blog


 

¡¡¡ REGISTRESE !!!

 

 

Somostuiglesia.org es la primera, única y exclusiva red social que pretende unir a todas las personas del universo católico. Podemos hacer amigos de todo el mundo, compartir información, subir vídeos y fotos preferidas, oraciones, eventos, grupos, peregrinaciones, compartir vivencias, disfrutar experiencias… también podemos chatear, crear foros y debates. Aquí encontraras noticias, radio y televisión católica. Únete a la mayor comunidad, donde encontraras personas que verdaderamente aman el mundo católico.

 


Actividades recientes

  • La Iglesia Católica debe aceptar las Apariciones de la Virgen María en Medjugorje como reales y verídicas porque el terrorismo, desastres naturales y epidemias ha sido anunciado hace tiempo por la Virgen María en Medjugorje en: http://forosdelavirgen.org/45385/que-es-lo-que-se-sabe-sobre-la-cuenta-regresiva-del-cielo-para-el-gran-aviso-2014-06-16/
    profile
  • Los descubrimientos científicos que le dan la razón al catolicismo desechando al ateísmo y evolucionismo están en: http://www.catolicoaldia.blogspot.com/2015/03/las-evidencias-cientificas-que-le-dan.html
    profile
  • Comparto y publiquen información de una red de blogs católicos que esta en: http://josecuadros.tumblr.com/post/95766653178/comparto-una-super-red-de-blogs-catolicos
    profile
  • Recen y compartan las oraciones urgentes y breves que le debemos decir a Dios para que haya paz y tranquilidad en todo Medio Oriente y en todo el mundo que son (con sustento bíblico):
    Recemos: A tí Dios Padre te pido por los méritos de la pasión de Jesús y en el nombre de Jesús y a la Virgen María para que no hayan guerras, ni bombardeos, ni terremotos, ni temblores, ni desastres naturales en todo el mundo Y HAYA PLENA Y TOTAL PAZ EN TODO MEDIO ORIENTE Y HAYA PLENA PAZ EN TODO COREA DEL NORTE, Y HAYA PLENA PAZ EN TODA SIRIA Y HAYA PAZ ENTRE PERU Y CHILE, Y HAYA PAZ EN TODA UCRANIA, y haya paz en todo África, y haya paz en todo Irak, y haya paz en toda Gaza, y haya paz en toda Venezuela, y haya paz entre Los Estados Unidos y Venezuela, Y NO HAYA ECLAVITUD EN TODO EL MUNDO, Y NO HAYAN PERSECUSIONES RELIGIOSAS EN TODO EL MUNDO, Y NO HAYAN ERUPCIONES VOLCANICAS, Y TODO ELLO HASTA EL FIN DE LOS TIEMPOS, y que haya paz entre los Estados Unidos y Corea del Norte, y que la Iglesia Católica solucione sus problemas, Y HAYA PAZ PARA LOS CRISTIANOS EN IRAK. Amén.
    A tí Dios Padre en el nombre de Jesús, invocando el nombre de Jesús y por los méritos de la pasión de Jesús y por el amor que nos tienes te pedimos para que haya paz en todo el mundo y no hayan guerras en todo el mundo y no hayan consecuencias de los pecados ni más pecados en todo el mundo y para que todos y el todo se salve ahora y siempre. Amén.
    Y pedimos así: A tí Dios Padre en el nombre de Jesús te pedimos para que todo lo malo que puede suceder antes de la segunda venida de Jesús no llegue a suceder y no haya más calentamiento global, ni abortos, ni eutanasia, ni parejas homosexuales en todo el mundo. Amén. (Dios espera que le digas todo esto una vez todos los días, como mínimo y propaga estas oraciones).
    *Sustento bíblico: En el Evangelio de San Juan capítulo 14 versículo 13 y 14 dice: Todo lo que pidan a Dios Padre en el nombre de Jesús será concedido, y todo lo que pidan invocando el nombre de Jesús también será concedido. Además pedir “por los méritos de la pasión de Jesús” se nombra en el diario de Sor Faustina y en el Vía Crucis de San Alfonso Ligorio como algo importante para que lo que pidamos a Dios sea concedido.
    profile
  • La consagración: el elemento central de nuestra vida cristiana.
    ¡Oh, si fuéramos a la Misa a ofrecernos en el ofertorio, la consagración sería el elemento central de nuestra vida cristiana!

    San Alberto Hurtado
    profile
  • La mejor ayuda para todo es la Eucaristía.
    Si me distraigo, la Eucaristía me ayuda a recogerme. Si se ofrecen cada día oportunidades para ofender a mi Dios, me armo cada día para el combate con la recepción de la Eucaristía.

    Santo Tomás Moro
    profile
  • Para disponernos dignamente a recibir la Sagrada Comunión.
    Toda preparación debe parecernos poca, y toda delicadeza insuficiente para recibir a Jesús.

    San Juan Crisóstomo
    profile
  • La Eucaristía: fármaco de inmortalidad.
    Con la Eucaristía se asimila, por decirlo así, el "secreto" de la resurrección. Por eso San Ignacio de Antioquía definía con acierto el Pan eucarístico "fármaco de inmortalidad, antídoto contra la muerte".

    San Juan Pablo II
    Carta Encíclica Ecclesia de Eucharistia, n. 18
    profile
  • El Pan de la Palabra de Dios y el Pan de la Sagrada Eucaristía.
    Para crecer como cristianos y apóstoles del Señor necesitamos sí o sí el Pan de la Palabra de Dios y el Pan de la Sagrada Eucaristía.

    SS Benedicto XVI
    profile
  • -- Si quieres conocer a una persona no le preguntes lo que piensa sino lo que ama .
    -- La medida del amor es amar sin medida .
    -- Da lo que tienes para que merezcas recibir lo que te falta .
    -- El que es bueno , es libre aun cuando sea esclavo ; el que es malo , es esclavo aunque sea rey .
    -- No es rico el que mas tiene , sino el que menos necesita .
    -- Conocete , aceptate , superate .
    -- Si precisas una mano , recuerda que Yo tengo dos .
    -- La oracion es el encuentro de la sed de Dios y la sed del hombre .
    -- El Amor hace suave toda fatiga .
    -- Las lagrimas son la sangre del alma
    -- No se accede a la verdad sino a traves del amor .
    SAN AGUSTIN .
    profile
  • https://youtube.com/devicesupport 03:56
    https://youtube.com/devicesupport https://youtube.com/devicesupport http://m.youtube.com
     
    www.youtube.com Ver mapa mas grande
  • Leccion 21°

    La Reina del Cielo en el Reino de la Divina Voluntad. Sol que surge. Pleno mediodía. El Verbo Eterno en medio de nosotros.Lección de la Reina del Cielo, Madre de Jesús:

    Hija queridísima, no temas, confíate en tu Mamá, vierte todo en mi Corazón y Yo me ocuparé de todo, te haré de Mamá, cambiaré tus penas en luz y me serviré de ellas para agrandar los confines del Reino de la Voluntad Divina en tu alma. Por eso haz todo a un lado por ahora y escúchame, quiero decirte lo que obró el pequeño Rey Jesús en mi Seno Materno, y como tu Mamá no perdió ni siquiera un respiro del pequeño Jesús.
    Ahora hija mía, la pequeña Humanidad de Jesús iba creciendo unida hipostáticamente con la Divinidad, mi Seno Materno era estrechísimo, oscuro, no había resquicio de luz, y Yo lo veía en mi Seno Materno inmóvil, envuelto dentro de una noche profunda. ¿Pero sabes tú quién formaba esta oscuridad tan intensa al Infante Jesús? La voluntad humana, en la cual el hombre voluntariamente se había envuelto, y por cuantos pecados cometía tantos abismos de tinieblas formaba alrededor y dentro de sí, de modo que lo dejaba inmóvil para hacer el bien. Y mi amado Jesús para poner en fuga las tinieblas de esta noche tan profunda, en la que el hombre se había vuelto prisionero de su misma voluntad tenebrosa, hasta perder el movimiento para hacer el bien, escogió la dulce prisión de su Mamá y voluntariamente se ofreció a la inmovilidad de nueve meses.
    Hija mía, si tú supieras cómo mi Materno Corazón era martirizado al ver al pequeño Jesús en mi Seno, inmóvil, llorar, suspirar, su latido ardiente palpitaba fuertemente, y delirando de amor hacía sentir su latido en cada corazón para pedirles por piedad sus almas para encerrarlas en la Luz de su Divinidad, porque Él por amor de ellos, voluntariamente había cambiado la Luz por las tinieblas, a fin de que todos pudieran obtener la verdadera Luz para ponerse a salvo.
    Hija mía queridísima, ¿quién puede decirte lo que sufrió mi pequeño Jesús en mi Seno? Penas inauditas e indescriptibles. Estaba dotado de plena razón, era Dios y Hombre, y era tanto su Amor que ponía aparte los mares infinitos de alegrías, de felicidad, de Luz, y sumergía su pequeña Humanidad en los mares de tinieblas, de amarguras, de infelicidad, de miserias, que le habían preparado las criaturas, y el pequeño Jesús se las ponía todas sobre sus espaldas como si fueran suyas. Hija mía, el verdadero amor jamás dice basta, no mira las penas, y por medio de penas busca a aquél que ama; y sólo está contento cuando pone su vida para dar nuevamente la Vida a aquél que ama. Hija mía, escucha a tu Mamá, ¿ves qué gran mal es hacer tu voluntad? No sólo preparas la noche a tu Jesús y a ti, sino que formas mares de amargura, de infelicidad y de miseria, en los cuales quedas tan arrollada que no sabes cómo salir de ellos. Por eso sé atenta, hazme feliz al decirme: “Quiero hacer siempre la Divina Voluntad.”
    Ahora escucha hija mía, el pequeño Jesús, penando de Amor está en acto de apresurarse para salir a la luz del día, sus ansias, sus suspiros ardientes y deseos porque quiere abrazar a la criatura, hacerse ver, mirarla para raptarla a Sí, no le dan más descanso, y así como un día se puso de centinela a las puertas del Cielo para encerrarse en mi Seno, así está en acto de ponerse como centinela a las puertas de mi Seno, que es más que Cielo, y el Sol del Verbo Eterno surge en medio del mundo y forma su pleno mediodía. Así que para las pobres criaturas no habrá más noche, ni alba, ni aurora, sino siempre Sol, más que en la plenitud del mediodía.
    Tu Mamá sentía que no lo podía contener más dentro de Mí, mares de Luz y de Amor me inundaban, y así como dentro de un mar de luz lo concebí, así dentro de un mar de Luz salió de mi Seno Materno. Hija querida, para quien vive de Voluntad Divina todo es luz y todo se convierte en luz. Entonces en esta Luz, Yo, raptada esperaba estrechar entre mis brazos a mi pequeño Jesús, y en cuanto salió de mi Seno escuché sus primeros gemidos amorosos, y el Ángel del Señor me lo entregó entre mis brazos y Yo lo estreché fuertemente a mi Corazón y le di mi primer beso, y el pequeño Jesús me dio el Suyo. Por ahora basta, mañana te espero de nuevo para seguir la narración del Nacimiento de Jesús.

    El alma:
    Mamá Santa, ¡Oh! cómo eres de afortunada, eres la verdadera Bendita entre todas las mujeres. ¡Ah! te ruego por aquellas alegrías que probaste cuando estrechaste a Jesús a tu Seno y le diste el primer beso, que por pocos instantes cedas en mis brazos al pequeño Jesús, a fin de darle contento al decirle que juro amarlo siempre, siempre, y que no quiero conocer otra cosa que su Santa Voluntad.
    Florecita: Hoy para honrarme vendrás a besar los Piecitos al Niñito Jesús, y le darás tu voluntad en sus Manitas para hacerlo jugar y sonreír.
    Jaculatoria: Mamá mía, encierra en mi corazón al pequeño Jesús, para que me lo trasforme todo en Voluntad de Dios.

    22° día

    La Reina del Cielo en el Reino de la Divina Voluntad. El pequeño Rey Jesús ha nacido. Los Ángeles lo señalan y llaman a los pastores a adorarlo. Cielos y tierra se regocijan y el Sol del Verbo Eterno, haciendo su curso aclara la noche del pecado, y da principio al pleno día de la gracia. Estancia en Belén.

    El alma a su Mamá Celestial:

    Hoy, Mamá Santa, siento un ardor de amor y que no puedo estar si no vengo a tus rodillas Maternas, para encontrar en tus Brazos al Celestial Niñito. Su Belleza me rapta, sus Miradas me hieren, sus Labios en actitud de gemir y dar en sollozo de llanto me arrebatan el corazón a amarlo. Mamá mía queridísima, yo sé que tú me amas, y por eso te ruego que me des un lugarcito en tus Brazos para que le dé mi primer beso, vuelque mi corazón en el pequeño Rey Jesús, le confíe mis secretos importantes que tanto me oprimen, y le digo para hacerlo sonreír: “Mi voluntad es Tuya y la Tuya es mía, y por eso forma en mí el Reino de tu Fiat Divino.”

    Lección la Reina del Cielo a su hija:

    Hija mía queridísima, ¡Oh! cómo te suspiro en mis brazos para tener el gran contento de poder decir a nuestro pequeño Rey Niñito: “No llores cariño mío, mira, aquí con Nosotros está mi pequeña hija que quiere reconocerte como Rey y darte el dominio en su alma, para hacerte extender en ella el Reino de tu Divina Voluntad.”
    Ahora, hija de mi Corazón, mientras estás atenta en mirar al Parvulito Jesús, préstame atención y escúchame. Tú debes saber que era media noche cuando el pequeño Rey salió de mi Seno Materno, pero la noche se cambió en día; Aquél que era dueño de la Luz ponía en fuga la noche de la voluntad humana, la noche del pecado, la noche de todos los males; y por señal de lo que hacía en el orden de las almas con su acostumbrado Fiat Omnipotente, la media noche se cambió en día fulgidísimo. Todas las cosas creadas corrían para alabar en aquella pequeña Humanidad a su Creador. El sol corría para dar sus primeros besos de luz al Niñito Jesús y calentarlo con su calor; el viento imperante con sus oleadas, purificaba el aire de aquel establo y con su dulce gemido le decía “te amo”; los cielos se sacudían desde sus cimientos; la tierra exultaba y temblaba, hasta en el abismo; el mar se agitaba con sus olas altísimas; en suma, todas las cosas creadas reconocieron que su Creador ya estaba en medio de ellas, y todas hacían competencia para alabarlo. Los mismos ángeles, formando luz en el aire, con voz melodiosa, de poderse escuchar por todos, decían: “Gloria a Dios en lo más alto de los Cielos y paz en la tierra a los hombres de buena voluntad, ya ha nacido el Celestial Niño en la gruta de Belén, envuelto en pobres pañales.” Tanto, que los pastores que estaban en vigilia escucharon las voces angélicas y corrieron a visitar al pequeño Rey Divino.
    Por eso hija querida, continúa escuchándome. En cuanto Yo lo recibí en mis brazos y le di mi primer beso, sentí la necesidad de Amor de dar de lo mío a mi Hijo Niño, y ofreciéndole mi Seno le di leche abundante, leche formada por el mismo Fiat Divino en mi Persona para alimentar al pequeño Rey Jesús. Pero ¿quién puede decirte lo que Yo sentía al hacer esto? ¿Y los mares de Gracia, de Amor, de Santidad, que para corresponderme me daba mi Hijo? Por eso lo envolví en pobres pero limpios pañales y lo acosté en el pesebre, esta era su Voluntad, y Yo no podía hacer otra cosa que seguirla. Pero antes de hacer esto hice partícipe al querido San José poniéndolo en sus brazos; y ¡Oh! cómo gozó, se lo estrechó al corazón, y el dulce Niñito derramó en su alma torrentes de Gracia. Después, junto con San José pusimos un poco de heno en el pesebre, y separándolo de mis brazos Maternos lo acosté dentro de este. Y tu Mamá, raptada por la belleza del Infante Divino, me estaba la mayor parte inclinada ante Él; ponía en movimiento todos mis mares de amor, que el Querer Divino había formado en Mí, para amarlo, adorarlo y agradecerle.
    Y el Celestial Parvulito, ¿qué hacía en el pesebre? Un acto continuado de la Voluntad de nuestro Padre Celestial, que era también Suya, y emitiendo gemidos y suspiros, gemía, lloraba y llamaba a todos diciendo en sus gemidos amorosos: “Vengan todos mis hijos, por amor vuestro he nacido al dolor, a las Lágrimas, vengan todos a conocer el exceso de mi Amor, dadme un refugio en vuestros corazones.” Y hubo un ir y venir de pastores que vinieron a visitarlo, y a todos daba su dulce Mirada y su Sonrisa de Amor en sus mismas Lágrimas.
    Ahora hija mía, una palabrita a ti, tú debes saber que toda mi alegría era tener en mi regazo a mi querido Hijo Jesús, pero el Querer Divino me hizo entender que lo pusiera en el pesebre a disposición de todos, a fin de que quien lo quisiera pudiera acariciarlo, besarlo y tomarlo entre sus brazos como si fuera suyo; era el pequeño Rey de todos, por lo tanto tenían el derecho de hacer de Él una dulce prenda de Amor, y Yo para cumplir el Querer Supremo me privé de mis alegrías inocentes, y comencé con las obras y los sacrificios el oficio de Madre, de dar a Jesús a todos.
    Hija mía, la Divina Voluntad es exigente, quiere todo, incluso el sacrificio de las cosas más santas, y de acuerdo a las circunstancias, el gran sacrificio de privarse del mismo Jesús, pero esto para extender mayormente su Reino y para multiplicar la Vida del mismo Jesús, porque cuando la criatura por amor suyo se priva de Él, es tal y tanto el heroísmo y el sacrificio, que tiene virtud de producir una Vida nueva de Jesús, para poder formar otra habitación a Jesús. Por eso querida hija, sé atenta y bajo cualquier pretexto no niegues jamás nada a la Divina Voluntad.

    El alma:
    Mamá Santa, tus bellas lecciones me confunden, si quieres que las ponga en práctica no me dejes sola, para que cuando me vea sucumbir bajo el peso enorme de las privaciones divinas, me estreches a tu Materno Corazón, y yo sentiré la fuerza de no negar jamás nada a la Divina Voluntad.
    Florecita: Hoy para honrarme vendrás tres veces a visitar al Niñito Jesús, besándole sus pequeñas manitas, y le dirás cinco actos de amor para honrar sus Lágrimas y para calmarle el llanto.
    Jaculatoria: Mamás Santa, vierte las Lágrimas de Jesús en mi corazón, a fin de que disponga en mí el triunfo de la Voluntad de Dios.
    profile
  • Lección 20
    La Reina del Cielo en el Reino de la Divina Voluntad. La Virgen, Cielo adornado de estrellas. En este cielo el Sol Divino brilla con sus rayos fulgidísimos y llena Cielo y tierra. Jesús en el Seno de su Mamá
    Lección de la Reina del Cielo, Madre de Jesús:

    Mi querida hija, hoy más que nunca te espero, mi Materno Corazón está henchido, siento la necesidad de desahogar mi ardiente Amor con mi hija, quiero decirte que soy Madre de Jesús; mis alegrías son infinitas, mares de felicidad me inundan. Yo puedo decir: soy Madre de Jesús: su criatura, su esclava, y sólo al Fiat lo debo, me volvió Plena de Gracia, preparó la digna habitación a mi Creador, por eso la Gloria, el Honor y el Agradecimiento sean siempre al Fiat Supremo.
    Ahora escúchame hija de mi Corazón, en cuanto fue formada con la Potencia del Fiat Divino la pequeña Humanidad de Jesús en mi Seno, el Sol del Verbo Eterno se encarnó en Ella. Yo tenía mi Cielo formado por el Fiat todo adornado de estrellas fulgidísimas que centelleaban alegrías, bienaventuranzas, armonías de bellezas divinas, y el Sol del Verbo Eterno, resplandeciente de Luz inaccesible vino a tomar su puesto dentro de este cielo, escondido en su pequeña Humanidad, la cual no pudiéndolo contener, el centro del Sol estaba en Ella pero su Luz se desbordaba fuera, y revistiendo Cielo y tierra llegaba a cada corazón, y con su golpe de Luz llamaba a cada criatura, y con las voces de Luz penetrante les decía:
    “Hijos míos, abridme, dadme el puesto en vuestro corazón, he descendido del Cielo a la tierra para formar en cada uno de vosotros mi Vida, mi Madre es el centro donde Ella reside y todos mis hijos serán la circunferencia donde quiero formar tantas Vidas mías por cuantos hijos hay.”
    Y la Luz llamaba y volvía a llamar sin cesar jamás, y la pequeña Humanidad de Jesús gemía, lloraba, sufría espasmos y dentro de aquella luz que llegaba a los corazones hacía correr sus Lágrimas, sus gemidos y sus ansias de Amor y de Dolor.
    Ahora tú debes saber que para tu Mamá comenzó una nueva vida, Yo estaba al día de todo lo que hacía mi Hijo, lo veía devorado por mares de llamas de Amor, cada latido suyo, respiro y pena, eran mares de Amor que hacía salir, envolvía a todas las criaturas para hacerlas suyas por fuerza del Amor y del Dolor, porque tú debes saber que en cuanto fue concebida su pequeña Humanidad, concibió todas las penas que debía sufrir hasta el final de su vida, encerró en Sí mismo a todas las almas, porque como Dios ninguno le podía huir, su Inmensidad encerraba a todas las criaturas, su Omnividencia le hacía presentes a todas; por eso mi Jesús, mi Hijo, sentía el peso y el fardo de todos los pecados de cada una de las criaturas. Y Yo, tu Mamá, lo seguía en todo y sentí en mi Materno Corazón la nueva generación de las penas de mi Jesús, y la nueva generación de todas las almas que como Madre debía generar junto con Jesús a la Gracia, a la Luz, a la Vida nueva que mi querido Hijo vino a traer a la tierra (9).
    Hija mía, tú debes saber que desde que Yo fui concebida te amé como Madre, te sentía en mi Corazón, ardía de amor por ti, pero no entendía el porqué. El Fiat Divino me hacía hacer los actos, pero me tenía oculto el secreto, pero en cuanto se Encarnó me develó el secreto y comprendí la Fecundidad de mi Maternidad, que no sólo debía ser Madre de Jesús, sino Madre de todos, y esta Maternidad debía ser formada sobre la hoguera del Dolor y del Amor. Hija mía, ¡cuánto te he amado y te amo!
    Ahora escucha hija querida hasta dónde se puede llegar cuando el Divino Querer toma la vida obrante en la criatura y la voluntad humana lo deja hacer sin impedirle el paso. Este Fiat, que por naturaleza posee la Virtud Generativa, genera todos los bienes en la criatura, la hace fecunda, dándole la maternidad sobre todos, sobre todos los bienes, y sobre Aquél que la ha creado. Maternidad dice y significa verdadero amor, amor heroico, amor que se contenta con morir para dar vida a quien ha generado; si no hay esto, la palabra maternidad es estéril, está vacía y se reduce a palabras, pero en los hechos no existe. Por eso hija mía, si quieres la generación de todos los bienes haz que el Fiat tome en ti la Vida Obrante, el cual te dará la maternidad y amarás todo con amor de madre, y Yo, tu Mamá, te enseñaré el modo cómo fecundar en ti esta maternidad toda Santa y Divina.

    El alma:
    Mamá Santa, me abandono en tus brazos. ¡Oh! cómo quisiera bañar tus manos maternas con mis lágrimas, para moverte a compasión por el estado de mi pobre alma. ¡Ah! si me amas como Mamá enciérrame en tu Corazón, y tu Amor queme mis miserias, mis debilidades, y la Potencia del Fiat Divino que Tú posees como Reina forme su Vida obrante en mí, de modo que pueda decir: “Mi Mamá es toda para mí, y yo soy toda para Ella.”
    Florecita: Hoy para honrarme agradecerás al Señor a nombre de todos porque se Encarnó y se hizo Prisionero en mi Seno, dándome el gran honor de elegirme como Madre suya.
    Jaculatoria: Mamá de Jesús, hazme de Mamá y guíame en el camino de la Voluntad de Dios.

    21° día. (10)

    La Reina del Cielo en el Reino de la Divina Voluntad. Sol que surge. Pleno mediodía. El Verbo Eterno en medio de nosotros.

    El alma a su Mamá Reina:

    Mamá dulcísima, mi pobre corazón siente la necesidad extrema de venir a tus rodillas Maternas para confiarte mis pequeños secretos, y confiarlos a tu Corazón Materno. Escucha, ¡Oh! Mamá mía, al mirar los grandes prodigios que obró en ti el Fiat Divino, siento que no me es dado el imitarte porque soy pequeña, débil, y además las luchas tremendas de mi existencia, que me arrojan por tierra y no me dejan mas que un hilo de vida. Mamá mía, ¡Oh! cómo quisiera desahogar mi corazón en el tuyo para hacerte sentir las penas que me amargan y el temor que me tortura, el que pueda dejar de cumplir la Divina Voluntad. ¡Piedad, Oh Madre Celestial, piedad! Escóndeme en tu Corazón y yo perderé la memoria de mis males, para acordarme sólo de vivir de Voluntad Divina.

    Lección de la Reina del Cielo, Madre de Jesús:

    Hija queridísima, no temas, confíate en tu Mamá, vierte todo en mi Corazón y Yo me ocuparé de todo, te haré de Mamá, cambiaré tus penas en luz y me serviré de ellas para agrandar los confines del Reino de la Voluntad Divina en tu alma. Por eso haz todo a un lado por ahora y escúchame, quiero decirte lo que obró el pequeño Rey Jesús en mi Seno Materno, y como tu Mamá no perdió ni siquiera un respiro del pequeño Jesús.
    Ahora hija mía, la pequeña Humanidad de Jesús iba creciendo unida hipostáticamente con la Divinidad, mi Seno Materno era estrechísimo, oscuro, no había resquicio de luz, y Yo lo veía en mi Seno Materno inmóvil, envuelto dentro de una noche profunda. ¿Pero sabes tú quién formaba esta oscuridad tan intensa al Infante Jesús? La voluntad humana, en la cual el hombre voluntariamente se había envuelto, y por cuantos pecados cometía tantos abismos de tinieblas formaba alrededor y dentro de sí, de modo que lo dejaba inmóvil para hacer el bien. Y mi amado Jesús para poner en fuga las tinieblas de esta noche tan profunda, en la que el hombre se había vuelto prisionero de su misma voluntad tenebrosa, hasta perder el movimiento para hacer el bien, escogió la dulce prisión de su Mamá y voluntariamente se ofreció a la inmovilidad de nueve meses.
    Hija mía, si tú supieras cómo mi Materno Corazón era martirizado al ver al pequeño Jesús en mi Seno, inmóvil, llorar, suspirar, su latido ardiente palpitaba fuertemente, y delirando de amor hacía sentir su latido en cada corazón para pedirles por piedad sus almas para encerrarlas en la Luz de su Divinidad, porque Él por amor de ellos, voluntariamente había cambiado la Luz por las tinieblas, a fin de que todos pudieran obtener la verdadera Luz para ponerse a salvo.
    Hija mía queridísima, ¿quién puede decirte lo que sufrió mi pequeño Jesús en mi Seno? Penas inauditas e indescriptibles. Estaba dotado de plena razón, era Dios y Hombre, y era tanto su Amor que ponía aparte los mares infinitos de alegrías, de felicidad, de Luz, y sumergía su pequeña Humanidad en los mares de tinieblas, de amarguras, de infelicidad, de miserias, que le habían preparado las criaturas, y el pequeño Jesús se las ponía todas sobre sus espaldas como si fueran suyas. Hija mía, el verdadero amor jamás dice basta, no mira las penas, y por medio de penas busca a aquél que ama; y sólo está contento cuando pone su vida para dar nuevamente la Vida a aquél que ama. Hija mía, escucha a tu Mamá, ¿ves qué gran mal es hacer tu voluntad? No sólo preparas la noche a tu Jesús y a ti, sino que formas mares de amargura, de infelicidad y de miseria, en los cuales quedas tan arrollada que no sabes cómo salir de ellos. Por eso sé atenta, hazme feliz al decirme: “Quiero hacer siempre la Divina Voluntad.”
    Ahora escucha hija mía, el pequeño Jesús, penando de Amor está en acto de apresurarse para salir a la luz del día, sus ansias, sus suspiros ardientes y deseos porque quiere abrazar a la criatura, hacerse ver, mirarla para raptarla a Sí, no le dan más descanso, y así como un día se puso de centinela a las puertas del Cielo para encerrarse en mi Seno, así está en acto de ponerse como centinela a las puertas de mi Seno, que es más que Cielo, y el Sol del Verbo Eterno surge en medio del mundo y forma su pleno mediodía. Así que para las pobres criaturas no habrá más noche, ni alba, ni aurora, sino siempre Sol, más que en la plenitud del mediodía.
    Tu Mamá sentía que no lo podía contener más dentro de Mí, mares de Luz y de Amor me inundaban, y así como dentro de un mar de luz lo concebí, así dentro de un mar de Luz salió de mi Seno Materno. Hija querida, para quien vive de Voluntad Divina todo es luz y todo se convierte en luz. Entonces en esta Luz, Yo, raptada esperaba estrechar entre mis brazos a mi pequeño Jesús, y en cuanto salió de mi Seno escuché sus primeros gemidos amorosos, y el Ángel del Señor me lo entregó entre mis brazos y Yo lo estreché fuertemente a mi Corazón y le di mi primer beso, y el pequeño Jesús me dio el Suyo. Por ahora basta, mañana te espero de nuevo para seguir la narración del Nacimiento de Jesús.
    profile
  • https://youtube.com/devicesupport 03:56
    https://youtube.com/devicesupport https://youtube.com/devicesupport http://m.youtube.com
     
    www.youtube.com Ver mapa mas grande
  • Hola Miguel te damos la Bienvenida a Catoliclick y aprovechamos la oportunidad para contarte quienes somos...

    Catoliclick ¨A un click de Dios¨, nació un 07 de Agosto 2014 con la finalidad de responder al llamado de nuestro Señor de Evangelizar con alegría, entusiasmo y cercanía en el mundo globalizado que hoy nos toca vivir,debido a ello,nos propusimos utilizar los medios necesarios para llevar El Evangelio a todos los hermanos, hasta aquellos que se encuentran en los lugares más remotos.

    Desde ya damos gracias a Dios y a todos ustedes por poder compartir este camino de evangelización que nos lleva a la casa del Padre.

    También te invitamos a unirte a nuestras comunidades en las cuales estaremos en contacto para compartir novedades y conocernos aún más..

    Puedes encontrarnos en...

    Facebook: ( http://www.facebook.com/catoliclick)

    twitter: ( http://www.twitter.com/catoliclick),

    Youtube: ( http://www.youtube.com/channel/UCVwiS5zfFUfdlmkSMuRomoA)

    google plus: ( https://plus.google.com/103593110903810425368#103593110903810425368/posts)

    Bligoo: ( http://catoliclick.bligoo.com.ar)

    Somos tu iglesia: ( http://www.somostuiglesia.com/index.php/71351-catoliclick/profile)

    Awestruck.Tv: ( http://awestruck.tv/members/catoliclick/)

    Vk : ( https://vk.com/id273154715)

    Pinterest: https://es.pinterest.com/catoliclick/

    Tumblr: http://catoliclick.tumblr.com/

    Tagged: http://www.tagged.com/catoliclick

    Hi5: http://www.hi5.com/catoliclick

    Souncloud: http://soundcloud.com/catoliclick

    Lastfm: http://www.lastfm.es/user/Catoliclick

    Y por ultimo te recomendamos que pases por nuestro sitio web Catoliclick¨A un click de Dios¨ donde hay muchos mas temas interesantes para compartir y cuyo enlace es el siguiente...

    http://Catoliclick.wix.com/catoliclick

    Te agradecemos tu tiempo y estaremos orando por tí.

    Paz y bien

    Catoliclick "A un click de Dios"
    profile
  • El don de la sabiduría https://www.youtube.com/watch?v=fm-BVFYpz48 #testimonioscatolicas
    profile
  • dones del espíritu santo frutos https://www.youtube.com/watch?v=gxW03ovn-Yc #testimonioscatolicos
    profile
  • FRANCISCO EL DON DE LA SABIDURIA https://www.youtube.com/watch?v=95SjwwkRsLE #testimonioscatolicos
    profile
  • Conoce tus carismas fray nelson medina https://www.youtube.com/watch?v=yCXn3cggoE0 #testimonioscatolicos
    profile
  • Espiritu Santo https://www.youtube.com/watch?v=rfgzSE3uU4g #testimonioscatolicos
    profile
  • Qué es pentecostés? #testimonioscatolicos Espiritu Santo https://www.youtube.com/watch?v=rfgzSE3uU4g
    profile
  • Excelente banda de heavy metal Neoclásico de las pocas que ejecutan en género en nuestra amada Iglesia Católica. Pueden hacer click en download y bajar los temas.
    Bendiciones. http://www.reverbnation.com/alianza3133
    profile
  • DE LA VENIDA DEL ESPÍRITU SANTO

    Cristo, que en los pechos labra,
    es palabra, y se subió,
    y hoy hecha lenguas bajo
    la lengua de esta palabra.

    Era una Iglesia algo oscura,
    mas como suplí sus menguas
    ahora se hace lenguas
    loando su hermosura.

    Y en los sujetos que labra
    varias lenguas infundió,
    pues hecha lenguas bajó
    la lengua de esta palabra.

    Dió a los de ciencia desnudos
    trajes de sabiduría,
    y lenguas, porque sabía
    que eran de cobardes mudos:

    Y como el cielo se abra
    esta palabra enseñó,
    pues hecha lenguas bajó
    la lengua de esta palabra.

    Alonso de Bonilla.

    “Paréceme a mí que el Espíritu Santo debe ser medianero entre el alma y Dios, y el que la mueve con tan ardientes deseos que la hace encender en fuego soberano, que tan cerca está. ¡Oh Señor, qué son aquí las misericordias que usáis con el alma. Seáis bendito y alabado por siempre, que tan buen amador sois!".

    Santa Teresa de Jesús.
    groups.wall
  • DE LA VENIDA DEL ESPÍRITU SANTO

    Cristo, que en los pechos labra,
    es palabra, y se subió,
    y hoy hecha lenguas bajo
    la lengua de esta palabra.

    Era una Iglesia algo oscura,
    mas como suplí sus menguas
    ahora se hace lenguas
    loando su hermosura.

    Y en los sujetos que labra
    varias lenguas infundió,
    pues hecha lenguas bajó
    la lengua de esta palabra.

    Dió a los de ciencia desnudos
    trajes de sabiduría,
    y lenguas, porque sabía
    que eran de cobardes mudos:

    Y como el cielo se abra
    esta palabra enseñó,
    pues hecha lenguas bajó
    la lengua de esta palabra.

    Alonso de Bonilla.

    “Paréceme a mí que el Espíritu Santo debe ser medianero entre el alma y Dios, y el que la mueve con tan ardientes deseos que la hace encender en fuego soberano, que tan cerca está. ¡Oh Señor, qué son aquí las misericordias que usáis con el alma. Seáis bendito y alabado por siempre, que tan buen amador sois!".

    Santa Teresa de Jesús.
    groups.wall
  • DE LA VENIDA DEL ESPÍRITU SANTO

    Cristo, que en los pechos labra,
    es palabra, y se subió,
    y hoy hecha lenguas bajo
    la lengua de esta palabra.

    Era una Iglesia algo oscura,
    mas como suplí sus menguas
    ahora se hace lenguas
    loando su hermosura.

    Y en los sujetos que labra
    varias lenguas infundió,
    pues hecha lenguas bajó
    la lengua de esta palabra.

    Dió a los de ciencia desnudos
    trajes de sabiduría,
    y lenguas, porque sabía
    que eran de cobardes mudos:

    Y como el cielo se abra
    esta palabra enseñó,
    pues hecha lenguas bajó
    la lengua de esta palabra.

    Alonso de Bonilla.

    “Paréceme a mí que el Espíritu Santo debe ser medianero entre el alma y Dios, y el que la mueve con tan ardientes deseos que la hace encender en fuego soberano, que tan cerca está. ¡Oh Señor, qué son aquí las misericordias que usáis con el alma. Seáis bendito y alabado por siempre, que tan buen amador sois!".

    Santa Teresa de Jesús.
    groups.wall
  • DE LA VENIDA DEL ESPÍRITU SANTO

    Cristo, que en los pechos labra,
    es palabra, y se subió,
    y hoy hecha lenguas bajo
    la lengua de esta palabra.

    Era una Iglesia algo oscura,
    mas como suplí sus menguas
    ahora se hace lenguas
    loando su hermosura.

    Y en los sujetos que labra
    varias lenguas infundió,
    pues hecha lenguas bajó
    la lengua de esta palabra.

    Dió a los de ciencia desnudos
    trajes de sabiduría,
    y lenguas, porque sabía
    que eran de cobardes mudos:

    Y como el cielo se abra
    esta palabra enseñó,
    pues hecha lenguas bajó
    la lengua de esta palabra.

    Alonso de Bonilla.

    “Paréceme a mí que el Espíritu Santo debe ser medianero entre el alma y Dios, y el que la mueve con tan ardientes deseos que la hace encender en fuego soberano, que tan cerca está. ¡Oh Señor, qué son aquí las misericordias que usáis con el alma. Seáis bendito y alabado por siempre, que tan buen amador sois!".

    Santa Teresa de Jesús.
    groups.wall
  • DE LA VENIDA DEL ESPÍRITU SANTO

    Cristo, que en los pechos labra,
    es palabra, y se subió,
    y hoy hecha lenguas bajo
    la lengua de esta palabra.

    Era una Iglesia algo oscura,
    mas como suplí sus menguas
    ahora se hace lenguas
    loando su hermosura.

    Y en los sujetos que labra
    varias lenguas infundió,
    pues hecha lenguas bajó
    la lengua de esta palabra.

    Dió a los de ciencia desnudos
    trajes de sabiduría,
    y lenguas, porque sabía
    que eran de cobardes mudos:

    Y como el cielo se abra
    esta palabra enseñó,
    pues hecha lenguas bajó
    la lengua de esta palabra.

    Alonso de Bonilla.

    “Paréceme a mí que el Espíritu Santo debe ser medianero entre el alma y Dios, y el que la mueve con tan ardientes deseos que la hace encender en fuego soberano, que tan cerca está. ¡Oh Señor, qué son aquí las misericordias que usáis con el alma. Seáis bendito y alabado por siempre, que tan buen amador sois!".

    Santa Teresa de Jesús.
    groups.wall
  • DE LA VENIDA DEL ESPÍRITU SANTO

    Cristo, que en los pechos labra,
    es palabra, y se subió,
    y hoy hecha lenguas bajo
    la lengua de esta palabra.

    Era una Iglesia algo oscura,
    mas como suplí sus menguas
    ahora se hace lenguas
    loando su hermosura.

    Y en los sujetos que labra
    varias lenguas infundió,
    pues hecha lenguas bajó
    la lengua de esta palabra.

    Dió a los de ciencia desnudos
    trajes de sabiduría,
    y lenguas, porque sabía
    que eran de cobardes mudos:

    Y como el cielo se abra
    esta palabra enseñó,
    pues hecha lenguas bajó
    la lengua de esta palabra.

    Alonso de Bonilla.

    “Paréceme a mí que el Espíritu Santo debe ser medianero entre el alma y Dios, y el que la mueve con tan ardientes deseos que la hace encender en fuego soberano, que tan cerca está. ¡Oh Señor, qué son aquí las misericordias que usáis con el alma. Seáis bendito y alabado por siempre, que tan buen amador sois!".

    Santa Teresa de Jesús.
    groups.wall
  • DE LA VENIDA DEL ESPÍRITU SANTO

    Cristo, que en los pechos labra,
    es palabra, y se subió,
    y hoy hecha lenguas bajo
    la lengua de esta palabra.

    Era una Iglesia algo oscura,
    mas como suplí sus menguas
    ahora se hace lenguas
    loando su hermosura.

    Y en los sujetos que labra
    varias lenguas infundió,
    pues hecha lenguas bajó
    la lengua de esta palabra.

    Dió a los de ciencia desnudos
    trajes de sabiduría,
    y lenguas, porque sabía
    que eran de cobardes mudos:

    Y como el cielo se abra
    esta palabra enseñó,
    pues hecha lenguas bajó
    la lengua de esta palabra.

    Alonso de Bonilla.

    “Paréceme a mí que el Espíritu Santo debe ser medianero entre el alma y Dios, y el que la mueve con tan ardientes deseos que la hace encender en fuego soberano, que tan cerca está. ¡Oh Señor, qué son aquí las misericordias que usáis con el alma. Seáis bendito y alabado por siempre, que tan buen amador sois!".

    Santa Teresa de Jesús.
    groups.wall
  • DE LA VENIDA DEL ESPÍRITU SANTO

    Cristo, que en los pechos labra,
    es palabra, y se subió,
    y hoy hecha lenguas bajo
    la lengua de esta palabra.

    Era una Iglesia algo oscura,
    mas como suplí sus menguas
    ahora se hace lenguas
    loando su hermosura.

    Y en los sujetos que labra
    varias lenguas infundió,
    pues hecha lenguas bajó
    la lengua de esta palabra.

    Dió a los de ciencia desnudos
    trajes de sabiduría,
    y lenguas, porque sabía
    que eran de cobardes mudos:

    Y como el cielo se abra
    esta palabra enseñó,
    pues hecha lenguas bajó
    la lengua de esta palabra.

    Alonso de Bonilla.

    “Paréceme a mí que el Espíritu Santo debe ser medianero entre el alma y Dios, y el que la mueve con tan ardientes deseos que la hace encender en fuego soberano, que tan cerca está. ¡Oh Señor, qué son aquí las misericordias que usáis con el alma. Seáis bendito y alabado por siempre, que tan buen amador sois!".

    Santa Teresa de Jesús.
    groups.wall
  • DE LA VENIDA DEL ESPÍRITU SANTO

    Cristo, que en los pechos labra,
    es palabra, y se subió,
    y hoy hecha lenguas bajo
    la lengua de esta palabra.

    Era una Iglesia algo oscura,
    mas como suplí sus menguas
    ahora se hace lenguas
    loando su hermosura.

    Y en los sujetos que labra
    varias lenguas infundió,
    pues hecha lenguas bajó
    la lengua de esta palabra.

    Dió a los de ciencia desnudos
    trajes de sabiduría,
    y lenguas, porque sabía
    que eran de cobardes mudos:

    Y como el cielo se abra
    esta palabra enseñó,
    pues hecha lenguas bajó
    la lengua de esta palabra.

    Alonso de Bonilla.

    “Paréceme a mí que el Espíritu Santo debe ser medianero entre el alma y Dios, y el que la mueve con tan ardientes deseos que la hace encender en fuego soberano, que tan cerca está. ¡Oh Señor, qué son aquí las misericordias que usáis con el alma. Seáis bendito y alabado por siempre, que tan buen amador sois!".

    Santa Teresa de Jesús.
    groups.wall
  • DE LA VENIDA DEL ESPÍRITU SANTO

    Cristo, que en los pechos labra,
    es palabra, y se subió,
    y hoy hecha lenguas bajo
    la lengua de esta palabra.

    Era una Iglesia algo oscura,
    mas como suplí sus menguas
    ahora se hace lenguas
    loando su hermosura.

    Y en los sujetos que labra
    varias lenguas infundió,
    pues hecha lenguas bajó
    la lengua de esta palabra.

    Dió a los de ciencia desnudos
    trajes de sabiduría,
    y lenguas, porque sabía
    que eran de cobardes mudos:

    Y como el cielo se abra
    esta palabra enseñó,
    pues hecha lenguas bajó
    la lengua de esta palabra.

    Alonso de Bonilla.

    “Paréceme a mí que el Espíritu Santo debe ser medianero entre el alma y Dios, y el que la mueve con tan ardientes deseos que la hace encender en fuego soberano, que tan cerca está. ¡Oh Señor, qué son aquí las misericordias que usáis con el alma. Seáis bendito y alabado por siempre, que tan buen amador sois!".

    Santa Teresa de Jesús.
    groups.wall
  • DE LA VENIDA DEL ESPÍRITU SANTO

    Cristo, que en los pechos labra,
    es palabra, y se subió,
    y hoy hecha lenguas bajo
    la lengua de esta palabra.

    Era una Iglesia algo oscura,
    mas como suplí sus menguas
    ahora se hace lenguas
    loando su hermosura.

    Y en los sujetos que labra
    varias lenguas infundió,
    pues hecha lenguas bajó
    la lengua de esta palabra.

    Dió a los de ciencia desnudos
    trajes de sabiduría,
    y lenguas, porque sabía
    que eran de cobardes mudos:

    Y como el cielo se abra
    esta palabra enseñó,
    pues hecha lenguas bajó
    la lengua de esta palabra.

    Alonso de Bonilla.

    “Paréceme a mí que el Espíritu Santo debe ser medianero entre el alma y Dios, y el que la mueve con tan ardientes deseos que la hace encender en fuego soberano, que tan cerca está. ¡Oh Señor, qué son aquí las misericordias que usáis con el alma. Seáis bendito y alabado por siempre, que tan buen amador sois!".

    Santa Teresa de Jesús.
    groups.wall
  • DE LA VENIDA DEL ESPÍRITU SANTO

    Cristo, que en los pechos labra,
    es palabra, y se subió,
    y hoy hecha lenguas bajo
    la lengua de esta palabra.

    Era una Iglesia algo oscura,
    mas como suplí sus menguas
    ahora se hace lenguas
    loando su hermosura.

    Y en los sujetos que labra
    varias lenguas infundió,
    pues hecha lenguas bajó
    la lengua de esta palabra.

    Dió a los de ciencia desnudos
    trajes de sabiduría,
    y lenguas, porque sabía
    que eran de cobardes mudos:

    Y como el cielo se abra
    esta palabra enseñó,
    pues hecha lenguas bajó
    la lengua de esta palabra.

    Alonso de Bonilla.

    “Paréceme a mí que el Espíritu Santo debe ser medianero entre el alma y Dios, y el que la mueve con tan ardientes deseos que la hace encender en fuego soberano, que tan cerca está. ¡Oh Señor, qué son aquí las misericordias que usáis con el alma. Seáis bendito y alabado por siempre, que tan buen amador sois!".

    Santa Teresa de Jesús.
    groups.wall
  • DE LA VENIDA DEL ESPÍRITU SANTO

    Cristo, que en los pechos labra,
    es palabra, y se subió,
    y hoy hecha lenguas bajo
    la lengua de esta palabra.

    Era una Iglesia algo oscura,
    mas como suplí sus menguas
    ahora se hace lenguas
    loando su hermosura.

    Y en los sujetos que labra
    varias lenguas infundió,
    pues hecha lenguas bajó
    la lengua de esta palabra.

    Dió a los de ciencia desnudos
    trajes de sabiduría,
    y lenguas, porque sabía
    que eran de cobardes mudos:

    Y como el cielo se abra
    esta palabra enseñó,
    pues hecha lenguas bajó
    la lengua de esta palabra.

    Alonso de Bonilla.

    “Paréceme a mí que el Espíritu Santo debe ser medianero entre el alma y Dios, y el que la mueve con tan ardientes deseos que la hace encender en fuego soberano, que tan cerca está. ¡Oh Señor, qué son aquí las misericordias que usáis con el alma. Seáis bendito y alabado por siempre, que tan buen amador sois!".

    Santa Teresa de Jesús.
    groups.wall
  • DE LA VENIDA DEL ESPÍRITU SANTO

    Cristo, que en los pechos labra,
    es palabra, y se subió,
    y hoy hecha lenguas bajo
    la lengua de esta palabra.

    Era una Iglesia algo oscura,
    mas como suplí sus menguas
    ahora se hace lenguas
    loando su hermosura.

    Y en los sujetos que labra
    varias lenguas infundió,
    pues hecha lenguas bajó
    la lengua de esta palabra.

    Dió a los de ciencia desnudos
    trajes de sabiduría,
    y lenguas, porque sabía
    que eran de cobardes mudos:

    Y como el cielo se abra
    esta palabra enseñó,
    pues hecha lenguas bajó
    la lengua de esta palabra.

    Alonso de Bonilla.

    “Paréceme a mí que el Espíritu Santo debe ser medianero entre el alma y Dios, y el que la mueve con tan ardientes deseos que la hace encender en fuego soberano, que tan cerca está. ¡Oh Señor, qué son aquí las misericordias que usáis con el alma. Seáis bendito y alabado por siempre, que tan buen amador sois!".

    Santa Teresa de Jesús.
    groups.wall
  • DE LA VENIDA DEL ESPÍRITU SANTO

    Cristo, que en los pechos labra,
    es palabra, y se subió,
    y hoy hecha lenguas bajo
    la lengua de esta palabra.

    Era una Iglesia algo oscura,
    mas como suplí sus menguas
    ahora se hace lenguas
    loando su hermosura.

    Y en los sujetos que labra
    varias lenguas infundió,
    pues hecha lenguas bajó
    la lengua de esta palabra.

    Dió a los de ciencia desnudos
    trajes de sabiduría,
    y lenguas, porque sabía
    que eran de cobardes mudos:

    Y como el cielo se abra
    esta palabra enseñó,
    pues hecha lenguas bajó
    la lengua de esta palabra.

    Alonso de Bonilla.

    “Paréceme a mí que el Espíritu Santo debe ser medianero entre el alma y Dios, y el que la mueve con tan ardientes deseos que la hace encender en fuego soberano, que tan cerca está. ¡Oh Señor, qué son aquí las misericordias que usáis con el alma. Seáis bendito y alabado por siempre, que tan buen amador sois!".

    Santa Teresa de Jesús.
    groups.wall
  • DE LA VENIDA DEL ESPÍRITU SANTO

    Cristo, que en los pechos labra,
    es palabra, y se subió,
    y hoy hecha lenguas bajo
    la lengua de esta palabra.

    Era una Iglesia algo oscura,
    mas como suplí sus menguas
    ahora se hace lenguas
    loando su hermosura.

    Y en los sujetos que labra
    varias lenguas infundió,
    pues hecha lenguas bajó
    la lengua de esta palabra.

    Dió a los de ciencia desnudos
    trajes de sabiduría,
    y lenguas, porque sabía
    que eran de cobardes mudos:

    Y como el cielo se abra
    esta palabra enseñó,
    pues hecha lenguas bajó
    la lengua de esta palabra.

    Alonso de Bonilla.

    “Paréceme a mí que el Espíritu Santo debe ser medianero entre el alma y Dios, y el que la mueve con tan ardientes deseos que la hace encender en fuego soberano, que tan cerca está. ¡Oh Señor, qué son aquí las misericordias que usáis con el alma. Seáis bendito y alabado por siempre, que tan buen amador sois!".

    Santa Teresa de Jesús.
    groups.wall
  • DE LA VENIDA DEL ESPÍRITU SANTO

    Cristo, que en los pechos labra,
    es palabra, y se subió,
    y hoy hecha lenguas bajo
    la lengua de esta palabra.

    Era una Iglesia algo oscura,
    mas como suplí sus menguas
    ahora se hace lenguas
    loando su hermosura.

    Y en los sujetos que labra
    varias lenguas infundió,
    pues hecha lenguas bajó
    la lengua de esta palabra.

    Dió a los de ciencia desnudos
    trajes de sabiduría,
    y lenguas, porque sabía
    que eran de cobardes mudos:

    Y como el cielo se abra
    esta palabra enseñó,
    pues hecha lenguas bajó
    la lengua de esta palabra.

    Alonso de Bonilla.

    “Paréceme a mí que el Espíritu Santo debe ser medianero entre el alma y Dios, y el que la mueve con tan ardientes deseos que la hace encender en fuego soberano, que tan cerca está. ¡Oh Señor, qué son aquí las misericordias que usáis con el alma. Seáis bendito y alabado por siempre, que tan buen amador sois!".

    Santa Teresa de Jesús.
    groups.wall
  • DE LA VENIDA DEL ESPÍRITU SANTO

    Cristo, que en los pechos labra,
    es palabra, y se subió,
    y hoy hecha lenguas bajo
    la lengua de esta palabra.

    Era una Iglesia algo oscura,
    mas como suplí sus menguas
    ahora se hace lenguas
    loando su hermosura.

    Y en los sujetos que labra
    varias lenguas infundió,
    pues hecha lenguas bajó
    la lengua de esta palabra.

    Dió a los de ciencia desnudos
    trajes de sabiduría,
    y lenguas, porque sabía
    que eran de cobardes mudos:

    Y como el cielo se abra
    esta palabra enseñó,
    pues hecha lenguas bajó
    la lengua de esta palabra.

    Alonso de Bonilla.

    “Paréceme a mí que el Espíritu Santo debe ser medianero entre el alma y Dios, y el que la mueve con tan ardientes deseos que la hace encender en fuego soberano, que tan cerca está. ¡Oh Señor, qué son aquí las misericordias que usáis con el alma. Seáis bendito y alabado por siempre, que tan buen amador sois!".

    Santa Teresa de Jesús.
    groups.wall
  • DE LA VENIDA DEL ESPÍRITU SANTO

    Cristo, que en los pechos labra,
    es palabra, y se subió,
    y hoy hecha lenguas bajo
    la lengua de esta palabra.

    Era una Iglesia algo oscura,
    mas como suplí sus menguas
    ahora se hace lenguas
    loando su hermosura.

    Y en los sujetos que labra
    varias lenguas infundió,
    pues hecha lenguas bajó
    la lengua de esta palabra.

    Dió a los de ciencia desnudos
    trajes de sabiduría,
    y lenguas, porque sabía
    que eran de cobardes mudos:

    Y como el cielo se abra
    esta palabra enseñó,
    pues hecha lenguas bajó
    la lengua de esta palabra.

    Alonso de Bonilla.

    “Paréceme a mí que el Espíritu Santo debe ser medianero entre el alma y Dios, y el que la mueve con tan ardientes deseos que la hace encender en fuego soberano, que tan cerca está. ¡Oh Señor, qué son aquí las misericordias que usáis con el alma. Seáis bendito y alabado por siempre, que tan buen amador sois!".

    Santa Teresa de Jesús.
    groups.wall
  • DE LA VENIDA DEL ESPÍRITU SANTO

    Cristo, que en los pechos labra,
    es palabra, y se subió,
    y hoy hecha lenguas bajo
    la lengua de esta palabra.

    Era una Iglesia algo oscura,
    mas como suplí sus menguas
    ahora se hace lenguas
    loando su hermosura.

    Y en los sujetos que labra
    varias lenguas infundió,
    pues hecha lenguas bajó
    la lengua de esta palabra.

    Dió a los de ciencia desnudos
    trajes de sabiduría,
    y lenguas, porque sabía
    que eran de cobardes mudos:

    Y como el cielo se abra
    esta palabra enseñó,
    pues hecha lenguas bajó
    la lengua de esta palabra.

    Alonso de Bonilla.

    “Paréceme a mí que el Espíritu Santo debe ser medianero entre el alma y Dios, y el que la mueve con tan ardientes deseos que la hace encender en fuego soberano, que tan cerca está. ¡Oh Señor, qué son aquí las misericordias que usáis con el alma. Seáis bendito y alabado por siempre, que tan buen amador sois!".

    Santa Teresa de Jesús.
    groups.wall
  • DE LA VENIDA DEL ESPÍRITU SANTO

    Cristo, que en los pechos labra,
    es palabra, y se subió,
    y hoy hecha lenguas bajo
    la lengua de esta palabra.

    Era una Iglesia algo oscura,
    mas como suplí sus menguas
    ahora se hace lenguas
    loando su hermosura.

    Y en los sujetos que labra
    varias lenguas infundió,
    pues hecha lenguas bajó
    la lengua de esta palabra.

    Dió a los de ciencia desnudos
    trajes de sabiduría,
    y lenguas, porque sabía
    que eran de cobardes mudos:

    Y como el cielo se abra
    esta palabra enseñó,
    pues hecha lenguas bajó
    la lengua de esta palabra.

    Alonso de Bonilla.

    “Paréceme a mí que el Espíritu Santo debe ser medianero entre el alma y Dios, y el que la mueve con tan ardientes deseos que la hace encender en fuego soberano, que tan cerca está. ¡Oh Señor, qué son aquí las misericordias que usáis con el alma. Seáis bendito y alabado por siempre, que tan buen amador sois!".

    Santa Teresa de Jesús.
    groups.wall
  • DE LA VENIDA DEL ESPÍRITU SANTO

    Cristo, que en los pechos labra,
    es palabra, y se subió,
    y hoy hecha lenguas bajo
    la lengua de esta palabra.

    Era una Iglesia algo oscura,
    mas como suplí sus menguas
    ahora se hace lenguas
    loando su hermosura.

    Y en los sujetos que labra
    varias lenguas infundió,
    pues hecha lenguas bajó
    la lengua de esta palabra.

    Dió a los de ciencia desnudos
    trajes de sabiduría,
    y lenguas, porque sabía
    que eran de cobardes mudos:

    Y como el cielo se abra
    esta palabra enseñó,
    pues hecha lenguas bajó
    la lengua de esta palabra.

    Alonso de Bonilla.

    “Paréceme a mí que el Espíritu Santo debe ser medianero entre el alma y Dios, y el que la mueve con tan ardientes deseos que la hace encender en fuego soberano, que tan cerca está. ¡Oh Señor, qué son aquí las misericordias que usáis con el alma. Seáis bendito y alabado por siempre, que tan buen amador sois!".

    Santa Teresa de Jesús.
    profile
  • Leccion 19°

    La Reina del Cielo en el Reino de la Divina Voluntad. Las Puertas del Cielo se abren, el Sol del Verbo Eterno se pone a la espía y envía a su Ángel para avisar a la Virgen que la hora de Dios ha llegado.

    Lección de la Soberana Reina:

    Hija queridísima, es precisamente ésta la finalidad que amo tanto, el hacerte oír los secretas Celestiales del Fiat Divino y los portentos que puede obrar donde Ella reina completamente, y el gran mal de quien se hace dominar por el querer humano, a fin de que tú ames así la primera para hacerla formar su Trono en ti, y aborrezcas la segunda, para hacer de tu voluntad el escabel del Querer Divino, teniéndola sacrificada a sus Pies Divinos.
    Ahora hija mía escúchame, Yo continuaba mi vida en Nazareth. El Fiat Divino continuaba extendiendo en Mí su Reino, para ello se servía de los más pequeños actos míos, incluso de los más indiferentes, como era mantener el orden de la pequeña casita, encender el fuego, barrer, y todos aquellos servicios que se acostumbran en las familias, para hacerme sentir su vida palpitante en el fuego, en el agua, en el alimento, en el aire que respiraba, en todo, y revistiéndolos formaba sobre mis pequeños actos mares de Luz, de Gracia, de Santidad, porque donde reina el Divino Querer, tiene la Potencia de formar de las pequeñas naderías, nuevos cielos de belleza encantadora, porque Él, siendo inmenso, no sabe hacer cosas pequeñas, sino que con su Potencia da valor a las pequeñeces y de ellas forma las cosas más grandes, de dejar atónitos Cielos y tierra. Todo es santo, todo es sagrado para quien vive de Voluntad Divina.
    Ahora hija de mi Corazón préstame atención y escúchame, unos cuantos días antes del descenso del Verbo sobre la tierra, Yo veía el Cielo abierto y el Sol del Verbo Divino a sus puertas, como para mirar sobre quién debía emprender su vuelo, para volverse Celestial Prisionero de una criatura. ¡Oh! cómo era bello verlo a las puertas del Cielo, como vigilando y espiando a la afortunada criatura que debía albergar a su Creador. La Trinidad Sacrosanta miraba la tierra no más extraña a Ellos, porque estaba la pequeña María que poseyendo la Divina Voluntad había formado el Reino Divino donde podía descender seguro, como en su propia habitación, en la que encontraba el Cielo y los tantos Soles de tantos actos de Voluntad Divina hechos en mi alma.
    La Divinidad desbordó de Amor y se quitó el Manto de Justicia que desde tantos siglos había tenido con las criaturas, y se cubrió con el Manto de Misericordia infinita, y decretaron entre Ellos el descenso del Verbo, y están en acto de hacer sonar la hora del cumplimiento. A este sonido Cielo y tierra quedan estupefactos y se pusieron atentos para ser espectadores de un exceso de amor tan grande y de un prodigio tan inaudito.
    Tu Mamá se sentía incendiada de Amor, y haciendo eco al Amor de mi Creador quería formar un solo mar de Amor, a fin de que descendiera en él el Verbo. Mis plegarias eran incesantes, y mientras oraba en mi habitacioncita, un Ángel viene mandado del Cielo como mensajero del gran Rey, se me pone delante e inclinándose me saluda: “Ave, ¡Oh! María, Reina nuestra, el Fiat Divino te ha colmado de gracia. Ya ha pronunciado el Fiat porque quiere descender, está detrás de mí espalda, pero quiere tu Fiat para formar el cumplimiento del Suyo.”
    Ante un anuncio tan grande, tan deseado por Mí, pero jamás había pensado que fuera Yo la elegida, quedé estupefacta y vacilé un instante, pero el ángel del Señor me dijo: “No temas Reina nuestra, Tú has encontrado gracia ante Dios, Tú has vencido a tu Creador, por eso, para completar la victoria pronuncia tu Fiat.”
    Yo pronuncié el Fiat, y ¡Oh! maravilla, los dos Fiat se fusionaron y el Verbo Divino descendió en Mí. Mi Fiat que era valorado con el mismo valor del Fiat Divino, del germen de mi humanidad formó la pequeñita, pequeñita Humanidad que debía encerrar al Verbo, y fue cumplido el gran prodigio de la Encarnación.
    ¡Oh! potencia del Fiat Supremo, Tú me elevaste tanto, de volverme poderosa hasta poder crear en Mí aquella Humanidad que debía contener al Verbo Eterno, que Cielos y tierra no podían contener. Los Cielos se estremecieron y toda la Creación se puso en actitud de fiesta, y alborozándose de alegría cantaban sobre la casita de Nazareth para dar los homenajes y respetos al Creador Humanado, y en su mudo lenguaje decían:
    “¡Oh! prodigio de los prodigios, que sólo un Dios podía hacer, la Inmensidad se ha empequeñecido, la Potencia se ha vuelto impotente, su Altura inenarrable se ha abajado hasta el abismo del Seno de una Virgen, y al mismo tiempo ha quedado Pequeño e Inmenso, Potente e Impotente, Fuerte y Débil.”
    Hija mía querida, tú no puedes comprender lo que sintió tu Mamá en el momento de la Encarnación del Verbo. Todos me apuraban y esperaban mi Fiat, podría decir omnipotente.
    Ahora hija querida escúchame, cómo te debe importar el hacer y el vivir de Voluntad Divina. Mi Potencia existe todavía, hazme pronunciar mi Fiat sobre tu alma, pero para hacer esto quiero el tuyo, por sí solo no se puede hacer un verdadero bien, sino que siempre entre dos se hacen las obras más grandes. Dios mismo no quiso hacer las cosas por Sí solo, sino que me quiso a Mí junto para formar el gran prodigio de la Encarnación, y en mi Fiat y en el suyo formó la Vida del Hombre-Dios, se ajustaron la suerte del género humano, el Cielo no estuvo más cerrado, todos los bienes venían encerrados en medio de los dos Fiat. Por eso pronunciemos juntas Fiat, Fiat, y mi amor Materno encerrará en ti la Vida de la Divina Voluntad.
    Por ahora basta, mañana te espero de nuevo para narrar a mi hija lo que siguió a la Encarnación.
    profile
  • Leccion 18

    La Reina del Cielo en el Reino de la Divina Voluntad en la casa de Nazareth. Cielo y tierra están por darse el beso de paz. La hora Divina está cercana.

    Lección de la Reina del Cielo:

    Hija mía queridísima, ¡si tú supieras cómo suspiro por tenerte encerrada en el Reino de la Divina Voluntad¡ Cada lección que te doy son verjas que formo para impedirte la salida y son fortaleza para ponerle muros a tu voluntad, a fin de que comprendas y ames el estar bajo el dulce imperio del Fiat Supremo. Por eso sé atenta en escucharme, porque no son otra cosa que trabajo que hace tu Mamá para halagar y raptar tu voluntad y hacer vencer la Divina Voluntad sobre ti.
    Ahora amada hija mía escúchame, Yo partí del Templo con el mismo valor con el que entré y sólo por cumplir la Divina Voluntad. Yo fui a Nazareth y no encontré más a mis queridos y Santos padres. Iba acompañada sólo de San José, y Yo veía en él a mi buen ángel que Dios me había dado para mi custodia, si bien tenía legiones de ángeles que me acompañaban en el viaje. Todas las cosas creadas me hicieron reverencias de honor, y Yo agradeciéndoles di a cada cosa creada mi beso y mi saludo de Reina y así se llegó a Nazareth.
    Ahora, tú debes saber que San José y yo nos mirábamos con reserva y sentíamos el Corazón desbordante, porque el uno quería hacer conocer al otro que estábamos atados a Dios con el voto de virginidad perenne. Finalmente se rompió el silencio y ambos nos manifestamos el voto. ¡Oh! cómo nos sentimos de felices, y agradeciendo al Señor nos prometimos vivir juntos como hermano y hermana. Yo era atentísima en servirlo, nos mirábamos con veneración y la aurora de la paz reinaba en medio de nosotros. ¡Oh, si todos se miraran en Mí para imitarme! Yo me adaptaba a la vida común, nada hacía traslucir fuera de los grandes mares de gracia que poseía.
    Ahora escucha hija mía, en la casa de Nazareth Yo me sentía más que nunca enfervorizada y rogaba que el Verbo Divino descendiera sobre la tierra. La Divina Voluntad que reinaba en Mí no hacía otra cosa que investir todos mis actos de Luz, de Belleza, de Santidad, de Potencia, sentía que formaba el Reino de la Luz, pero la Luz que siempre surge, el Reino de la Belleza, Santidad y Potencia que siempre crece, así que todas las cualidades divinas que el Fiat Divino extendía en Mí con su reinar, me traían la Fecundidad. La Luz que me invadía era tanta, que mi misma humanidad quedaba de tal manera embellecida e investida por este Sol del Querer Divino, que no hacía otra cosa que producir flores celestiales. Yo sentía que el Cielo se abajaba hasta a Mí, y que la tierra de mi humanidad subía, Cielo y tierra se abrazaban, se pacificaban para darse el beso de Paz y de Amor. La tierra se disponía a producir el germen para formar al Justo, al Santo, y el Cielo se abría para hacer descender al Verbo en este germen.
    Yo no hacía otra cosa que subir y descender de mi Patria Celestial y arrojarme en los Brazos Paternos de mi Padre Celestial y le decía con el Corazón: “Padre Santo, no puedo más, me siento consumir, y mientras ardo siento una fuerza poderosa que quiere venceros, con las cadenas de mi Amor quiero ataros para desarmaros, a fin de que no tarden más, sobre las alas de mi Amor quiero transportar al Verbo Divino del Cielo a la tierra.” Y rogaba y lloraba porque me hubiera escuchado.
    Y la Divinidad vencida por mis lágrimas y plegarias me aseguró diciéndome: “Hija, ¿quién Te puede resistir? Has vencido, la hora divina está cercana. Tú regresa a la tierra y continúa tus actos en la Potencia de mi Querer, y con éstos, todos quedarán estremecidos, y Cielo y tierra se darán el beso de paz.” Pero a pesar de esto Yo no sabía aún que debía ser la Madre del Verbo Eterno.
    Ahora hija querida, escúchame y comprende bien qué significa vivir de Voluntad Divina; Yo con vivir de Ella formé el Cielo y su Reino Divino en mi alma, si no hubiera formado en Mí este Reino, jamás el Verbo hubiera podido descender del Cielo a la tierra, si descendió fue porque descendió en su Reino que la Divina Voluntad había formado en Mí, encontró en Mí su Cielo, sus alegrías divinas, jamás el Verbo habría descendido dentro de un reino extraño, ¡ah! no, no, quiso primero formarse su Reino en Mí, y descender como vencedor a Él.
    No sólo esto, sino que con vivir siempre de Divina Voluntad, Yo adquirí por gracia lo que en Dios es naturaleza, la Fecundidad Divina para formar sin obra de hombre el germen para hacer germinar de Mí la Humanidad del Verbo Eterno. ¿Qué cosa no puede hacer la Divina Voluntad obrante en una criatura? Todo, y todos los bienes posibles e imaginables. Por eso lo que más te debe importar es que todo sea en ti Voluntad Divina, si quieres imitar a tu Mamá y volverme contenta y feliz.
    profile
  • Leccion 17°

    La Reina del Cielo en el Reino de la Divina Voluntad sale del Templo. Esponsales con San José. Espejo divino al que llama a reflejarse a todos aquellos que son llamados por Dios al estado conyugal.
    Lección de la Reina del Cielo:

    ¡Vamos! hija mía, ánimo y confianza en tu Mamá y propósito férreo de no dar jamás vida a tu voluntad. ¡Oh! cómo quisiera oír de tus labios: “Mamá mía, mi voluntad ha terminado, y todo el imperio lo tiene en Mí el Fiat Divino.” Estas son las armas que la hacen estar muriendo continuamente, y vencen el Corazón de tu Mamá para usar todas las artes amorosas de Madre, para que su hija viva en el Reino de su Mamá. Para ti será dulce muerte, que te dará la verdadera vida, y para Mí será la más bella de las victorias que haré en el Reino de la Divina Voluntad, por eso confianza y valor en Mí. La desconfianza es de los viles y de aquellos que no están verdaderamente decididos a obtener la victoria, y por eso están siempre sin armas, y sin armas no se vence y se es siempre intermitente y vacilante en hacer el bien.
    Ahora hija mía escúchame, Yo continuaba mi vida en el Templo y con mis escapaditas para allá arriba, a mi Patria Celestial. Yo tenía mis derechos de hija de hacer mis pequeñas visitas a mi Familia Divina, que más que Padre me pertenecía, pero cual no fue mi sorpresa cuando en una de estas visitas mías me hicieron saber que era su Voluntad que saliera del Templo, para unirme primero con vínculo de esponsalicio según el uso externo de aquellos tiempos, con un hombre Santo llamado José, y retirarme junto con él a vivir en la casa de Nazareth.
    Hija mía, en este momento de mi vida, aparentemente parecía que Dios quería ponerme en prueba y en riesgo. Yo no había amado jamás a ninguno en el mundo (7), y como la Voluntad Divina tenía su extensión en todo mi ser, mi voluntad humana no tuvo jamás un acto de vida, por eso en Mí faltaba el germen del amor humano, ¿cómo podía amar a un hombre, por cuan santo fuera, en el orden humano? Es verdad que Yo amaba a todos, y era tanto el amor hacia todos, que mi amor de Madre me los había escrito con caracteres indelebles de Fuego, uno por uno en mi Materno Corazón, pero esto era todo en el orden del amor divino, porque el amor humano comparado con el Divino se puede llamar sombras, pinceladas, átomos de amor.
    Sin embargo hija querida, lo que aparentemente parecía riesgo y como extraño a la santidad de mi vida, Dios se sirvió de ello admirablemente para cumplir sus designios y concederme la gracia que Yo tanto suspiraba, esto es, que descendiera el Verbo a la tierra. Dios me daba la salvaguarda, la defensa, la ayuda, a fin de que ninguno pudiera murmurar de Mí, sobre mi honestidad. San José debía ser el cooperador, el tutor que debía tomar el interés de aquel poco de humano que se necesitaba, y la sombra de la Paternidad Celestial, en la cual debía estar formada nuestra pequeña Familia Celestial sobre la tierra.
    Entonces, a pesar de mi sorpresa, rápidamente dije “Fiat”, sabiendo que la Divina Voluntad no me habría hecho mal, ni perjudicado mi santidad. ¡Oh! si hubiera querido poner un acto mi voluntad humana, aun bajo el aspecto de no querer conocer hombre, habría mandado a la ruina los planes de la venida del Verbo sobre la tierra. Así que no es la diversidad de los estados lo que perjudica la santidad, sino la falta de la Divina Voluntad y el no cumplimiento de los propios deberes en el estado en el cual Dios llama a la criatura, todos los estados son santos, también el matrimonio, con tal que dentro esté la Divina Voluntad y el sacrificio exigido de los propios deberes, pero la mayor parte son indolentes y perezosos, y no sólo no se hacen santos, sino que forman del estado de cada uno, quién un Purgatorio y quién un Infierno.
    Por eso en cuanto supe que debía salir del Templo, Yo no hice movimiento alguno, esperando que Dios mismo moviera las circunstancias externas para hacerme cumplir su adorable Voluntad, como de hecho sucedió. Los Superiores del Templo me llamaron y me dijeron que era su voluntad, y también la costumbre de aquellos tiempos, el que Yo debía prepararme al esponsalicio; Yo acepté. Milagrosamente la selección entre tantos, cayó sobre San José, y así se formó el matrimonio y salí del Templo.
    Por eso te ruego hija de mi Corazón, que en todas las cosas, lo que más te importe sea sólo la Divina Voluntad, si quieres que los designios Divinos se cumplan sobre ti.
    profile