjeras, en medio de gente bárbara donde nadie se digne darle ni una migaja de pan. Y he aquí que su fantasía se ha hecho realidad; lo que era falso ahora es verdad, ¿pero quién ha sido la causa? ¿A quién se culparía de un cambio de estado tan triste? A su pérfida y obstinada voluntad. Precisamente Así es un alma que se encuentra en posesión de la Esperanza, el quererse turbar, desanimar, es ya la más grande locura."
    profile
  • Hostia propiciatoria para reparar la gloria de Dios.
    ¿No veis a Jesús sobre el altar... en el sagrario? Está allí... Y ¿qué hace?

    Adora a su Padre, le da gracias, intercede por los hombres, se ofrece a Él como víctima, como hostia propiciatoria para reparar la gloria de Dios, que sufre menoscabo continuamente. Allí está sobre su místico calvario repitiendo aquellas sublimes palabras: "¡Padre, perdónalos...; te ofrezco por ellos mil sangre..., mis llagas...!"

    San Pedro Julián Eymard
    La Eucaristía y la gloria de Dios
    profile
  • La gloria de Dios.
    La gloria de Dios: eso es lo que Jesucristo procuró mientras vivió en la tierra, y eso es lo que, en el augusto Sacramento, constituye el fin principal de todos sus deseos. Puede decirse que Jesucristo tomó el estado sacramental para seguir honrando y glorificando a su Padre...

    San Pedro Julián Eymard
    La Eucaristía y la gloria de Dios
    profile
  • Beata Teresa de Calcuta (1910-1997), fundadora de las Hermanas Misioneras de la Caridad
    No hay amor más grande

    Dar buenos frutos

    Si alguien siente que Dios le pide comprometerse en la reforma la sociedad, eso es una cuestión entre él y Dios. Todos debemos servir a Dios allí donde nos sintamos llamados. Personalmente me siento llamada a servir a los individuos, a amar a cada ser humano. Nunca pienso en términos de masas o de grupos, sino siempre en las personas. Si pensara en las multitudes, no empezaría nunca nada; es la persona la que cuenta para mí; creo en los encuentros cara a cara.

    Nuestros actos transparentan la plenitud de nuestro corazón: según es mi comportamiento con este leproso, según es mi comportamiento con este agonizante, según me comporto con este SDF. A veces es más difícil trabajar con los vagabundos que con los moribundos de nuestros hospicios, porque estos últimos están apaciguados ante la expectativa de que pronto se encontrarán con Dios. Podemos acercarnos al enfermo, al leproso y estar convencidos que tocamos al cuerpo de Cristo. Pero cuando se trata de un borracho que chilla, es más difícil pensar que estamos delante de Jesús escondido en él. ¡Cuán puras y amorosas deben estar nuestras manos para hacer llegar a estos seres la compasión!

    Ver a Jesús en la persona espiritualmente más pobre requiere un corazón puro. Cuanto más desfigurada esté la imagen de Dios en una persona, tanto más grandes deben ser la fe y la veneración en nuestra búsqueda del rostro de Jesús y nuestro ministerio de amor cerca de él... Hagámoslo con un sentimiento de profundo reconocimiento y piedad. Según el carácter repugnante del trabajo a realizar, será la medida del amor y el gozo de servir.
    profile
  • LA MISERICORDIA PURIFICA EL CORAZÓN. 00:00
    LA MISERICORDIA PURIFICA EL CORAZÓN. Catequesis del Papa: Miércoles 22/06/2016.
     
    www.youtube.com Ver mapa mas grande
  • Vol. 2. (82) Octubre 14, 1899. Libro de cielo
    Hija mía, tú tienes razón en que quedaré golpeado en mis mismos miembros, tanto que al oírte hablar todas mis entrañas me las siento conmovidas y mover a misericordia, y el corazón me lo siento destrozar de ternura. Pero créeme a Mí que son necesarios los castigos, y si tú no quieres verme golpeado ahora un poco, me verás golpeado después más terriblemente, porque más me ofenderán, ¿y esto no te disgustaría más? Por eso confórmate conmigo, de otra manera me obligarás, para no verte disgustada, a no decirte ya nada y con esto vendrás a negarme el alivio que siento al conversar contigo. ¡Ah! sí, me reducirás al silencio sin tener con quién desahogar mis penas."
    profile
  • Vol. 2. (80) Octubre 3, 1899. Libro de cielo.
    "¿Quieres saber qué cosa es la obediencia? La obediencia es la quintaesencia del amor; la obediencia es el amor más fino, más puro, más perfecto, extraído por el sacrificio más doloroso, cual es el destruirse a sí mismo para vivir rde Dios. La obediencia, siendo nobilísima y divina no admite en el alma nada de humano y que no sea suyo, por eso toda su atención es destruir en el alma todo lo que no pertenece a su nobleza divina, como es el amor propio; y hecho esto poco le interesa que sea ella sola la que se esfuerce y se fatigue por lo que debería hacer el alma, y a ésta la hace reposar tranquilamente. Finalmente, la obediencia soy Yo mismo."
    profile
  • Contemplando a María.
    Contemplando a María, comprenderemos mejor la fuerza transformadora que posee la Eucaristía. Al escucharla a ella, encontraremos en el misterio eucarístico la valentía y el vigor para seguir a Cristo, buen Pastor, y para servirle en los hermanos.

    San Juan Pablo II
    Solemnidad de Corpus Christi
    10 de junio de 2004
    profile
  • UN DÍA COMO HOY: Junio 21, 1926 - Vol 19
    ¿qué será de ti y de todos aquellos que poseerán el reino de mi Voluntad?

    Estas flores no surgirán de mi Humanidad, sino que tendrán su raíz en el Sol de mi Voluntad, en Ella viene formada la flor de su vida, crecen y surgen en el mismo Sol de mi Querer, que celoso de estas flores las tendrá eclipsadas en su misma Luz; en cada hoja de estas flores se verán escritas todas las especialidades de las cualidades divinas, serán el encanto de todo el Cielo y todos reconocerán en ellas la obra completa de su Creador.”

    Pero mientras esto decía, mi dulce Jesús se abría su pecho y hacía ver dentro un Sol inmenso, en el cual debía plantar todas estas flores, y era tanto su amor y celo hacia ellas, que no debía hacerlas surgir fuera de su Humanidad, sino adentro de Él mismo.
    profile
  • EL MUNDO ES TU SABOR

    Tiempo de lunas,

    de boquiabiertas sorpresas en la tarde,

    de primavera azul y pan crujiendo,

    de somnolientos ojos que entreabren

    el temblor hacia el fin de adolescente.

    Bien sabe el sol que todo lo escondía:

    el mar, la acera, la risa, las muchachas…

    Pero un viento detrás rompía los embalses.

    Me miraste sin ojos.

    Un fuego devoraba el envés de las cosas,

    y el borde de tu manto por el polvo

    cautivó indiferencias en tu cárcel.

    Desde entonces las bocas me desarman

    por encerrar la voz,

    y a gritos, con ternura, piden hambre.

    Que todo ser en ti conmigo es la penumbra,

    una fusión sin límite,

    un temblor que me crece y me deshace.

    Sé que soy sólo por tus gestos,

    y por mucho que el tiempo nos andara,

    Jesús es quien me anda.

    Abre ahora ventanas a la noche

    del que sin nada es todo,

    y el rojo del geranio por sus calles

    va pidiendo lo inútil porque cante.

    El viejo y la niñez que duermen dentro,

    han consagrado el aire de perfumes,

    que el mundo es tu sabor,

    lo pobre rico, lo pequeño grande:

    venderé mi memoria por un cáliz

    donde con vino, con miedo, con canciones

    me inunde la garganta de tu sangre.

    Y hasta el dolor, la crápula, lo absurdo

    voy a beber contigo, noticia de la luz,

    porque los cojos anden.

    Al borde de tu verso los hermanos

    hemos nacido al sol.

    Y el agua prometida y derramada

    mana sin fuente al decir tu nombre.

    Tú el pobre, el cautivo, el fusilado

    que en un tiempo de lunas me llamaste.

    Pedro Miguel Lamet.

    “Tiene razón, todos tienen que contribuir a que se viva ese ambiente de familia, pero su parte no puede faltar; póngala entera, todos los días, y verá cómo, poco a poco, se va notando”.

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • EL MUNDO ES TU SABOR

    Tiempo de lunas,

    de boquiabiertas sorpresas en la tarde,

    de primavera azul y pan crujiendo,

    de somnolientos ojos que entreabren

    el temblor hacia el fin de adolescente.

    Bien sabe el sol que todo lo escondía:

    el mar, la acera, la risa, las muchachas…

    Pero un viento detrás rompía los embalses.

    Me miraste sin ojos.

    Un fuego devoraba el envés de las cosas,

    y el borde de tu manto por el polvo

    cautivó indiferencias en tu cárcel.

    Desde entonces las bocas me desarman

    por encerrar la voz,

    y a gritos, con ternura, piden hambre.

    Que todo ser en ti conmigo es la penumbra,

    una fusión sin límite,

    un temblor que me crece y me deshace.

    Sé que soy sólo por tus gestos,

    y por mucho que el tiempo nos andara,

    Jesús es quien me anda.

    Abre ahora ventanas a la noche

    del que sin nada es todo,

    y el rojo del geranio por sus calles

    va pidiendo lo inútil porque cante.

    El viejo y la niñez que duermen dentro,

    han consagrado el aire de perfumes,

    que el mundo es tu sabor,

    lo pobre rico, lo pequeño grande:

    venderé mi memoria por un cáliz

    donde con vino, con miedo, con canciones

    me inunde la garganta de tu sangre.

    Y hasta el dolor, la crápula, lo absurdo

    voy a beber contigo, noticia de la luz,

    porque los cojos anden.

    Al borde de tu verso los hermanos

    hemos nacido al sol.

    Y el agua prometida y derramada

    mana sin fuente al decir tu nombre.

    Tú el pobre, el cautivo, el fusilado

    que en un tiempo de lunas me llamaste.

    Pedro Miguel Lamet.

    “Tiene razón, todos tienen que contribuir a que se viva ese ambiente de familia, pero su parte no puede faltar; póngala entera, todos los días, y verá cómo, poco a poco, se va notando”.

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • EL MUNDO ES TU SABOR

    Tiempo de lunas,

    de boquiabiertas sorpresas en la tarde,

    de primavera azul y pan crujiendo,

    de somnolientos ojos que entreabren

    el temblor hacia el fin de adolescente.

    Bien sabe el sol que todo lo escondía:

    el mar, la acera, la risa, las muchachas…

    Pero un viento detrás rompía los embalses.

    Me miraste sin ojos.

    Un fuego devoraba el envés de las cosas,

    y el borde de tu manto por el polvo

    cautivó indiferencias en tu cárcel.

    Desde entonces las bocas me desarman

    por encerrar la voz,

    y a gritos, con ternura, piden hambre.

    Que todo ser en ti conmigo es la penumbra,

    una fusión sin límite,

    un temblor que me crece y me deshace.

    Sé que soy sólo por tus gestos,

    y por mucho que el tiempo nos andara,

    Jesús es quien me anda.

    Abre ahora ventanas a la noche

    del que sin nada es todo,

    y el rojo del geranio por sus calles

    va pidiendo lo inútil porque cante.

    El viejo y la niñez que duermen dentro,

    han consagrado el aire de perfumes,

    que el mundo es tu sabor,

    lo pobre rico, lo pequeño grande:

    venderé mi memoria por un cáliz

    donde con vino, con miedo, con canciones

    me inunde la garganta de tu sangre.

    Y hasta el dolor, la crápula, lo absurdo

    voy a beber contigo, noticia de la luz,

    porque los cojos anden.

    Al borde de tu verso los hermanos

    hemos nacido al sol.

    Y el agua prometida y derramada

    mana sin fuente al decir tu nombre.

    Tú el pobre, el cautivo, el fusilado

    que en un tiempo de lunas me llamaste.

    Pedro Miguel Lamet.

    “Tiene razón, todos tienen que contribuir a que se viva ese ambiente de familia, pero su parte no puede faltar; póngala entera, todos los días, y verá cómo, poco a poco, se va notando”.

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • EL MUNDO ES TU SABOR

    Tiempo de lunas,

    de boquiabiertas sorpresas en la tarde,

    de primavera azul y pan crujiendo,

    de somnolientos ojos que entreabren

    el temblor hacia el fin de adolescente.

    Bien sabe el sol que todo lo escondía:

    el mar, la acera, la risa, las muchachas…

    Pero un viento detrás rompía los embalses.

    Me miraste sin ojos.

    Un fuego devoraba el envés de las cosas,

    y el borde de tu manto por el polvo

    cautivó indiferencias en tu cárcel.

    Desde entonces las bocas me desarman

    por encerrar la voz,

    y a gritos, con ternura, piden hambre.

    Que todo ser en ti conmigo es la penumbra,

    una fusión sin límite,

    un temblor que me crece y me deshace.

    Sé que soy sólo por tus gestos,

    y por mucho que el tiempo nos andara,

    Jesús es quien me anda.

    Abre ahora ventanas a la noche

    del que sin nada es todo,

    y el rojo del geranio por sus calles

    va pidiendo lo inútil porque cante.

    El viejo y la niñez que duermen dentro,

    han consagrado el aire de perfumes,

    que el mundo es tu sabor,

    lo pobre rico, lo pequeño grande:

    venderé mi memoria por un cáliz

    donde con vino, con miedo, con canciones

    me inunde la garganta de tu sangre.

    Y hasta el dolor, la crápula, lo absurdo

    voy a beber contigo, noticia de la luz,

    porque los cojos anden.

    Al borde de tu verso los hermanos

    hemos nacido al sol.

    Y el agua prometida y derramada

    mana sin fuente al decir tu nombre.

    Tú el pobre, el cautivo, el fusilado

    que en un tiempo de lunas me llamaste.

    Pedro Miguel Lamet.

    “Tiene razón, todos tienen que contribuir a que se viva ese ambiente de familia, pero su parte no puede faltar; póngala entera, todos los días, y verá cómo, poco a poco, se va notando”.

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • EL MUNDO ES TU SABOR

    Tiempo de lunas,

    de boquiabiertas sorpresas en la tarde,

    de primavera azul y pan crujiendo,

    de somnolientos ojos que entreabren

    el temblor hacia el fin de adolescente.

    Bien sabe el sol que todo lo escondía:

    el mar, la acera, la risa, las muchachas…

    Pero un viento detrás rompía los embalses.

    Me miraste sin ojos.

    Un fuego devoraba el envés de las cosas,

    y el borde de tu manto por el polvo

    cautivó indiferencias en tu cárcel.

    Desde entonces las bocas me desarman

    por encerrar la voz,

    y a gritos, con ternura, piden hambre.

    Que todo ser en ti conmigo es la penumbra,

    una fusión sin límite,

    un temblor que me crece y me deshace.

    Sé que soy sólo por tus gestos,

    y por mucho que el tiempo nos andara,

    Jesús es quien me anda.

    Abre ahora ventanas a la noche

    del que sin nada es todo,

    y el rojo del geranio por sus calles

    va pidiendo lo inútil porque cante.

    El viejo y la niñez que duermen dentro,

    han consagrado el aire de perfumes,

    que el mundo es tu sabor,

    lo pobre rico, lo pequeño grande:

    venderé mi memoria por un cáliz

    donde con vino, con miedo, con canciones

    me inunde la garganta de tu sangre.

    Y hasta el dolor, la crápula, lo absurdo

    voy a beber contigo, noticia de la luz,

    porque los cojos anden.

    Al borde de tu verso los hermanos

    hemos nacido al sol.

    Y el agua prometida y derramada

    mana sin fuente al decir tu nombre.

    Tú el pobre, el cautivo, el fusilado

    que en un tiempo de lunas me llamaste.

    Pedro Miguel Lamet.

    “Tiene razón, todos tienen que contribuir a que se viva ese ambiente de familia, pero su parte no puede faltar; póngala entera, todos los días, y verá cómo, poco a poco, se va notando”.

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • EL MUNDO ES TU SABOR

    Tiempo de lunas,

    de boquiabiertas sorpresas en la tarde,

    de primavera azul y pan crujiendo,

    de somnolientos ojos que entreabren

    el temblor hacia el fin de adolescente.

    Bien sabe el sol que todo lo escondía:

    el mar, la acera, la risa, las muchachas…

    Pero un viento detrás rompía los embalses.

    Me miraste sin ojos.

    Un fuego devoraba el envés de las cosas,

    y el borde de tu manto por el polvo

    cautivó indiferencias en tu cárcel.

    Desde entonces las bocas me desarman

    por encerrar la voz,

    y a gritos, con ternura, piden hambre.

    Que todo ser en ti conmigo es la penumbra,

    una fusión sin límite,

    un temblor que me crece y me deshace.

    Sé que soy sólo por tus gestos,

    y por mucho que el tiempo nos andara,

    Jesús es quien me anda.

    Abre ahora ventanas a la noche

    del que sin nada es todo,

    y el rojo del geranio por sus calles

    va pidiendo lo inútil porque cante.

    El viejo y la niñez que duermen dentro,

    han consagrado el aire de perfumes,

    que el mundo es tu sabor,

    lo pobre rico, lo pequeño grande:

    venderé mi memoria por un cáliz

    donde con vino, con miedo, con canciones

    me inunde la garganta de tu sangre.

    Y hasta el dolor, la crápula, lo absurdo

    voy a beber contigo, noticia de la luz,

    porque los cojos anden.

    Al borde de tu verso los hermanos

    hemos nacido al sol.

    Y el agua prometida y derramada

    mana sin fuente al decir tu nombre.

    Tú el pobre, el cautivo, el fusilado

    que en un tiempo de lunas me llamaste.

    Pedro Miguel Lamet.

    “Tiene razón, todos tienen que contribuir a que se viva ese ambiente de familia, pero su parte no puede faltar; póngala entera, todos los días, y verá cómo, poco a poco, se va notando”.

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • EL MUNDO ES TU SABOR

    Tiempo de lunas,

    de boquiabiertas sorpresas en la tarde,

    de primavera azul y pan crujiendo,

    de somnolientos ojos que entreabren

    el temblor hacia el fin de adolescente.

    Bien sabe el sol que todo lo escondía:

    el mar, la acera, la risa, las muchachas…

    Pero un viento detrás rompía los embalses.

    Me miraste sin ojos.

    Un fuego devoraba el envés de las cosas,

    y el borde de tu manto por el polvo

    cautivó indiferencias en tu cárcel.

    Desde entonces las bocas me desarman

    por encerrar la voz,

    y a gritos, con ternura, piden hambre.

    Que todo ser en ti conmigo es la penumbra,

    una fusión sin límite,

    un temblor que me crece y me deshace.

    Sé que soy sólo por tus gestos,

    y por mucho que el tiempo nos andara,

    Jesús es quien me anda.

    Abre ahora ventanas a la noche

    del que sin nada es todo,

    y el rojo del geranio por sus calles

    va pidiendo lo inútil porque cante.

    El viejo y la niñez que duermen dentro,

    han consagrado el aire de perfumes,

    que el mundo es tu sabor,

    lo pobre rico, lo pequeño grande:

    venderé mi memoria por un cáliz

    donde con vino, con miedo, con canciones

    me inunde la garganta de tu sangre.

    Y hasta el dolor, la crápula, lo absurdo

    voy a beber contigo, noticia de la luz,

    porque los cojos anden.

    Al borde de tu verso los hermanos

    hemos nacido al sol.

    Y el agua prometida y derramada

    mana sin fuente al decir tu nombre.

    Tú el pobre, el cautivo, el fusilado

    que en un tiempo de lunas me llamaste.

    Pedro Miguel Lamet.

    “Tiene razón, todos tienen que contribuir a que se viva ese ambiente de familia, pero su parte no puede faltar; póngala entera, todos los días, y verá cómo, poco a poco, se va notando”.

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • EL MUNDO ES TU SABOR

    Tiempo de lunas,

    de boquiabiertas sorpresas en la tarde,

    de primavera azul y pan crujiendo,

    de somnolientos ojos que entreabren

    el temblor hacia el fin de adolescente.

    Bien sabe el sol que todo lo escondía:

    el mar, la acera, la risa, las muchachas…

    Pero un viento detrás rompía los embalses.

    Me miraste sin ojos.

    Un fuego devoraba el envés de las cosas,

    y el borde de tu manto por el polvo

    cautivó indiferencias en tu cárcel.

    Desde entonces las bocas me desarman

    por encerrar la voz,

    y a gritos, con ternura, piden hambre.

    Que todo ser en ti conmigo es la penumbra,

    una fusión sin límite,

    un temblor que me crece y me deshace.

    Sé que soy sólo por tus gestos,

    y por mucho que el tiempo nos andara,

    Jesús es quien me anda.

    Abre ahora ventanas a la noche

    del que sin nada es todo,

    y el rojo del geranio por sus calles

    va pidiendo lo inútil porque cante.

    El viejo y la niñez que duermen dentro,

    han consagrado el aire de perfumes,

    que el mundo es tu sabor,

    lo pobre rico, lo pequeño grande:

    venderé mi memoria por un cáliz

    donde con vino, con miedo, con canciones

    me inunde la garganta de tu sangre.

    Y hasta el dolor, la crápula, lo absurdo

    voy a beber contigo, noticia de la luz,

    porque los cojos anden.

    Al borde de tu verso los hermanos

    hemos nacido al sol.

    Y el agua prometida y derramada

    mana sin fuente al decir tu nombre.

    Tú el pobre, el cautivo, el fusilado

    que en un tiempo de lunas me llamaste.

    Pedro Miguel Lamet.

    “Tiene razón, todos tienen que contribuir a que se viva ese ambiente de familia, pero su parte no puede faltar; póngala entera, todos los días, y verá cómo, poco a poco, se va notando”.

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • EL MUNDO ES TU SABOR

    Tiempo de lunas,

    de boquiabiertas sorpresas en la tarde,

    de primavera azul y pan crujiendo,

    de somnolientos ojos que entreabren

    el temblor hacia el fin de adolescente.

    Bien sabe el sol que todo lo escondía:

    el mar, la acera, la risa, las muchachas…

    Pero un viento detrás rompía los embalses.

    Me miraste sin ojos.

    Un fuego devoraba el envés de las cosas,

    y el borde de tu manto por el polvo

    cautivó indiferencias en tu cárcel.

    Desde entonces las bocas me desarman

    por encerrar la voz,

    y a gritos, con ternura, piden hambre.

    Que todo ser en ti conmigo es la penumbra,

    una fusión sin límite,

    un temblor que me crece y me deshace.

    Sé que soy sólo por tus gestos,

    y por mucho que el tiempo nos andara,

    Jesús es quien me anda.

    Abre ahora ventanas a la noche

    del que sin nada es todo,

    y el rojo del geranio por sus calles

    va pidiendo lo inútil porque cante.

    El viejo y la niñez que duermen dentro,

    han consagrado el aire de perfumes,

    que el mundo es tu sabor,

    lo pobre rico, lo pequeño grande:

    venderé mi memoria por un cáliz

    donde con vino, con miedo, con canciones

    me inunde la garganta de tu sangre.

    Y hasta el dolor, la crápula, lo absurdo

    voy a beber contigo, noticia de la luz,

    porque los cojos anden.

    Al borde de tu verso los hermanos

    hemos nacido al sol.

    Y el agua prometida y derramada

    mana sin fuente al decir tu nombre.

    Tú el pobre, el cautivo, el fusilado

    que en un tiempo de lunas me llamaste.

    Pedro Miguel Lamet.

    “Tiene razón, todos tienen que contribuir a que se viva ese ambiente de familia, pero su parte no puede faltar; póngala entera, todos los días, y verá cómo, poco a poco, se va notando”.

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • EL MUNDO ES TU SABOR

    Tiempo de lunas,

    de boquiabiertas sorpresas en la tarde,

    de primavera azul y pan crujiendo,

    de somnolientos ojos que entreabren

    el temblor hacia el fin de adolescente.

    Bien sabe el sol que todo lo escondía:

    el mar, la acera, la risa, las muchachas…

    Pero un viento detrás rompía los embalses.

    Me miraste sin ojos.

    Un fuego devoraba el envés de las cosas,

    y el borde de tu manto por el polvo

    cautivó indiferencias en tu cárcel.

    Desde entonces las bocas me desarman

    por encerrar la voz,

    y a gritos, con ternura, piden hambre.

    Que todo ser en ti conmigo es la penumbra,

    una fusión sin límite,

    un temblor que me crece y me deshace.

    Sé que soy sólo por tus gestos,

    y por mucho que el tiempo nos andara,

    Jesús es quien me anda.

    Abre ahora ventanas a la noche

    del que sin nada es todo,

    y el rojo del geranio por sus calles

    va pidiendo lo inútil porque cante.

    El viejo y la niñez que duermen dentro,

    han consagrado el aire de perfumes,

    que el mundo es tu sabor,

    lo pobre rico, lo pequeño grande:

    venderé mi memoria por un cáliz

    donde con vino, con miedo, con canciones

    me inunde la garganta de tu sangre.

    Y hasta el dolor, la crápula, lo absurdo

    voy a beber contigo, noticia de la luz,

    porque los cojos anden.

    Al borde de tu verso los hermanos

    hemos nacido al sol.

    Y el agua prometida y derramada

    mana sin fuente al decir tu nombre.

    Tú el pobre, el cautivo, el fusilado

    que en un tiempo de lunas me llamaste.

    Pedro Miguel Lamet.

    “Tiene razón, todos tienen que contribuir a que se viva ese ambiente de familia, pero su parte no puede faltar; póngala entera, todos los días, y verá cómo, poco a poco, se va notando”.

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • EL MUNDO ES TU SABOR

    Tiempo de lunas,

    de boquiabiertas sorpresas en la tarde,

    de primavera azul y pan crujiendo,

    de somnolientos ojos que entreabren

    el temblor hacia el fin de adolescente.

    Bien sabe el sol que todo lo escondía:

    el mar, la acera, la risa, las muchachas…

    Pero un viento detrás rompía los embalses.

    Me miraste sin ojos.

    Un fuego devoraba el envés de las cosas,

    y el borde de tu manto por el polvo

    cautivó indiferencias en tu cárcel.

    Desde entonces las bocas me desarman

    por encerrar la voz,

    y a gritos, con ternura, piden hambre.

    Que todo ser en ti conmigo es la penumbra,

    una fusión sin límite,

    un temblor que me crece y me deshace.

    Sé que soy sólo por tus gestos,

    y por mucho que el tiempo nos andara,

    Jesús es quien me anda.

    Abre ahora ventanas a la noche

    del que sin nada es todo,

    y el rojo del geranio por sus calles

    va pidiendo lo inútil porque cante.

    El viejo y la niñez que duermen dentro,

    han consagrado el aire de perfumes,

    que el mundo es tu sabor,

    lo pobre rico, lo pequeño grande:

    venderé mi memoria por un cáliz

    donde con vino, con miedo, con canciones

    me inunde la garganta de tu sangre.

    Y hasta el dolor, la crápula, lo absurdo

    voy a beber contigo, noticia de la luz,

    porque los cojos anden.

    Al borde de tu verso los hermanos

    hemos nacido al sol.

    Y el agua prometida y derramada

    mana sin fuente al decir tu nombre.

    Tú el pobre, el cautivo, el fusilado

    que en un tiempo de lunas me llamaste.

    Pedro Miguel Lamet.

    “Tiene razón, todos tienen que contribuir a que se viva ese ambiente de familia, pero su parte no puede faltar; póngala entera, todos los días, y verá cómo, poco a poco, se va notando”.

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • EL MUNDO ES TU SABOR

    Tiempo de lunas,

    de boquiabiertas sorpresas en la tarde,

    de primavera azul y pan crujiendo,

    de somnolientos ojos que entreabren

    el temblor hacia el fin de adolescente.

    Bien sabe el sol que todo lo escondía:

    el mar, la acera, la risa, las muchachas…

    Pero un viento detrás rompía los embalses.

    Me miraste sin ojos.

    Un fuego devoraba el envés de las cosas,

    y el borde de tu manto por el polvo

    cautivó indiferencias en tu cárcel.

    Desde entonces las bocas me desarman

    por encerrar la voz,

    y a gritos, con ternura, piden hambre.

    Que todo ser en ti conmigo es la penumbra,

    una fusión sin límite,

    un temblor que me crece y me deshace.

    Sé que soy sólo por tus gestos,

    y por mucho que el tiempo nos andara,

    Jesús es quien me anda.

    Abre ahora ventanas a la noche

    del que sin nada es todo,

    y el rojo del geranio por sus calles

    va pidiendo lo inútil porque cante.

    El viejo y la niñez que duermen dentro,

    han consagrado el aire de perfumes,

    que el mundo es tu sabor,

    lo pobre rico, lo pequeño grande:

    venderé mi memoria por un cáliz

    donde con vino, con miedo, con canciones

    me inunde la garganta de tu sangre.

    Y hasta el dolor, la crápula, lo absurdo

    voy a beber contigo, noticia de la luz,

    porque los cojos anden.

    Al borde de tu verso los hermanos

    hemos nacido al sol.

    Y el agua prometida y derramada

    mana sin fuente al decir tu nombre.

    Tú el pobre, el cautivo, el fusilado

    que en un tiempo de lunas me llamaste.

    Pedro Miguel Lamet.

    “Tiene razón, todos tienen que contribuir a que se viva ese ambiente de familia, pero su parte no puede faltar; póngala entera, todos los días, y verá cómo, poco a poco, se va notando”.

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • EL MUNDO ES TU SABOR

    Tiempo de lunas,

    de boquiabiertas sorpresas en la tarde,

    de primavera azul y pan crujiendo,

    de somnolientos ojos que entreabren

    el temblor hacia el fin de adolescente.

    Bien sabe el sol que todo lo escondía:

    el mar, la acera, la risa, las muchachas…

    Pero un viento detrás rompía los embalses.

    Me miraste sin ojos.

    Un fuego devoraba el envés de las cosas,

    y el borde de tu manto por el polvo

    cautivó indiferencias en tu cárcel.

    Desde entonces las bocas me desarman

    por encerrar la voz,

    y a gritos, con ternura, piden hambre.

    Que todo ser en ti conmigo es la penumbra,

    una fusión sin límite,

    un temblor que me crece y me deshace.

    Sé que soy sólo por tus gestos,

    y por mucho que el tiempo nos andara,

    Jesús es quien me anda.

    Abre ahora ventanas a la noche

    del que sin nada es todo,

    y el rojo del geranio por sus calles

    va pidiendo lo inútil porque cante.

    El viejo y la niñez que duermen dentro,

    han consagrado el aire de perfumes,

    que el mundo es tu sabor,

    lo pobre rico, lo pequeño grande:

    venderé mi memoria por un cáliz

    donde con vino, con miedo, con canciones

    me inunde la garganta de tu sangre.

    Y hasta el dolor, la crápula, lo absurdo

    voy a beber contigo, noticia de la luz,

    porque los cojos anden.

    Al borde de tu verso los hermanos

    hemos nacido al sol.

    Y el agua prometida y derramada

    mana sin fuente al decir tu nombre.

    Tú el pobre, el cautivo, el fusilado

    que en un tiempo de lunas me llamaste.

    Pedro Miguel Lamet.

    “Tiene razón, todos tienen que contribuir a que se viva ese ambiente de familia, pero su parte no puede faltar; póngala entera, todos los días, y verá cómo, poco a poco, se va notando”.

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • EL MUNDO ES TU SABOR

    Tiempo de lunas,

    de boquiabiertas sorpresas en la tarde,

    de primavera azul y pan crujiendo,

    de somnolientos ojos que entreabren

    el temblor hacia el fin de adolescente.

    Bien sabe el sol que todo lo escondía:

    el mar, la acera, la risa, las muchachas…

    Pero un viento detrás rompía los embalses.

    Me miraste sin ojos.

    Un fuego devoraba el envés de las cosas,

    y el borde de tu manto por el polvo

    cautivó indiferencias en tu cárcel.

    Desde entonces las bocas me desarman

    por encerrar la voz,

    y a gritos, con ternura, piden hambre.

    Que todo ser en ti conmigo es la penumbra,

    una fusión sin límite,

    un temblor que me crece y me deshace.

    Sé que soy sólo por tus gestos,

    y por mucho que el tiempo nos andara,

    Jesús es quien me anda.

    Abre ahora ventanas a la noche

    del que sin nada es todo,

    y el rojo del geranio por sus calles

    va pidiendo lo inútil porque cante.

    El viejo y la niñez que duermen dentro,

    han consagrado el aire de perfumes,

    que el mundo es tu sabor,

    lo pobre rico, lo pequeño grande:

    venderé mi memoria por un cáliz

    donde con vino, con miedo, con canciones

    me inunde la garganta de tu sangre.

    Y hasta el dolor, la crápula, lo absurdo

    voy a beber contigo, noticia de la luz,

    porque los cojos anden.

    Al borde de tu verso los hermanos

    hemos nacido al sol.

    Y el agua prometida y derramada

    mana sin fuente al decir tu nombre.

    Tú el pobre, el cautivo, el fusilado

    que en un tiempo de lunas me llamaste.

    Pedro Miguel Lamet.

    “Tiene razón, todos tienen que contribuir a que se viva ese ambiente de familia, pero su parte no puede faltar; póngala entera, todos los días, y verá cómo, poco a poco, se va notando”.

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • EL MUNDO ES TU SABOR

    Tiempo de lunas,

    de boquiabiertas sorpresas en la tarde,

    de primavera azul y pan crujiendo,

    de somnolientos ojos que entreabren

    el temblor hacia el fin de adolescente.

    Bien sabe el sol que todo lo escondía:

    el mar, la acera, la risa, las muchachas…

    Pero un viento detrás rompía los embalses.

    Me miraste sin ojos.

    Un fuego devoraba el envés de las cosas,

    y el borde de tu manto por el polvo

    cautivó indiferencias en tu cárcel.

    Desde entonces las bocas me desarman

    por encerrar la voz,

    y a gritos, con ternura, piden hambre.

    Que todo ser en ti conmigo es la penumbra,

    una fusión sin límite,

    un temblor que me crece y me deshace.

    Sé que soy sólo por tus gestos,

    y por mucho que el tiempo nos andara,

    Jesús es quien me anda.

    Abre ahora ventanas a la noche

    del que sin nada es todo,

    y el rojo del geranio por sus calles

    va pidiendo lo inútil porque cante.

    El viejo y la niñez que duermen dentro,

    han consagrado el aire de perfumes,

    que el mundo es tu sabor,

    lo pobre rico, lo pequeño grande:

    venderé mi memoria por un cáliz

    donde con vino, con miedo, con canciones

    me inunde la garganta de tu sangre.

    Y hasta el dolor, la crápula, lo absurdo

    voy a beber contigo, noticia de la luz,

    porque los cojos anden.

    Al borde de tu verso los hermanos

    hemos nacido al sol.

    Y el agua prometida y derramada

    mana sin fuente al decir tu nombre.

    Tú el pobre, el cautivo, el fusilado

    que en un tiempo de lunas me llamaste.

    Pedro Miguel Lamet.

    “Tiene razón, todos tienen que contribuir a que se viva ese ambiente de familia, pero su parte no puede faltar; póngala entera, todos los días, y verá cómo, poco a poco, se va notando”.

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • EL MUNDO ES TU SABOR

    Tiempo de lunas,

    de boquiabiertas sorpresas en la tarde,

    de primavera azul y pan crujiendo,

    de somnolientos ojos que entreabren

    el temblor hacia el fin de adolescente.

    Bien sabe el sol que todo lo escondía:

    el mar, la acera, la risa, las muchachas…

    Pero un viento detrás rompía los embalses.

    Me miraste sin ojos.

    Un fuego devoraba el envés de las cosas,

    y el borde de tu manto por el polvo

    cautivó indiferencias en tu cárcel.

    Desde entonces las bocas me desarman

    por encerrar la voz,

    y a gritos, con ternura, piden hambre.

    Que todo ser en ti conmigo es la penumbra,

    una fusión sin límite,

    un temblor que me crece y me deshace.

    Sé que soy sólo por tus gestos,

    y por mucho que el tiempo nos andara,

    Jesús es quien me anda.

    Abre ahora ventanas a la noche

    del que sin nada es todo,

    y el rojo del geranio por sus calles

    va pidiendo lo inútil porque cante.

    El viejo y la niñez que duermen dentro,

    han consagrado el aire de perfumes,

    que el mundo es tu sabor,

    lo pobre rico, lo pequeño grande:

    venderé mi memoria por un cáliz

    donde con vino, con miedo, con canciones

    me inunde la garganta de tu sangre.

    Y hasta el dolor, la crápula, lo absurdo

    voy a beber contigo, noticia de la luz,

    porque los cojos anden.

    Al borde de tu verso los hermanos

    hemos nacido al sol.

    Y el agua prometida y derramada

    mana sin fuente al decir tu nombre.

    Tú el pobre, el cautivo, el fusilado

    que en un tiempo de lunas me llamaste.

    Pedro Miguel Lamet.

    “Tiene razón, todos tienen que contribuir a que se viva ese ambiente de familia, pero su parte no puede faltar; póngala entera, todos los días, y verá cómo, poco a poco, se va notando”.

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • EL MUNDO ES TU SABOR

    Tiempo de lunas,

    de boquiabiertas sorpresas en la tarde,

    de primavera azul y pan crujiendo,

    de somnolientos ojos que entreabren

    el temblor hacia el fin de adolescente.

    Bien sabe el sol que todo lo escondía:

    el mar, la acera, la risa, las muchachas…

    Pero un viento detrás rompía los embalses.

    Me miraste sin ojos.

    Un fuego devoraba el envés de las cosas,

    y el borde de tu manto por el polvo

    cautivó indiferencias en tu cárcel.

    Desde entonces las bocas me desarman

    por encerrar la voz,

    y a gritos, con ternura, piden hambre.

    Que todo ser en ti conmigo es la penumbra,

    una fusión sin límite,

    un temblor que me crece y me deshace.

    Sé que soy sólo por tus gestos,

    y por mucho que el tiempo nos andara,

    Jesús es quien me anda.

    Abre ahora ventanas a la noche

    del que sin nada es todo,

    y el rojo del geranio por sus calles

    va pidiendo lo inútil porque cante.

    El viejo y la niñez que duermen dentro,

    han consagrado el aire de perfumes,

    que el mundo es tu sabor,

    lo pobre rico, lo pequeño grande:

    venderé mi memoria por un cáliz

    donde con vino, con miedo, con canciones

    me inunde la garganta de tu sangre.

    Y hasta el dolor, la crápula, lo absurdo

    voy a beber contigo, noticia de la luz,

    porque los cojos anden.

    Al borde de tu verso los hermanos

    hemos nacido al sol.

    Y el agua prometida y derramada

    mana sin fuente al decir tu nombre.

    Tú el pobre, el cautivo, el fusilado

    que en un tiempo de lunas me llamaste.

    Pedro Miguel Lamet.

    “Tiene razón, todos tienen que contribuir a que se viva ese ambiente de familia, pero su parte no puede faltar; póngala entera, todos los días, y verá cómo, poco a poco, se va notando”.

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • EL MUNDO ES TU SABOR

    Tiempo de lunas,

    de boquiabiertas sorpresas en la tarde,

    de primavera azul y pan crujiendo,

    de somnolientos ojos que entreabren

    el temblor hacia el fin de adolescente.

    Bien sabe el sol que todo lo escondía:

    el mar, la acera, la risa, las muchachas…

    Pero un viento detrás rompía los embalses.

    Me miraste sin ojos.

    Un fuego devoraba el envés de las cosas,

    y el borde de tu manto por el polvo

    cautivó indiferencias en tu cárcel.

    Desde entonces las bocas me desarman

    por encerrar la voz,

    y a gritos, con ternura, piden hambre.

    Que todo ser en ti conmigo es la penumbra,

    una fusión sin límite,

    un temblor que me crece y me deshace.

    Sé que soy sólo por tus gestos,

    y por mucho que el tiempo nos andara,

    Jesús es quien me anda.

    Abre ahora ventanas a la noche

    del que sin nada es todo,

    y el rojo del geranio por sus calles

    va pidiendo lo inútil porque cante.

    El viejo y la niñez que duermen dentro,

    han consagrado el aire de perfumes,

    que el mundo es tu sabor,

    lo pobre rico, lo pequeño grande:

    venderé mi memoria por un cáliz

    donde con vino, con miedo, con canciones

    me inunde la garganta de tu sangre.

    Y hasta el dolor, la crápula, lo absurdo

    voy a beber contigo, noticia de la luz,

    porque los cojos anden.

    Al borde de tu verso los hermanos

    hemos nacido al sol.

    Y el agua prometida y derramada

    mana sin fuente al decir tu nombre.

    Tú el pobre, el cautivo, el fusilado

    que en un tiempo de lunas me llamaste.

    Pedro Miguel Lamet.

    “Tiene razón, todos tienen que contribuir a que se viva ese ambiente de familia, pero su parte no puede faltar; póngala entera, todos los días, y verá cómo, poco a poco, se va notando”.

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • EL MUNDO ES TU SABOR

    Tiempo de lunas,

    de boquiabiertas sorpresas en la tarde,

    de primavera azul y pan crujiendo,

    de somnolientos ojos que entreabren

    el temblor hacia el fin de adolescente.

    Bien sabe el sol que todo lo escondía:

    el mar, la acera, la risa, las muchachas…

    Pero un viento detrás rompía los embalses.

    Me miraste sin ojos.

    Un fuego devoraba el envés de las cosas,

    y el borde de tu manto por el polvo

    cautivó indiferencias en tu cárcel.

    Desde entonces las bocas me desarman

    por encerrar la voz,

    y a gritos, con ternura, piden hambre.

    Que todo ser en ti conmigo es la penumbra,

    una fusión sin límite,

    un temblor que me crece y me deshace.

    Sé que soy sólo por tus gestos,

    y por mucho que el tiempo nos andara,

    Jesús es quien me anda.

    Abre ahora ventanas a la noche

    del que sin nada es todo,

    y el rojo del geranio por sus calles

    va pidiendo lo inútil porque cante.

    El viejo y la niñez que duermen dentro,

    han consagrado el aire de perfumes,

    que el mundo es tu sabor,

    lo pobre rico, lo pequeño grande:

    venderé mi memoria por un cáliz

    donde con vino, con miedo, con canciones

    me inunde la garganta de tu sangre.

    Y hasta el dolor, la crápula, lo absurdo

    voy a beber contigo, noticia de la luz,

    porque los cojos anden.

    Al borde de tu verso los hermanos

    hemos nacido al sol.

    Y el agua prometida y derramada

    mana sin fuente al decir tu nombre.

    Tú el pobre, el cautivo, el fusilado

    que en un tiempo de lunas me llamaste.

    Pedro Miguel Lamet.

    “Tiene razón, todos tienen que contribuir a que se viva ese ambiente de familia, pero su parte no puede faltar; póngala entera, todos los días, y verá cómo, poco a poco, se va notando”.

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • EL MUNDO ES TU SABOR

    Tiempo de lunas,

    de boquiabiertas sorpresas en la tarde,

    de primavera azul y pan crujiendo,

    de somnolientos ojos que entreabren

    el temblor hacia el fin de adolescente.

    Bien sabe el sol que todo lo escondía:

    el mar, la acera, la risa, las muchachas…

    Pero un viento detrás rompía los embalses.

    Me miraste sin ojos.

    Un fuego devoraba el envés de las cosas,

    y el borde de tu manto por el polvo

    cautivó indiferencias en tu cárcel.

    Desde entonces las bocas me desarman

    por encerrar la voz,

    y a gritos, con ternura, piden hambre.

    Que todo ser en ti conmigo es la penumbra,

    una fusión sin límite,

    un temblor que me crece y me deshace.

    Sé que soy sólo por tus gestos,

    y por mucho que el tiempo nos andara,

    Jesús es quien me anda.

    Abre ahora ventanas a la noche

    del que sin nada es todo,

    y el rojo del geranio por sus calles

    va pidiendo lo inútil porque cante.

    El viejo y la niñez que duermen dentro,

    han consagrado el aire de perfumes,

    que el mundo es tu sabor,

    lo pobre rico, lo pequeño grande:

    venderé mi memoria por un cáliz

    donde con vino, con miedo, con canciones

    me inunde la garganta de tu sangre.

    Y hasta el dolor, la crápula, lo absurdo

    voy a beber contigo, noticia de la luz,

    porque los cojos anden.

    Al borde de tu verso los hermanos

    hemos nacido al sol.

    Y el agua prometida y derramada

    mana sin fuente al decir tu nombre.

    Tú el pobre, el cautivo, el fusilado

    que en un tiempo de lunas me llamaste.

    Pedro Miguel Lamet.

    “Tiene razón, todos tienen que contribuir a que se viva ese ambiente de familia, pero su parte no puede faltar; póngala entera, todos los días, y verá cómo, poco a poco, se va notando”.

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • EL MUNDO ES TU SABOR

    Tiempo de lunas,

    de boquiabiertas sorpresas en la tarde,

    de primavera azul y pan crujiendo,

    de somnolientos ojos que entreabren

    el temblor hacia el fin de adolescente.

    Bien sabe el sol que todo lo escondía:

    el mar, la acera, la risa, las muchachas…

    Pero un viento detrás rompía los embalses.

    Me miraste sin ojos.

    Un fuego devoraba el envés de las cosas,

    y el borde de tu manto por el polvo

    cautivó indiferencias en tu cárcel.

    Desde entonces las bocas me desarman

    por encerrar la voz,

    y a gritos, con ternura, piden hambre.

    Que todo ser en ti conmigo es la penumbra,

    una fusión sin límite,

    un temblor que me crece y me deshace.

    Sé que soy sólo por tus gestos,

    y por mucho que el tiempo nos andara,

    Jesús es quien me anda.

    Abre ahora ventanas a la noche

    del que sin nada es todo,

    y el rojo del geranio por sus calles

    va pidiendo lo inútil porque cante.

    El viejo y la niñez que duermen dentro,

    han consagrado el aire de perfumes,

    que el mundo es tu sabor,

    lo pobre rico, lo pequeño grande:

    venderé mi memoria por un cáliz

    donde con vino, con miedo, con canciones

    me inunde la garganta de tu sangre.

    Y hasta el dolor, la crápula, lo absurdo

    voy a beber contigo, noticia de la luz,

    porque los cojos anden.

    Al borde de tu verso los hermanos

    hemos nacido al sol.

    Y el agua prometida y derramada

    mana sin fuente al decir tu nombre.

    Tú el pobre, el cautivo, el fusilado

    que en un tiempo de lunas me llamaste.

    Pedro Miguel Lamet.

    “Tiene razón, todos tienen que contribuir a que se viva ese ambiente de familia, pero su parte no puede faltar; póngala entera, todos los días, y verá cómo, poco a poco, se va notando”.

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    groups.wall
  • EL MUNDO ES TU SABOR

    Tiempo de lunas,

    de boquiabiertas sorpresas en la tarde,

    de primavera azul y pan crujiendo,

    de somnolientos ojos que entreabren

    el temblor hacia el fin de adolescente.

    Bien sabe el sol que todo lo escondía:

    el mar, la acera, la risa, las muchachas…

    Pero un viento detrás rompía los embalses.

    Me miraste sin ojos.

    Un fuego devoraba el envés de las cosas,

    y el borde de tu manto por el polvo

    cautivó indiferencias en tu cárcel.

    Desde entonces las bocas me desarman

    por encerrar la voz,

    y a gritos, con ternura, piden hambre.

    Que todo ser en ti conmigo es la penumbra,

    una fusión sin límite,

    un temblor que me crece y me deshace.

    Sé que soy sólo por tus gestos,

    y por mucho que el tiempo nos andara,

    Jesús es quien me anda.

    Abre ahora ventanas a la noche

    del que sin nada es todo,

    y el rojo del geranio por sus calles

    va pidiendo lo inútil porque cante.

    El viejo y la niñez que duermen dentro,

    han consagrado el aire de perfumes,

    que el mundo es tu sabor,

    lo pobre rico, lo pequeño grande:

    venderé mi memoria por un cáliz

    donde con vino, con miedo, con canciones

    me inunde la garganta de tu sangre.

    Y hasta el dolor, la crápula, lo absurdo

    voy a beber contigo, noticia de la luz,

    porque los cojos anden.

    Al borde de tu verso los hermanos

    hemos nacido al sol.

    Y el agua prometida y derramada

    mana sin fuente al decir tu nombre.

    Tú el pobre, el cautivo, el fusilado

    que en un tiempo de lunas me llamaste.

    Pedro Miguel Lamet.

    “Tiene razón, todos tienen que contribuir a que se viva ese ambiente de familia, pero su parte no puede faltar; póngala entera, todos los días, y verá cómo, poco a poco, se va notando”.

    Santa María de la Purísima de la Cruz.
    profile
  • Decir corazón significa decir "amor" y el corazón de Jesús es una fuente inagotable de amor eterno, inmenso, incalculable, es una fuente inagotable de delicias, cuanto más se saca, más se vuelve abundante, es una fuente fecunda de bendiciones y alegrías de donde fluyen incesantes las vías de la misericordia, la caridad y el amor. Los Evangelios nos hacen descubrir las múltiples manifestaciones y matices del amor del Sagrado Corazón de Jesús: un corazón que tiene piedad por todos, que es indulgente, que está lleno de alegría, que admira, que perdona, que está herido, que ama apasionadamente tanto al Padre como a los hombres, sus hermanos, “Él, que había amado a los suyos…los amó hasta el fin” (Jn 13,1). Una de las muchas oraciones jaculatorias pronunciada por los católicos en honor del Sagrado Corazón de Jesús es precisamente: “¡Oh Jesús mío, quién siempre te hubiera amado, y quién nunca te hubiera ofendido!”. Cada acto de la vida terrenal de Jesús fue dictado porsuamor infinito por todas las criaturas: el sacrificio eucarístico es una demostración de alta caridad, el amor inventa la inmolación de la Cruz, el amor escondió a Jesús bajo las especies sacramentales, el amor quiso la consumición de la hostia en la Comunión. En las Horas de la Pasión Jesús dice: “Ah, mi hijo, es el amor que prevalece todo sobre Mí y en Mí: el amor es un clavo para mí, un flagelo, una corona de espinas, el amor es todo para mí; el amor es mi pasión perenne, mientras que la de los hombres es del tiempo. Ah, mi hijo, entra en mi Corazón, ven y piérdete en mi amor y sólo en mi amor entenderás cuánto sufrí y lo mucho que te amé y aprenderás a amarme y sufrir sólo por amor”. En el Evangelio de Mateo, Jesús llama a los que están afligidos y agobiados y se presenta a ellos como “paciente y humilde de corazón” (Mt 11,28-29).
    El Corazón de Jesús es una fuente de la gloria y gracias y, en efecto, Jesús le dice a Luisa que por cuántas virtudes practicó su Corazón, se formaron tantas fuentes en ella y tan pronto como se formaban,hacían derivar innumerables ríosque, surtiendo hasta el Cielo, glorificaban dignamente al Padre en nombre de todos y luego descendían del Cielo para el bien de todas las criaturas. Y las mismas criaturas, practicando las virtudes, forman en sus corazones pequeñas fuentes de las que derivan sus pequeños ríos que se cruzan con los de Jesús y, surtiendo juntos, glorifican al Padre Celestial y descienden por el bien de todos, formando una armonía entre el Cielo y la Tierra, tanto que incluso los ángeles se sorprenden. Jesús ama a todas las criaturas, pero prefiere a las que son pacientes como Él, que saben amar con dulzura. Siempre en un pasaje de los Diarios de Luisa, Jesús afirma que para Él es intolerable la dureza del corazón humano, mucho más frente al suyo,que sólo consiste en ternura amorosay bondad. La prerrogativa más bella de Su Corazón es la ternura, todas las fibras, todos los afectos, los deseos, el amor, los latidos de su Corazón adoptan como principio, la ternura, de modo que sus fibras son tiernas, sus afectos ydeseos son muy tiernos, su amor y sus latidos son tan tiernos que le hacen fundir el Corazón de ternura y este amor tierno le permite amar a las criaturas tanto que Él sufre para ellas, en lugar de verlas sufrir. Además, Jesús reitera que el amor cuando no es tierno es como una comida sin condimentos, como una belleza envejecida que no puede atraer a nadie para que sea amada, como una flor sin perfume, como un fruto seco sin humor y dulzura. Un corazón duro, sin ternura es inaceptable y no tendría la virtud de hacerse amar por nadie. Por eso, su corazón sufre tanto al ver la dureza de las criaturas, que cambian sus gracias en flagelos.
    El verdadero amor no está sujeto a descontentos, en cambio, éstos representan la ocasión para convertirlos enlos contentos más hermosos de todos por virtud del amor, sobre todo porqueÉl, siendo “el contento de los contentos”, no puede tolerar cualquier descontento y se ve obligado a dar a la criatura lo que la hace feliz, al fin de juntarla a Él, de lo contrario, habrían fibras, latidos, pensamientos discordantes, disímiles que harían perder la belleza de su armonía. Además, el verdadero amor, por amor obra y por amor no obra, por amor pide y por amor cede. Así que el verdadero amor termina todo en el amor, por amor muere y por amor resucita.
    Qué gran alivio para nosotros es pensar que somosun objeto delamor de Dios, un amor que es desde siempre y para siempre; Dios ha impreso su huella en nuestras vidas, porque no quiere perdernos, nos creó para Él y sólo en Élrealizamos nuestro bien. Ante un amor tan intenso, inmortal,no se puede ni traicionar, ni tampoco dejar de amar. Le pedimos a Jesús que nos haga sentir más y más enamorados deÉl, con la única lástima de no haber experimentado su amor antes: “¡Tarde te amé, Señor!” (San Agustín).
    Jesús, amor sin fronteras, ¡dame tu amor! Mi amor y mi todo, deja que tu amor me inunde por todas partes y me queme todo lo que no es tuyo, deja que mi amor siempre fluya hacia Ti, para quemar todo lo que podría entristecer tu Corazón.
    Tonia Abbattista
    profile
  • El mayor misterio de amor.
    "Él, tomando los cinco panes y los dos peces, alzó la mirada al cielo, pronunció la bendición sobre ellos, los partió y se los dio a los discípulos para que se los sirvieran a la gente" Lc 9, 16. Este signo prodigioso es figura del mayor misterio de amor, que se renueva cada día en la santa misa: mediante los ministros ordenados, Cristo da su Cuerpo y su Sangre para la vida de la humanidad. Y quienes se alimentan dignamente en su mesa, se convierten en instrumentos vivos de su presencia de amor, de misericordia y de paz.

    San Juan Pablo II
    Solemnidad de Corpus Christi
    10 de junio de 2004
    profile
  • Luis María Martínez
    En los altares de la Eucaristía siempre, porque en ellos perpetúa su sacrificio, el Padre complacido recibe el perfume de gloria que se eleva hacia él de la tierra, en todos los instantes, realizándose lo que dijo el profeta: "Desde la salida del sol hasta su ocaso, en todo lugar se ofrece a mi Nombre una Oblación inmaculada, porque mi Nombre es grande entre las Naciones". ¡Cómo descansa Jesús en ese sacrificio perenne que se ofrece a cada instante en nuestros altares!

    Siervo de Dios Mons. Luis María Martínez
    Divino Descanso
    profile
  • ¡Feliz Día Papá Dios, Feliz Día Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo, Feliz Día Padre Nuestro!
    profile
  • ¡Jesús sigue revelando las maravillas de tu Corazón desde esa Hostia!
    "¡Jesús sigue revelando las maravillas de tu Corazón desde esa Hostia!... Avanza, Dios oculto y vencedor, avanza, conquistando en el comulgatorio alma por alma, familia por familia hasta que la tierra entera exclame, alborozada: ¡Alabado sea el Divino Corazón en su Eucaristía salvadora...; a Él, sólo a Él, en los altares, gloria y honor por los siglos de los siglos; venga a nos tu reino!".

    Padre Mateo Crawley-Boevey
    Hora Santa
    profile